La extraña historia de “Charlie Sin Cara”, el hombre que perdió su rostro y que aterró a EE.UU.

Advertencia: Las siguientes imágenes podrían herir su sensibilidad.

Cada país del mundo tiene diversos mitos y leyendas que son tan fuertes (o reales) que se han popularizado al rededor del mundo. Si bien muchos dudas sobre la veracidad de estos hechos, de todas maneras nos interesa saber cuál es la razón de por qué estas leyendas urbanas han cobrado tanta fuerza.

En el oeste de Pennsylvania, Estados Unidos, hay una leyenda que resuena con bastante fuerza y ha trascendido generaciones. Se trata de “El Hombre Verde” o también conocido como “Charlie No Face” (Chalie Sin Cara).

La leyenda cuenta que este misterioso hombre que literalmente no tiene rostro se puede ver al acecho junto a la carretera, exhalando el humo de un cigarrillo a través de uno de los agujeros de su “rostro”.

La historia cuenta que la deformación que tiene en su rostro se debe a un accidente que le dejó la cara así. Otras personas cuentan que supuestamente trabajaría para una compañía eléctrica y fue alcanzado por un rayo luego que cayera una línea eléctrica, mientras que otros narran que, mientras trabajaba en una fábrica, fue salpicado con ácido en su rostro.

Pero ninguna de estas teorías corresponden a la verdad detrás de Charlie No Face, aunque todas suenan muy llamativas, reales y a la vez espeluznantes.

La verdadera historia de “Charlie No Face”.

Pocas personas saben que el hombre de las imágenes realmente existió. Su nombre es Raymond Robinson y nació el 29 de octubre de 1910. La historia cuenta que, cuando tenía 8 años, subió hasta una torre que sostenía las líneas de alta tensión del tranvía.

Los motivos para subir hasta allí fueron que un pájaro había construido su nido y sus amigos querían saber si habían huevos. Lamentablemente Raymond tocó los cables sin querer y se electrocutó.

Si bien el joven Raymond logró sobrevivir, como consecuencia perdió ojos, nariz y un brazo. Sin contar que su rostro se desfiguró de una manera horrible.

Raymond salió del hospital con una nariz protéstica y unas gafas oscuras con el fin de ocultar lo más posible su deformado rostro. Los adolescentes no tardaron en colocarle un sobrenombre y, por algún motivo, “Charlie No Face” fue el elegido.

Otras personas lo llamaban “Hombre Verde” pues aseguraban que su piel había adquirido un tono verdoso luego del accidente, aunque realmente se debe a que Raymond o “Charlie No Face” usualmente caminaba por una carretera militar y la gente comenzó a transitar por allí con el fin de encontrarse con él.

Raymond murió el 11 de junio de 1985, la leyenda se mantiene ya que aseguran que su espíritu vaga por la carretera de forma habitual.

Supuestamente, esta sería la última fotografía que se tiene de él.

Definitivamente su rostro no es lo más amigable que hemos visto. ¿Qué harías si mientras caminas por la carretera, te topas a alguien así?

El misterioso fenómeno de los tres golpes y el presagio de muerte

En todo el mundo y en todas las culturas, las supersticiones han estado presentes entre la humanidad desde hace mucho tiempo. Este tipo de mitos pueden tomar muchas formas, pero algunos de los más siniestros y aterradores son los que se refieren a la muerte. Los humanos hemos estado obsesionados con la muerte y sus repercusiones desde el momento en que nos dimos cuenta de nuestra propia mortalidad y, en consecuencia, han surgido muchos mitos y leyendas. Uno de ellos es un fenómeno mencionado en la tradición de muchas culturas de golpes extraños que vienen antes de la muerte, y que pueden ser más que superstición y viejas historias aterradoras.

La superstición de “golpes de muerte” en su forma más común básicamente dice que si hay golpes misteriosos en la puerta cuando no hay nadie más en casa ni en la entrada, entonces eso significa que alguien cercano a ti morirá, y en algunas versiones de la historia es un presagio de muerte para quien ha escuchado los golpes. Hay muchas variaciones de este fenómeno, como los golpes que a veces se dan en las paredes o ventanas en lugar de en las puertas, y un denominador común es que los golpes en ocasiones suenan de tres en tres. De hecho, el número 3 parece estar intrínsecamente relacionado con la historia en todos los ámbitos, y las muertes también suelen seguir alguna conexión con tres, como la persona que muere en tres días, tres semanas o tres meses. En algunas versiones de la historia, esto significa una burla de la Santísima Trinidad.

Más que supersticiones

La tradición de estos “golpes de muerte” está persistente en muchas culturas en una forma u otra, cada una con sus propias ideas sobre lo que significa. Por ejemplo, algunas tribus nativas americanas creen que escuchar el sonido de tres golpes en un tambor o tres golpes pesados ​​de un palo en el suelo sin una fuente discernible significaba que alguien está a punto de morir o encontrarse con una terrible desgracia. En Irlanda y Escocia, una serie de tres golpes en la ventana o en la puerta que ocurren regularmente durante 2 minutos o más es un presagio de muerte inminente. África y Asia también tienen un folclore similar, así como algunas tradiciones árabes y judías. Todo esto suele atribuirse a espíritus malignos, demonios, la Parca y, a veces, incluso al mismísimo Diablo, según la versión local del cuento y la cultura.

tres golpes presagio de muerte - El misterioso fenómeno de los tres golpes y el presagio de muerte

Puedes pensar que todo forma parte del ámbito del mito y el folclore, un cuento para niños sin base en la realidad, pero hay una cantidad sorprendentemente grande de informes de personas que afirman haber experimentado el siniestro fenómeno de primera mano. Uno de los más conocidos en la blogosfera es el caso de un testigo que dijo que este fenómeno sucedió una fría noche de invierno cuando no había absolutamente nadie.

“Una noche fría y con mucha nieve, estábamos todos reunidos en la sala de estar cuando de repente escuchamos unos golpes muy fuertes en la puerta de entrada”, relató el testigo, que quiso permanecer en el anonimato. “Esa puerta estaba completamente cerrada en invierno y nunca la abríamos. Los golpes eran fuertes e insistentes, por lo que mi madre fue a la puerta de entrada y preguntó quién era quien llamaba. Pero los golpes no cesaron y tampoco hubo respuesta. Encendió la luz exterior de la puerta principal y miró por la ventana con la intención de indicarle al visitante que se acercara a la puerta para entrar. No había nadie allí y no había huellas en la nieve recién caída. Mi madre se volvió hacia nosotros y dijo: ‘Esto significa que pronto habrá una muerte en la familia’. Mi padre, siendo el escéptico, sugirió que el ruido era el viento golpeando algo contra la puerta. A la mañana siguiente recibimos la llamada de que nuestro tío había fallecido inesperadamente.”

Los golpes de la muerte en todo el mundo

En Estados Unidos, la gente ha contado historias durante años sobre los tres golpes y la muerte. A veces, los parientes transmiten la “tradición” familiar que implica a un abuelo que escuchó tres golpes misteriosos solo para recibir noticias después de que un pariente querido murió, a veces exactamente en el momento en que se escuchó este macabro sonido. Estos golpes se describen como fuera de lo común. Quienes las han escuchado afirman que eran muy ruidosas, o que cuando las escucharon les causaron un sentimiento o sensación de miedo o escalofríos.

