El arcángel Miguel

El arcángel Miguel es el comandante de los ejércitos celestiales. Fue él quien expulsó a Satanás y a sus ángeles rebeldes y quien peleará con el Dragón que menciona el Apocalipsis. Su principal función es protegernos de las fuerzas demoníacas y los malos espíritus y, entre los dones que le podemos pedir, están la valentía y la fuerza de voluntad.

Miguel es el jefe del ejército angélico y el principal entre los siete grandes arcángeles[1]. Fue él quien derrotó a Satanás (Lucifer) y sus ángeles rebeldes y quién según la tradición rabínica acompañó al pueblo judío durante su éxodo a través del desierto. Considerado como un ángel de protección que ha sido siempre leal y obediente a Dios, su nombre, de origen hebreo, significa “¿Quién cómo Dios?”, pregunta retórica que el mismo arcángel utilizó como respuesta a Satanás cuando éste, en medio del combate, jactanciosamente dijo: “¿Quién cómo yo?”.

Él, junto a Gabriel y Rafael, es uno de los tres arcángeles que la Iglesia Católica reconoce de forma oficial (ya que solo esos tres son nombrados en la Biblia de forma explícita). Pero su importancia es tan grande que rebasa en mucho a la que el Catolicismo le concede, siendo así el ángel más importante en el Judaísmo y, en el Islam, uno de los tres ángeles que se le presentó a Mahoma. Muestra de esa importancia son las diversas denominaciones que se le ha otorgado: “El que guarda las llaves del cielo”, “Jefe de los Arcángeles”, “Príncipe de la Presencia”, “Príncipe Angélico de Israel”, “Guardián de Jacob”, “Ángel de la Zarza Ardiente”, “Ángel del Arrepentimiento, la Rectitud, la Misericordia y la Santificación”.

EL ARCÁNGEL MIGUEL EN LA BIBLIA Y LA TRADICIÓN CRISTIANA
El arcángel Miguel aparece cuatro veces en la Biblia:

Daniel 10, 13: ‹‹Mas el príncipe del reino de Persia se puso contra mí veintiún días; y he aquí, Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y yo quedé allí con los reyes de Persia››

Daniel 12, 1: ‹‹Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue después que hubo gente hasta entonces; mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro››

Epístola de San Judas 1,9: ‹‹Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el Diablo, disputando acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a usar juicio de maldición contra él, sino que dijo: “El Señor te reprenda”››

Apocalipsis 12, 7: ‹‹Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles››

Espacios controversiales: Aparte de los citados, existen ciertos espacios textuales de la Biblia que, a partir de lo elaborado por los llamados Padres de la Iglesia, se presentan como controversiales en relación a si se menciona o no se menciona al arcángel Miguel. Con respecto a esos espacios, en el portal El teólogo responde el sacerdote y teólogo Miguel Ángel Fuentes ha dicho lo siguiente: ‹‹existe frecuentemente controversia de San Miguel en la Escritura donde no se menciona su nombre. Dicen que era el querubín que estuvo en la puerta del paraíso, ‘para guardar el camino del árbol de la vida’ (Gen 3, 24), el ángel a través de quien Dios publicó el Decálogo para su pueblo escogido, el ángel que se puso en el camino para estorbarle a Balaam (Números 22, 22 ss.), el ángel que hirió al ejército de Senaquerib (II Rey 19, 35)››

Mediante lo anterior podemos comprender por qué la tradición cristiana le ha asignado al arcángel Miguel las siguientes funciones: 1) defender al pueblo de Dios (judíos en el A.T., cristianos en el N.T.), 2) luchar contra Satanás y sus demonios, 3) salvar las almas fieles a Dios del poder del Maligno, sobre todo a la hora de la muerte. Así, en una época de fervor religioso como lo fue el Medioevo, el arcángel Miguel era patrono de la Iglesia Católica y de las órdenes de caballeros.

EL ARCÁNGEL MIGUEL SEGÚN DIVERSOS CREDOS RELIGIOSOS
Iglesia Católica

San Miguel Arcángel ha sido honrado con una tradición de veneración que ha existido desde los inicios de la Iglesia hasta la actualidad. Tiene también el privilegio de que se le rece su propia coronilla con un rosario algo similar al de la Virgen y ha sido asociado con la protección del ser humano, con las apariciones de la Virgen de Fátima y con la eucaristía.

La Iglesia le atribuye cuatro funciones: liderar la milicia celestial, ser el guardián de la Iglesia, “pesar las almas en una balanza perfectamente equilibrada” y ser “el ángel de la muerte”.

Variadas han sido las opiniones sobre su rango celestial: Salmeron, Bellarmine, San Basilio y otros Padres griegos, han dicho que San Miguel era el príncipe de todos los ángeles, el de mayor rango; otros, como Buenaventura, plantearon que era el príncipe del primer coro angélico, el de los serafines; en cambio, Santo Tomás dijo que Miguel era príncipe del último coro, el de los ángeles. No obstante, en la liturgia romana se lo nombra como “Princeps militiae coelestis quem honorificant angelorum cives”, lo cual concuerda con el criterio de los Padres Griegos. Por último, en el himno del Breviario Mozarábigo se lo coloca sobre los veinticuatro mayores.

Los Testigos de Jehová

Ellos creen que el arcángel Miguel y Jesús son ambos el mismo ser, por lo cual piensan que