La mayoría de las veces, estos golpes o golpes se escuchan en puertas o ventanas. Pero otras historias mencionan golpes en las paredes o incluso sonidos que parecen provenir del interior de las paredes o de todos los rincones de la habitación. Y lo más curioso de todo es que nunca se encuentra la causa de estos golpes. Por ejemplo, si se abre una puerta, no hay nadie. Como demuestra el relato anterior, estas historias ocurren generalmente en invierno, y después de que se escuchan los golpes y se abre la puerta, no se ven rastros de pisada en la nieve.

Esto lleva a que algunos crean que cuando se escuchan tres golpes significa que el diablo o un espíritu maligno quiere entrar. Otros relatos parecen sugerir que algunos casos de golpes mortales podrían estar relacionados con un lugar, quizás parte de una maldición. Pero también se han informado extraños golpes en grupos de tres en casos de apariciones, lo que sugiere que el causante podría ser fantasmas o poltergeists.

También hay que decir que en otras culturas, los tres golpes tienen un significado completamente disiento. Según la creencia balinesa, si escuchas un golpe inesperado en tu puerta de una fuente desconocida, ya sea en tu ventana o en tu puerta, es posible que seas bendecido con la visita de uno de tus antepasados. Es posible que te despierten en medio de la noche con golpes incesantes o pasos inexplicables, mientras que en varios casos se han escuchado susurros de voces familiares invocando su nombre.

tres golpes presagio muerte - El misterioso fenómeno de los tres golpes y el presagio de muerte

Los balineses respetan inmensamente a sus antepasados ​​y eso se puede ver en su rutina diaria, desde sus oraciones hasta ceremonias o la fiesta más grande de Galungan, que solo celebra el regreso a casa de los espíritus de sus antepasados ​​a la Tierra. Kuningan es el día que marca su regreso al cielo. Pero cuando se escuchan estos inexplicables golpes, los antepasados ​​son tratados una bendición. La creencia es que si les abres la puerta, en realidad estás aceptando una invitación para entrar en su mundo.

Aunque otra creencia tiene un trasfondo oscuro que sugiere que si escuchas esos golpes a horas impías puede deberse a la conexión de tu familia con la magia negra. Abrir la puerta podría desatar una fuga, una figura mitológica de la brujería balinesa que puede tener la forma de una cabeza con una lengua muy larga y colmillos afilados, que te ‘lamerá’, provocando una enfermedad mortal o incluso la muerte misma.

Sin embargo, los escépticos dicen que gran parte de este fenómeno podría deberse a lo que se denomina un “sesgo de confirmación”. Es decir, esencialmente si uno cree en los tres golpes de la muerte y alguien cercano a ellos muere, es probable que traduzcan cualquier sonido extraño de antemano en un presagio sobrenatural de la muerte. En este caso, es simplemente hacer coincidir lo que uno ve con lo que cree.

Pero, al observar cuán prevalente es todo esto en todas las culturas, uno se pregunta. ¿Podría ser real, y si es así, qué podría ser? ¿Es esto obra de fantasmas, espíritus malignos o simplemente un efecto secundario extraño de los poderes psíquicos? ¿O es, como dicen, solo superstición, sesgo de confirmación y posiblemente hasta engaños? Cualquiera que sea el caso, el fenómeno de los golpes de la muerte es omnipresente en un amplio espectro y apunta a fuerzas que quizás escapan a nuestro entendimiento.

¿Has tenido experiencias con los tres golpes de la muerte? No dudes en comentar a continuación.

El Charro Negro, la leyenda más contada en los pequeños pueblos de México

La leyenda del Charro Negro es una historia poco conocida en la ciudad, pues este relato se escucha sobretodo en algunos poblados de la República Mexicana.

Ninguna mujer puede resistirse a la galanura del charro negro…

Cuenta la leyenda que una bella chica de nombre Adela, vivía en un pequeño poblado, y su madre constantemente la reprendía por lo coqueta que llegaba a ser con los hombres.

Al no estudiar ni trabajar, Adela aprovechaba sus tiempos libres para andar de cita rompiendo corazones, por ese motivo muchas personas no la veían con buenos ojos.

Una noche, la bella campesina se quedó de ver con uno de sus tantos pretendientes, pero en el camino, de repente a lo lejos vio el andar de un caballo con un charro montado que iba hacía ella.

Al llegar, el caballo se postró a su lado y la chica quedó deslumbrada, pues el charro que lo montaba era muy apuesto y lucía un hermoso traje de charro negro con unas elegantes botas negras y unas espuelas de oro.

El guapo hombre de inmediato invitó a la bella doncella a subir a su caballo y ella no se pudo resistir, incluso olvidó la cita que ya tenía pactada.

En cuanto se subió, el jinete tomó su camino rápidamente y unas llamas los envolvieron, Adela gritaba fuertemente para tratar de descender pero no tuvo éxito. Solo algunas personas lograron ver lo que estaba sucediendo.

Aquél hombre era nada más y nada menos que el mismísimo Diablo, que vino por una bella dama para llevarla con él al infierno.

Nunca más se supo nada de Adela y para muchas personas, ella solo se había ido con uno de sus tantos pretendientes para no regresar jamás.

Artabán, la conmovedora leyenda del cuarto Rey Mago

Pocas son las personas que conocen la leyenda de Artabán, el cuarto Rey Mago, un hombre que a pesar de no llegar a su destino junto con Melchor, Gaspar y Baltazar, fue recompensado más adelante por su noble labor.

Artabán, como dicen se llamaba el cuarto Rey Mago, era un hombre de barbas largas y ojos nobles el cual se dice, residía por aquellos años en el monte Ushita.

Un día, un par de personas mensajeros de Melchor, Gaspar y Baltazar lo visitan para informarle del avistamiento de la estrella de Belén, la cual anunciaba el nacimiento del nuevo mesías. El aviso era que se verían en la ciudad de Borsippa para llevar regalos al pequeño Jesús.

Artabán, quien se encontraba muy feliz con la noticia, elige cuidadosamente los regalos que llevará: un diamante de Méroe el cual repele los golpes del hierro y neutraliza los venenos; un jaspe de Chipre que estimula el don de la oratoria y un rubí de las Sirtes el cual gracias a su desvanece las tinieblas del espíritu.

Cuando Artabán se encontraba de camino a Borsippa, se topó con un hombre que se encontraba agonizando; unos ladrones lo habían despojado de sus pertenencias y lo habían golpeado fuertemente. El noble corazón del hombre de barbas, hizo que este se detuviera para curar las heridas del afectado al cual terminó por regalarle el diamante de Méroe.

Al llegar Artabán al punto de encuentro en donde se reuniría con los otros tres Reyes Magos, recibió una nota la cual indicaba que debido a la tardanza no podían esperarlo más, sin embargo, podía continuar por el desierto siguiendo la estrella para llegar a Belén con el mesías.

El hombre se dispuso a continuar y montó su caballo, el cual tras varias horas de caminar muere, por lo cual, Artabán debe seguir a pie para cumplir con su misión.

Largo fue el camino para llegar a Belén, pero la mala suerte lo perseguía, pues una vez más y debido a la tardanza, ni los tres Reyes Magos ni Jesús se localizaban ya en el lugar acordado, y es que María y José se encontraban huyendo de la masacre que había iniciado Herodes en donde ordenó matar a todos los niños menores de dos años.

En su labor de seguir su camino para encontrar al nuevo rey, Artabán ve cómo un soldado está a punto de matar a un niño, por lo cual, a cambio de salvar su vida, ofrece el rubí, sin embargo, en ese momento el jefe del soldado se percata del soborno y decide encarcelarlo.

Tras 30 años de permanecer en prisión, el ahora ya hombre mayor quien está cerca de la muerte y ciego camina por la calles; la gente se encontraba a punto de crucificar a Jesús, pues muchos pensaban era un falso profeta el cual se decía hijo de Dios.

El sollozo de una joven que estaba a punto de ser vendida hizo que Artabán ofreciera a cambio de la libertad de la mujer la única joya que le quedaba. El agradecimiento de aquella joven era enorme y con lágrimas en los ojos agradeció el noble gesto.

Minutos más tarde un fuerte temblor se siente en el lugar, el suelo se abre y el cuarto rey mago cae a una de las grietas, en donde antes de morir logra recuperar la vista para visulmbrar al salvador, quien le agradece todo lo que ha hecho por el:

«Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, enfermo estuve y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste.»

Artabán asombrado y con el poco aliento que le quedaba pregunta: ¿Cuándo hice yo esas cosas? a lo que Jesús respondió: «Cuanto hiciste por mis hermanos, los has hecho por mi»

El cuarto rey mago murió en ese momento, después de que el hijo de Dios le agradeciera y le dijera que debido a todo lo que había hecho se había ganado el reino de los cielos.

La macabra leyenda de Los Pitufos

Allá por los años 80’s una de las caricaturas favoritas de los niños eran «Los Pitufos», sin embargo, varias son los mitos que giran alrededor de estos pequeños muñecos azules.

La leyenda dice que los muñecos de los pitufos que los niños tenían, cobraban vida por la noche y atacaban a sus dueños.

Uno de los casos más sonados es el de una pequeña niña que estando en su casa le dijo a su mamá que el muñeco la había abofeteado, sin embargo, la mamá no le creyó, la niña regresó a su cuarto y poco tiempo más tarde su mamá la encontró muerta con el muñeco del pitufo ensangrentado a un lado.

Otra de las historias más sonadas es la de un niño que le aseguró a su mamá que un muñeco de papá pitufo le decía cosas malas, la señora tampoco le creyó; un rato después de esto, la madre que se encontraba planchando escuchó un cristal que se rompía, al correr a ver qué pasaba se encontró con que su hijo estaba degollado (esta versión fue contada a la policía pero tampoco le creyeron)

Y así, si buscamos en la red, muchas son las historias macabras que podemos encontrarnos relacionadas a estos personajes.

La historia de los pitufos cuenta que cada uno de ellos representa un pecado capital:

  • Pitufo Filósofo – Soberbia
  • Pitufo Fortachón – Avaricia
  • Pitufo Gruñón – Ira
  • Pitufo Goloso – Gula
  • Pitufo Perezoso – Pereza
  • Pitufina – Lujuria
  • Pitufo Vanidoso – Envidia

También se dice que papá Pitufo representa al diablo y por eso está vestido de rojo; Gargamel representa a un monje dominico, por eso utilizaba ese atuendo y ese corte de cabello, él rinde tributo a Balthasar el cual sería un obispo, por eso su vestimenta era morada y el famoso gato Azrael es un ángel vengador.

No importando si es verdad o mito, los pitufos continúan haciendo historia y es que el gran éxito que siguen teniendo dio pie para que  la caricatura fuera llevada a la pantalla grande.

La niña de Chiltepec, la pequeña que nunca podrá descansar en paz

Cada año las festividades en honor de la Virgen del Carmen se ven opacadas por la presencia de una niña que deambula en el pueblo en busca de sus padres, la niña de Chiltepec quien está muerta no podrá descansar jamás, pues sus papás se encuentran muy lejos.

Cuenta la leyenda que hace un par de décadas durante la celebración de la Virgen del Carmen, patrona de los pescadores, una familia extranjera que visitaba el pueblo de Chiltepec en Tabasco decidió unirse a los festejos tomando la decisión de subir a una embarcación para conocer acerca de la tradición.

Aquél día 16 de julio, una tragedia los envolvió, pues la hija de los visitantes de aproximadamente 10 años de edad cayó al mar y por más que los pescadores la buscaron, nunca lograron encontrar su cuerpo.

La tristeza de sus padres fue tan grande que decidieron también quitarse la vida con el fin de reunirse nuevamente con su pequeña, pero no se dieron cuenta que eso nunca sería así, pues el alma de su hija nunca encontraría el descanso eterno…

Cada año, durante las famosas festividades se puede ver a la niña vestida de blanco que con su acento extranjero pregunta a las personas por el paradero de sus padres; los pobladores al querer ayudarla no pueden porque el espíritu termina perdiéndose entre la gente.

La niña nunca podrá reunirse con sus padres, pues sus cuerpos fueron llevados de regreso al país donde pertenecían y la pequeña seguirá deambulando en esa fecha tan especial para buscar a quienes tiempo atrás le habían dado la vida.

La verdad sobre el Castillo Blanco de Xochimilco ¿Lo has visto?

Una de las principales atracciones que se encuentra en la CDMX, exactamente en la alcaldía de Xochimilco, son las trajineras. Años de tradición y cultura envuelven a este mítico lugar. Sin embargo, algunas cosas en sus alrededores, aun pueden ser desconocidas para algunos, tal es el caso del Castillo Blanco de San Diego.

El Barrio San Diego Tlalcozpan se encuentra en el norte de Xochimilco; en el sur de la CDMX, el cual es considerado uno de los nuevos barrios del lugar ya que fue fundado en siglo XVIII. En esta época sus habitantes se dedicaban a la agricultura y ganadería. No obstante, A finales del siglo XIX fue construido un misterioso castillo blanco.

Todos pensarían que el castillo con toques medievales, esconde una historia fantástica llena de Dragones, princesas y príncipes. Sin embargo nada más fuera de la realidad. Lo único que se sabe, es que esta edificación fue construida en los años 30 y pertenece a Eduardo Ramírez, mismo que regalaba juguetes a sus vecinos cuando regresaba a su casa de campo. 

En algún momento el gobierno pensó en convertir este castillo en una biblioteca pública, no obstante este proyecto no se llevó a cabo. 

Cabe señalar que este castillo está a una hora de los embarcaderos más cercanos en la zona y  puedes acercarte a él desde el callejón Tlachitongo, sin embargo no puedes entrar, ya que es propiedad privada. Pero esto no te limita a tomar hermosas fotos del lugar.

Otra forma de llegar es tomando el colectivo Ruta 65 que va para Taxqueña. Bajarse en la calle de Pino y asegurarte que estás en el Barrio de San Diego. Debes caminar sobre esa calle hasta Dalia y das vuelta a la izquierda. Seguir caminando hasta el segundo callejón y doblar a la derecha. Entrar al Barrio San Esteban y seguir hasta el puente peatonal. Desde ahí podrás ver esta fortaleza. 

La casa de don Manuel

Si pasas por ahí a las 11 de la noche, ni se te ocurra dar la hora

La leyenda de Don Juan Manuel, un mito acontecido en el Centro Histórico de la Ciudad de México en donde los celos pudieron más que el amor.

Cuenta le leyenda que Don Juan Manuel Solórzano, un hombre adinerado, bien parecido y muy respetado por todos, estaba casado con una guapa e inteligente mujer, Doña María.

Sin embargo, aunque su amor era muy grande no pudieron estar siempre juntos debido a que María no podía tener hijos, por eso Don Juan Manuel decidió separarse y enclaustrarse en el Convento de San Francisco.

Al no poder dejar sus negocios, decidió llamar a su sobrino para que se hiciera cargo de ellos.

Poco tiempo después y debido al encierro, Don Juan Manuel empezó a pensar que la mujer con la que había estado casado ya salía con alguien más, sus celos eran tantos que una noche realizó una invocación para hacer un pacto con el diablo.

La instrucción del diablo era que saliera del Convento y que estando cerca de su casa ubicada en la calle de Uruguay en el Centro de la CDMX debía matar a la persona que pasara cuando dieran las 11 de la noche.

Así lo hizo y durante varios días mató a hombres inocentes, pues “el diablo” le había dicho que cuando matara al hombre con que su ex mujer lo engañaba el se aparecería para hacérselo saber.

Una mañana un grupo de hombres acudió al Convento a buscarlo y cuál fue su sorpresa al darse cuenta que era su sobrino y que él mismo lo había matado.

Tan grande fue su angustia y arrepentimiento que a los tres días de ese, su último asesinato, Don Juan Manuel Solórzano fue encontrado colgado de la horca pública.

A la fecha es muy común escuchar a los alrededores de esa calle que un hombre en punto de las 11 de la noche pregunta: ¿qué hora es? si alguien contesta “Son las 11 de la noche” él dirá “¡Dichoso aquel que sabe la hora de su muerte!

Las 10 mejores leyendas españolas (antiguas y actuales)

Las leyendas son un composiciones literarias que narran sucesos imaginarios, cuya base puede tener datos históricos, personajes fantásticos, fenómenos sobrenaturales, entre otros elementos. Por lo mismo, las leyendas involucran valores, evocan emociones, interpretan experiencias, denuncian o justifican acciones, explican fenómenos de la naturaleza y son, sobre todo, resistentes al cambio: se transmiten de generación en generación principalmente a través de la palabra hablada.

Además del rico contenido simbólico, útil para conocer la idiosincrasia de una cultura en particular, las leyendas tienen un potencial importante de entretenimiento compartido. En este artículo veremos específicamente 10 de las leyendas españolas más populares.

Las 10 leyendas españolas más populares

Existen numerosas leyendas alrededor de las 19 comunidades autónomas que forman parte de España. Algunas de ellas son producto de historias de amor y desamor, otras ayudan a explicar fenómenos aparentemente sobrenaturales, y otras se remontan a épocas tan antiguas como el medievo.

Es precisamente su contenido místico y simbólico lo que ha permitido que estas narraciones perduren a lo largo del tiempo. A continuación 10 de las leyendas más representativas de distintas localidades españolas.

1. Los amantes de Teruel

Al este de España, en la comunidad de Aragón, se encuentra la ciudad de Teruel. Una de las iglesias más representativas de esta localidad fue reformada en el siglo XVI. Durante su remodelación se encontraron dos cuerpos momificados y acompañados de un documento que describa, en palabras del juez Domingo de Celada, lo siguiente: los cuerpos pertenecían a Isabel Segura y Juan Diego de Marcilla, cuyo enamoramiento se había visto impedido por sus familias.

La condición para estar juntos era que Diego de Marcilla se enriqueciera, con lo que decidió marchar a hacer dinero y tiempo después regresar por Isabel. En el transcurso, el padre de Isabel le buscó otro marido, con quien se casó el mismo año en que Diego de Marcilla regresaba.

El impacto de este último fue tan grande que cayó muerto al enterarse. En el funeral, Isabel le dio un último beso, en señal de culpa y reconciliación. Al hacer esto, cayó muerta en el cadáver de Juan Diego. Ante la sorpresa, los familiares decidieron enterrarlos juntos como símbolo de una aprobación tardía de su amor.

2. La mezquita de Córdoba

En la ciudad de Córdoba, en la comunidad de Andalucía, se cuenta que un joven cristiano compraba flores a su enamorada, una bella joven de origen musulmán. Al pedirle matrimonio, ella aceptó también convertirse al cristianismo, pero su intención se vio impedida por unos soldados que la asesinaron el mismo día que sería bautizada.

Como castilo, estos soldados encadenaron al joven en los pilares de una mezquita. Mientras estuvo encadenado, el joven dio forma a una pequeña cruz con su uña, que hasta el día de hoy puede verse en el mármol de la columna donde pasó el resto de sus días.

3. La isla de San Borondón o San Brandán

Cuenta la leyenda que el archipiélago canario, ubicado frente a la costa noroeste africana, cuenta con una isla que constantemente aparece y desaparece. Esta isla debe su nombre a San Brandán de Clonfert, mejor conocido como san Borondón, un irlandés que cruzó el océano atlántico con fines evangélicos.

Al llegar a la isla, la defini rápidamente como un paraíso terrenal. Pero resultó que difícilmente podían ubicarla otros navegantes. Se trataba de una isla que algunos aseguraban haber visitado, mientras que otros, al dirigirise por las mismas indicaciones, no lograban llegar al destino. Posteriormente la misteriosa desaparición de la isla se atribuyó a la espesa niebla que cubre la región; razón por la cual se conoce hasta nuestros días como “la isla perdida” “la isla encantada” “la isla encubierta”, entre otras.

4. El barranco de Badajoz

En la isla de Tenerife, de la comunidad autónoma de Canarias, existe un barranco conocido como el Barranco de Chamoco, o Barranco de Badajoz. Se trata de un gran cañón que, según la leyenda, ha sido testigo de la presencia de extraterrestres, o bien, de seres angelicales. Incluso se habla de rituales satánicos y fenómenos paranormales a los que se les han dedicado algunos estudios.

Lo anterior viene de distintas luces y figuras cuya procedencia no ha podido explicarse por los vecinos. También se le han atribuido algunas desapariciones; tanto así que, algunos especialistas en fenómenos paranormales, han atribuido al Barranco de Badajoz actividad similar a la que se atribuye al popular Triángulo de las Bermudas estadounidense.

5. La cruz del diablo de Cuenca

En la ciudad de Cuenca, ubicada en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, vivía un joven tan seductor que lograba conquistar a cualquier mujer que se propusiera. Sus dotes se vieron cuestionados ante la llegada de una mujer foránea de nombre Diana, que resultaba atractiva para hombres y mujeres por igual.

Cerca de las fechas de todos santos, el joven recibió una carta de Diana donde lo citaba en la Ermita de Cuenca. Tan pronto como comenzaba su acercamiento físico hacia ella, Diana quedó convertida en una terrorífica figura que reía a carcajadas y que se asemejaba el mismo diablo.

Presa del miedo, el joven corrió hasta una cruz ubicada fuera de la ermita, y se abrazó con fuerza a ella. El diablo lo persiguió y enseguida se lanzó hacia el joven, logrando dejar una huella en la cruz que hasta el dia de hoy puede apreciarse. Esta es una de las leyendas españolas más inquietantes.

6. Las brujas de Zugarramurdi

Sobre esta popular leyenda existen distintas versiones. Todas hacen alusión a unas brujas y brujos que vivía en el municipio de Zugarramurdi, en la provincia de Navarra. Éstos se reunían para adorar a una diosa de la tierra que existía en distintas cuevas y prados de la zonas.

Además, cuenta la leyenda que alababan a los espíritus protectores que hacían a las mujeres poseedoras de varios poderes sobrenaturales. Este espíritu se llamaba Akerbeltz, que significa “macho cabrío” en euskera. Por lo mismo, a las reuniones en dichas cuevas se les llamaba Akelarre, que quiere decir “prado del cabrón”.

7. La maldición de Ochate

Existe en la ciudad de Burgos una localidad despoblada llamada Ochate, que a día de hoy es por muchos conocida como un pueblo maldito. Cuenta la leyenda que esta localidad es sede de numerosos eventos paranormales después de haber pasado por tres tragedias.

La primera fue la epidemia de viruela de 1860, donde sólo lograron sobrevivir 12 personas en la misma localidad. Años después, la población se recupera, pero enseguida, fueron presas de una mortal epidemia de tifus. Finalmente, y luego de haberse restablecido nuevamente, una epidemia de cólera terminó por acabar con los últimos pobladores. Lo que dio origen a la leyenda de la maldición de Ochate es que, casualmente, ninguno de los pueblos y localidades vecinas habían pasado por estas mismas tragedias.

8. Las caras de Bélmez

A partir de la década de 1970 comenzaron a aparecer pigmentaciones en las paredes y el suelo de una casa situada en Bélmez de la Moraleda, en la comunidad autónoma de Andalucía, provincia de Jaén. Dichas pigmentaciones tomaban la forma de rostros, cuerpos y esqueletos humanos.

A pesar de los intentos de los habitantes por cubrirlas con cemento y otros materiales, estas pigmentaciones, a día de hoy continúan apareciendo. Cuenta la leyenda que estas apariciones corresponden a los cuerpos enterradas en el cementerio medieval árabe hallado en el subsuelo de la casa, aproximadamente a 3 metros de profundidad. Así pues, las caras de Bélmez no se han convertido únicamente en una importante leyenda española, sino en tema de conversación entre los amantes del misterio.

9. El lago Banyoles

En la provincia de Girona, ubicada en Cataluña, existe un lago llamado Estany de Banyoles, que es el más grande de toda la comunidad y uno de los más extensos de España. Tal como ocurre en el Lago Ness, cuenta la leyenda que en el Bañolas existe un monstruo con forma de dragón (tiene piel gruesa, puas, alas, colmillos, grandes patas). Han sido varios los intentos por encontrarlo y matarlo, desde Carlomagno hasta un emperador con ayuda del ministro francés San Emeterio.

Así mismo, contaban los vecinos que este dragón es el responsable de las desapariciones de ganado, de inundaciones y terremotos. En épocas más recientes, se atribuyen a este monstruo desapariciones de turistas e incluso de aviones.

10. El castillo de Malmuerta

En la ciudad de Córdoba, comunidad de Andalucía, existe un castillo con una alta torre llamada “Torre de la Malmuerta”. Dicen que en el siglo XV, un hombre aristócrata se enamoró de una joven y bella mujer, que podría haber sido su nieta.

Interesada también en el hombre, la mujer acepta su propuesta de matrimonio. Pero se trataba de una mujer altamente codiciada por otros hombres, muchos de ellos más jóvenes que el aristócrata. Esto despertó en el futuro marido unos celos obsesivos que lo llevaron finalmente a acabar con la vida de su amada.

Los jueces determinaron que la joven mujer había sido “malmuerta”, víctima de los actos injustos de su marido, quien fue sentenciado a vender todas sus propiedades y a erigir una torre llamada “torre de la malmuerta” en la casa donde había cometido el crimen, en honor a la mujer y en señal de arrepentimiento.

La Dama de los ojos sin brillo

“La Dama de los ojos sin Brillo”. Son muchas las leyendas de Toledo que narran visiones de personas ya fallecidas… La ciudad inspira apariciones y misterios narrados en la noche de los tiempos, en versiones diferentes de un mismo mito que todas las culturas que aquí han morado repiten una y otra vez. Ahora aquí reproducimos en su versión “caballeresca” una de las leyendas más repetidas en la ciudad de Toledo.

La infanta Catalina de Austria, duquesa de Saboya recibió en Toledo una majestuosa fiesta en una noche que se hizo memorable en los anales de nuestra ciudad por el indudable porte de los asistentes a tan sonado festín…

A media noche, cuando aún resonaban las campanadas en el reloj del monasterio de Santo Domingo el Real, cercano a donde se realizaba el acto, uno de los nobles caballeros invitados al ágape, a la sazón consejero general de Finanzas y auditor de su Majestad don Sancho de Córdoba, presenció como una bella dama pasaba sigilosamente entre los grupos allí congregados.

Atraído por la belleza de la dama, y la fascinación que inspiraba, a ella se aproximó e invitó para acompañarle en el baile que en ese momento comenzaba. No recibía respuesta a sus palabras de elogio de tan bella mujer, a la que ahora guiaba. La sensación que emanaba era de una lividez extrema de su rostro que, incluso facilitaba la sensación de no pisar la maravillosa alfombra que adornaba el área destinado a la danza en tan bello palacio toledano.

La dama de los ojos sin brillo

Tras finalizar el baile, salieron al patio exterior, maravillosamente adornado con innumerables plantas, al estilo de cómo se hace en Toledo durante el Corpus, que no quedaba muy lejano, y de las que emanaban un frescor acompañado por el murmullo de una fuente central magníficamente realizada. Hacía cierto frescor nocturno y la dama no tapaba su generoso escote con alguna prenda de abrigo, por lo que él, puso su roja capa con noble broche de oro sobre los hombros de la dama, que caminaba sin decir palabra. Tan sólo, tras acoger la capa en sus blancos hombros profirió una queja, un lamento: “Qué frío”.

Llevó el caballero a la Dama dando un breve paseo hacia su residencia, y al llegar cerca del Miradero, la dama rompió su silencio de nuevo:

– Caballero, no de un paso más en mi compañía, pues de seguir a mi lado me haría una grave ofensa. Envíe al día siguiente a un criado a por su capa a la calle Aljibes, en la casa de la Condesa de Orsino.

El caballero accedió cortésmente con la esperanza de ser él mismo el que recogiera la capa.

La dama se perdió entre las sombras de la noche toledana, mientras él la veía alejarse lentamente, observando fascinado el suave caminar de ésta.

Durante la noche, no dejó el caballero de pensar en la intrigante y fría belleza de la dama. Pero lo que más le intrigaba era su mirada: sus ojos no tenían brillo.

Al día siguiente, dirigióse él personalmente en busca de la capa. El palacio estaba en una estrecha calleja en cuyo fondo se observaba una cruz. Llamó al enorme portón de madera y al poco se escucharon unos pasos y el descorrer de un pesado cerrojo tras el que se abrió un pequeño cuarterón de la puerta tras el que un anciano le preguntó qué era lo que deseaba. Preguntó por la dama, a lo que el anciano respondió que allí nadie vivía que respondiese a esa descripción, aunque permitió el paso del caballero, que fue recibido posteriormente por una noble señora enlutada, a la que refirió toda la historia acontecida la pasada noche. La dama le respondió que probablemente habría sido objeto de una pesada broma, puesto la dama a la que él hacía referencia, por la notable descripción realizada, era su hija y ya iba para dos meses que era muerta y enterrada.

El caballero sintió pesar por lo que creía una terrible equivocación, y cuál no fue su sorpresa que, buscando el salir de la casa, levantó los ojos y contempló un cuadro de gran tamaño que representaba a una dama exactamente igual a la de la noche anterior: el mismo rostro, el mismo vestido, el mismo anillo en su mano izquierda…

– Señora ¿quién es esta hermosa dama?
– La misma hija que por desgracia os dije que perdí.
– Pero… ¡si es la misma a la que yo anoche acompañé!
– Caballero, de nuevo ofendéis mi casa… Soñáis, acaso, o sois presa de alucinación, pues ya os dije que hace tiempo que falleció.

Como hechizado salió de esta casa y regresó a su palacio. Pasó dos días con terrible pesar, seguro de lo que había vivido aquella noche.

A la mañana siguiente, un hombre se presentó con la roja capa, que puso sobre los hombros de la dama aquella noche… Había reconocido al dueño de la capa por las armas del broche que portaba…

– ¿Dónde la hallaste? Preguntó con ansiedad el caballero.
– En el Campo Santo, junto a la tumba de la condesita de Orsino.

10 lugares misteriosamente paranormales en España

España es un país repleto de historias y leyendas que nos hablan de apariciones misteriosas, sonidos inexplicables en mitad de la noche y un rumor de espíritus atormentados vagando por los casas y veredas. Hablamos de lugares supuestamente encantados, en los es difícil explicar muchas de las cosas que han sucedido o siguen sucediendo en ellos. Generalmente detrás de estos rincones hay un pasado truculento que hay quien piensa se refleja por medio de señales que no todo el mundo es capaz de percibir.

Hoy vamos a mostrar diez lugares de España conocidos por sus historias de apariciones y fantasmas sin sábana ni cadenas que se consideran dentro de lo que se conoce como paranormal.

Aunque realmente hay una historia inexplicable casi en cada calle, existen lugares que parecen estar marcados por el misterio y las dudas debido a la repetición de hechos cuanto menos extraños. Algunos de los más importantes son:

1. Ochate, el pueblo maldito

En el corazón del Condado de Treviño hace mucho tiempo que los caminos se perdieron en Ochate. Caminando a pie por el campo se llega a un pueblo abandonado en el que los muchos aseguran haber vivido distintos fenómenos paranormales. La torre de San Miguel es de lo poco que queda en esta población en la que la Historia se cebó de epidemias, desapariciones y muertes inexplicables. Tras su abandono, ha sido pasto de numerosas psicofonías y relatos dignos de una película de terror.

 

Ochate

 

Muchos supimos de este lugar gracias a publicaciones como «Ochate, realidad y leyenda del pueblo maldito» o las muchas historias narradas en libros, radio y televisión por el célebre Iker Jiménez, que se puede decir lo conoce como nadie.

2. Bélmez y las caras misteriosas

En la casa de la ya fallecida María Gómez Cámara en Bélmez de la Moraleda (Jaen) está la que para muchos es «el lugar más encantado de España». Para otros es un gran fraude, pero aún nadie ha dado con la clave de las distintas caras que se han reflejado en suelos y paredes de la vivienda de la Calle Real número 5 que ha sido estudiada por científicos y parapsicólogos de todo el mundo. Ya sean reflejos misteriosos de personas que ya no existen o «teleplastias», la historia de las caras de Bélmez es realmente inquietante. Durante décadas, incluidos períodos en los que estuvo precintada y cerrada a cal y canto, no dejaron de aparecer rostros una y otra vez.

 

Cara de Bélmez

 

A pesar de la muerte de la dueña de la casa, la señora María, actualmente se puede visitar su interior los fines de semana. Hay quien ve aquí un enorme negocio que no se puede desaprovechar en tiempos de crisis.

3. Belchite y una guerra civil infinita

En la provincia de Zaragoza en el pueblo abandonado de Belchite resuenan todavía tambores de guerra, concretamente de la Guerra Civil española. En esta localidad, que conserva los desperfectos surgidos por los bombardeos y la metralla de una de las batallas más cruentas que se vivieron en aquella época, hay quien asegura se escuchan aún los sonidos de los aviones, los misiles en su eterno silbido y las voces de quienes desaparecieron de la faz de la Tierra. Belchite ha sido objeto de estudios y psicofonías e incluso a más de una cadena de televisión se le han colado ruidos en sus emisiones sin que hubiese explicación alguna. O sí…

 

Belchite

 

4. El Parador de Cardona y la habitación 712

Resulta raro que la gente no quiera hospedarse en la habitación 712 del Parador de Cardona, un antiguo castillo que funciona como hotel. Quizás sea porque han sido constantes las apariciones en este cuarto del que se dice vagan los espíritus de antiguos moradores de un fortín que sirvió de cárcel y centro de tortura en la Edad Media. Salvo que alguien pida expresamente alojarse en esta misteriosa habitación, los responsables del hotel nunca la ofrecen.

 

Parador de Cardona

 

5. El Hospital del Tórax de Terrassa

Un antiguo hospital en la localidad barcelonesa de Terrassa que sirvió para acoger a pacientes con enfermedades respiratorias entre 1952 y 1997 cuenta no sólo con apariciones y fenómenos inexplicables sino con datos demoledores. Y es que la prensa de la época ya hablaba de uno de los hospitales con mayor índice de suicidios de todo el país, con pacientes que sufrían una psicosis incurable que les hacía arrojarse al vacío desde la última planta.

 

Hospital del Torax de Terrassa

 

6. El antiguo edificio de la Diputación de Granada

Quienes han visto el rostro lejano del Padre Benito comprenden muy bien la razón por la que la vieja Diputación de Granada, en la Calle Mesones, no podía faltar de nuestro listado más espeluznante. Este edificio lleva mucho tiempo dando que hablar y son demasiados vídeos, fotografías y psicofonías que se han recogido en el sitio. Levantado sobre un antiguo convento con cementerio adyacente, el edificio de la Diputación de Granada, cuenta con más leyendas y apariciones de las que cualquiera podría asimilar en unas pocas palabras. Figuras fantasmagóricas recorriendo los pasillos, objetos que se mueven solos, gritos en mitad de la noche… son motivos por los que no pocos parapsicólogos y periodistas de investigación se han tomado muy en serio la historia de este lugar.

 

Diputación de Granada

 

7. El monte de las Ánimas en Soria

Gustavo Adolfo Bécquer nos regaló una de las mejores leyendas de fantasmas y apariciones que pasaron del boca a boca hasta la literatura más preciada del Siglo XIX. La del monte de las Ánimas es una historia de templarios y espíritus que se dejan ver cada noche de difuntos y que envuelven de misterio y sangre las muertes de los jóvenes Alonso y Beatriz. La narración de Bécquer nos hace imaginar aquel lugar envuelto por la niebla y luces fugaces. Por supuesto que existe realmente, y convencido estoy que muchos no acudirían ni en pintura en solitario a este lugar para complacer a nadie. Y menos en las noches de difuntos…

 

San Juan de Duero (Monte de las Ánimas)

 

8. Los fantasmas del Museo Reina Sofía en Madrid

Antes de museo, el Reina Sofía sirvió como Hospital General. Mucha gente perecía en sus dependencias y, quienes no tenían seres queridos que reclamasen los cuerpos, eran enterrados bajo el subsuelo. Pocos lugares en la capital de España han recogido tantos comentarios de testigos que se han atemorizado ante el paso de las figuras fantasmales de tres monjas, que después se supo sus huesos yacían bajo la entrada principal del actual museo. Uno de sus «fantasmas» tiene nombre, Ataulfo, que ha dejado su huella en incontables ocasiones, incluyendo sesiones de espiritismo que, según sus participantes, atrajeron la atención de numerosos espíritus que se dice vagan por las galerías del Reina Sofía.

 

Museo de Arte Reina Sofia

 

9. Preventorio de Aguas de Busot (Alicante)

Dicen que el que fuera lujoso hotel-balneario lo perdió su dueño en los años 30 jugando al póker. Pasó así a ser un edificio para tuberculosos que llegó a estar atestado en plena guerra civil. Lleva décadas en pleno abandono siendo un imán para amigos de lo inexplicable. Porque en sus depencencias hay quien dice haber visto cosas raras o escuchado voces. Se descubrió mucho más tarde la presencia de túneles subterráneos que fueron usados en la guerra. Y es que allí también se han dado apariciones de las que ponen los pelos de punta.

 

Preventorio Aguas de Busot

 

10. La Laguna Negra de Urbión (Soria)

Antonio Machado, en Las tierra de Alvargonzález nos habla de la Laguna Negra, situada en la sierra de los Picos de Urbion. Allí cuenta la leyenda que no hay fondo, y que de ella surgen cuevas y corrientes subterráneas que van a dar con la alejada mar. Machado relató el asesinato de un padre por sus dos hijos, quienes le ataron piedas a los pies después de obsequiarle a puñaladas y hachazos con tal de hacerse con una herencia teñida de sangre. Al final, tras ser ajusticiado un inocente y perder todo lo que habían ganado, los hijos terminan pereciendo en sus aguas. Todavía se escuchan lamentos en la Laguna Negra de esa Soria «legendariamente terrorífica».

 

Laguna Negra Urbión

 

Más que nunca en la Noche de Difuntos surgen numerosas historias y lugares agarrados por los brazos del misterio. Hemos hablado de diez lugares extraños, pero, en realidad, toda nuestra geografía está llena de fenómenos que no se pueden explicar.

10 leyendas de terror españolas para pasar mucho miedo

Los cuentos clásicos de miedo provienen casi todos de Inglaterra, pero en España también hay buenos ejemplos de relatos aterradores, cuyo máximo exponente quizá sean las leyendas de Bécquer y los programas de Iker Jiménez.

Un país como España acumula muchos siglos de cultura, y con éstos surgen los mitos que se transmiten de generación en generación. Por toda la geografía se pueden encontrar historias de fantasmas, posesiones, alienígenas y brujas.

El Sillón del Diablo (Castilla y León)

A mediados del siglo XIX, limpiando en un trastero de la Universidad de Valladolid, un bedel se encontró con una silla abandonada en una esquina, como un trasto más. Cansado, decidió sentarse un rato. Tres días después lo encontraron en el trastero, en la misma esquina, en la misma silla, muerto. Cuando un segundo bedel murió en las mismas circunstancias, las alarmas se dispararon y la leyenda se fraguó.

La historia se remonta a principios del siglo XVI, cuando la Inquisición detuvo al médico Andrés de Proaza por asesinato, tortura y pacto con el diablo. Había abierto una cátedra de Anatomía pero los rumores decían que sus conocimientos provenían del Maligno. La desaparición de un niño cerca de su casa alertó a las autoridades, que le sacaron la confesión de asesinato, pero no de un acuerdo demoníaco.

Sí admitió que poseía un sillón, regalo un nigromante de Navarra, que le permitía entrar en trance y del que obtenía todo el conocimiento que necesitaba para sus diagnósticos. Aseguraba que sólo un médico titulado podía hacer uso de él, y que cualquier otra persona moriría a los tres días…

En la actualidad, el sillón se encuentra en el Museo Provincial de Valladolid.

La casa de los espíritus de Coslada (Comunidad de Madrid)

Dos años de ruidos extraños y sucesos inexplicables mantuvieron despierta a una pareja en la localidad madrileña de Coslada en 1993. Cuando su hijo cayó enfermo sin razón aparente, decidieron investigar.

Al arrancar el papel de una de las paredes de su casa, en lacalle del doctor Barraquer, de donde procedían los fenómenos más virulentos, descubrieron que debajo se dibujaba un nombre: Charo.

Algunos vecinos recordaron la época en la que el apartamento estuvo ocupado por una mujer que decía ser vidente. Tenía una bola de cristal y se decía que realizaba rituales extraños, además de practicar la ouija. El nombre de la vidente, de la que no se supo nada después de que abandonase la casa, era Charo.

Clara Tahoces, colaboradora de Cuarto Milenio, estuvo investigando el caso y descubrió que la pareja decidió mudarse. Pero los vecinos siguieron escuchando ruidos que provenían de la vivienda vacía.

El Barranco de Badajoz (Canarias)

Chamoco, como se conoce también al Barranco de Badajoz, es un cañón situado en Tenerife, en el archipiélago canario. Las leyendas en torno a este lugar son tantas que se pierden en el tiempo y resulta difícil abarcar todas. La mayoría convergen en un punto común: la aparición de luces o figuras luminosas.

Una de las primeras historias se remonta a 1912, cuando dos mineros buscaban vías para sus excavaciones. Una pared se derrumbó ante ellos, dejando al descubierto una cavidad que ocupaban dos entes luminosos. Hay dos versiones: en una, huyeron despavoridos en busca de la Guardia Civil; en la otra, los entes les mostraron el lugar perfecto para cavar.

No era la primera vez que alguien se topaba con los seres brillantes. Décadas antes, una niña salió a buscar fruta por el barranco. Al llegar a un peral, le pudo el cansancio y se durmió. Se despertó al notar la presencia de un hombre alto vestido de blanco, que la invitó a irse con él. No sintió miedo alguno y lo acompañó al interior de una cueva que daba a un valle en el que había más entes como él.

La niña salió al rato de la cueva acompañada por el misterioso ser, que la ayudó a recoger las peras antes de volver a casa. Pero cuando regresó al pueblo, todo el mundo estaba perplejo: lo que para la niña habían sido unas pocas horas eran en realidad 20 años.

El Cortijo Jurado (Andalucía)

A la entrada de Campanillas, en Málaga, se levanta un edificio solitario, marcado por la leyenda, la guerra y la miseria. Es el Cortijo Jurado, construido por la familia Heredia a mediados del siglo XIX.

Luces extrañas, psicofonías y mensajes en las paredes alimentan la leyenda de un lugar marcado por el misterio y la tragedia, desde que aparecieron los cadáveres de cinco chicas torturadas en la hacienda. Las miradas acusatorias puestas sobre los Heredia y el despilfarro los llevaron a la quiebra.

Vendieron su propiedad a la familia Larios. Se dice que los nuevos propietarios trataron de unir su nueva casa con la suya propia, el Cortijo Colmenares, mediante una red de túneles y pasadizos que, más tarde, habrían sido utilizados como calabozos durante la Guerra Civil.

Allí se produjeron fusilamientos y muertes en el cortijo, que fue empleado también como hospital. Los gritos de torturados, enfermos y muertos parecen recorrer los pasillos del lugar, atrayendo a investigadores de lo paranormal en busca de una puerta al Más Allá.

Como curiosidad, si se dispone de 16 millones de euros, se puede adquirir por idealista.com.

El Carro de la Muerte (Asturias)

Un carro negro sobrevuela Ribadesella en busca de moribundos para recoger sus almas. Lo conduce el último fallecido en la parroquia más cercana. Utiliza ruedas de corcho para no hacer ruido por el camino y delatarse. Solo el grito de «Andai de día que la noche ye mía» delata que la güestía lo acompaña.

La güestía es una versión de la Santa Campaña, una leyenda de Galicia y Asturias sobre una procesión de almas encapuchadas, ataviadas de blanco, que vaga por la noche por calles y bosques. Cada espíritu lleva una vela encendida, pero en cabeza marcha un vivo que porta una cruz y un caldero con agua bendita.

El vivo camina junto a la procesión en las horas en las que debería dormir, pero los muertos no le dan descanso y se ve forzado a liderarlos cada noche. El mortal no recuerda nada al despertar, pero su salud se va deteriorando hasta la muerte. Entonces pasa a formar parte de la comitiva de ánimas para siempre.

Hospital del Tórax (Cataluña)

En 1952 se inauguró en Tarrasa el Hospital del Tórax, para tratar enfermedades respiratorias. El lugar elegido respondía a la necesidad de sol y aire puro de los enfermos. Lo que no se tuvo en cuenta fue el aislamiento. Los internos no tenían más contacto con el exterior que las llamadas y la radio.

La mayoría requería una media de 18 meses de hospitalización, tiempo en el que debían convivir con pacientes terminales y enfermos mentales. Algunos eran abandonados por sus familias y esperaban la muerte entre los muros del centro. Había poco personal y se colaban extraños para guarecerse. Por todo ello, durante muchos años, el Hospital del Tórax tuvo el índice más alto de suicidios de España.

La mala gestión llevó al hospital a su cierre y abandono. Desde entonces, por sus pasillos se oyen gritos de «está muerto», chirridos y golpes. Entre los sucesos que han quedado registrados está el robo de un feto en formol de una habitación en 2003. Otro feto apareció envuelto en periódico cerca del edificio.

Poco queda ya del horror de lo que un día fue el hospital, reconvertido en un Parque Audiovisual, pero no era raro ver, en sus años de abandono, pentáculos y símbolos satánicos grabados en paredes y suelos.

El Reptiliano de Yesa (Comunidad Valenciana)

Tres cazadores se adentraron en un barranco cercano al pueblo de La Yesa una mañana de agosto de 1968. Uno de ellos, Mateo, buscó unos arbustos para orinar y se topó con una figura vestida de forma extraña: un traje blanco cubría su cuerpo y llevaba una mochila plateada colgada a la espalda.

Parecía demasiado grande y más extraña aún era la protuberancia que asomaba por su espalda, a modo de larga cola, que se balanceaba como el rabo de un lagarto. La cabeza también era reptiliana, cubierta de escamas y con ojos grandes y brillantes. De su boca surgía una lengua de serpiente.

Los compañeros de Mateo fueron a buscarlo y observaron la llegada de un cilindro metálico surgido del cielo que descendía hacia la criatura. Volvían a por las escopetas cuando un fuerte estruendo resonó por la montaña. No quedaba rastro del ser, pero sí un fuerte olor a azufre y hierba quemada.

Al huir del lugar, se cruzaron con dos guardias civiles. Cuando les contaron la historia, contestaron, impertérritos: «Por estas tierras eso es normal».

Las sorginas de Zugarramurdi (País Vasco)

Akerbeltz era un espíritu protector de los animales, identificado como un macho cabrío. Sus seguidores eran en su mayoría mujeres que recibieron el nombre de sorginak, a las que se les atribuían poderes y malignas intenciones. También existe la leyenda de que adoraban a Mari, una diosa de la tierra que residía en la cueva de Amboto; por eso veces se hace referencia a ella como la Dama de Amboto.

Es uno de los mitos fundacionales de las brujas del País Vasco, una región que hierve de leyendas sobre brujería, de las que la más famosa tiene poco de magia y mucho de muerte: las brujas de Zugarramurdi, llevadas al cine por Álex de la Iglesia.

«El Aquelarre», cuadro de Goya.

De Zugarramurdi es otro de los mitos sobre las hechiceras de la zona, que trata de dos hermanos, uno rico y otro pobre, esclavo del primero, que huyó de casa en busca de mejor fortuna y se quedó dormido bajo un puente, donde escuchó a escondidas a tres brujas.

Las sorginas volvían de un aquelarre —una palabra de origen vasco que deriva del significado «prado del macho cabrío»— y se reían porque ocultaban a una enferma el remedio para curarse. El joven fue a por él y fue recompensado por el marido de la mujer, ya recuperada.

Cuando su hermano trató de espiar a las brujas para enriquecerse aún más, no tuvo tan buena suerte. Las sorginas se aparecieron con un dicho popular —»que no somos, que sí somos, catorce mil aquí estamos»—, detectaron que las estaban escuchando… y lo molieron a palos.

El fantasma de Saucedilla (Extremadura)

A finales de 1983, dos niñas de 14 y 13 años, Mari Carmen y María del Mar, se toparon con lo desconocido en forma de figura tenebrosa y terrible en la localidad cacereña de Saucedilla.

Mari Carmen volvía a su casa cuando una figura enorme cruzó de acera y se plantó ante ella: un ser humanoide de tres metros, cuyos brazos y piernas —si los tenía— estaban cubiertos por una túnica negra. Antes de que pudiera verle con mayor claridad, el ser giró en una calle y desapareció.

Su encuentro fue similar al de María del Mar, pero esta vez la figura estaba quieta en mitad de la calzada, mirándola fijamente; la niña no pudo reconocer ningún rasgo al huir del lugar, presa del miedo.

Esa noche, al sacar la basura, el horror mostró su cara, asomándose por encima de un pilar de dos metros de altura. Era el ser que se había encontrado horas antes, y pudo distinguir su rostro a la perfección: una cabeza apepinada, pálida, con el pelo peinado hacia los lados y una cicatriz que surcaba su cara.

La niña salió despavorida hacia el interior de la casa justo cuando el ser reveló que sí tenía brazos y, con un gesto lento, le pidió que fuera con él.

El duende parlante (Aragón)

La madrugada del 27 de septiembre de 1934, en el edificio que entonces había en el número 2 de la calle Anselmo Gascón de Gotor de Zaragoza, una risa estridente rasgó el silencio en la escalera entre las plantas 1 y 2. En los días sucesivos, la presencia de un duende se haría manifiesta por medio de la voz.

El Heraldo entrevistó en 2008 a Arturo, de 78 años, que entonces era el niño de la casa donde sucedieron la mayoría de los fenómenos. Asegura que llamó «chalado» al duende y una voz le contestó: «Chalado no, pequeño». También se oía «cobardes, cobardes» y, por la noche, una voz pedía «luz, que no veo».

The Times y la BBC fueron a la ciudad para cubrir los sucesos. La Policía incluso mantuvo conversaciones con el ente. Tratando de localizarlo, peinaron el inmueble, levantaron el tejado y trataron de derribar la chimenea; pero al tomar medidas, una voz apuntó: «No se moleste, son 78 centímetros».

Según Arturo, la voz dejó de sonar en 1935 para siempre. Él está convencido de que no fue una gamberrada ni un timo. «No era nada físico», señaló a El Heraldo.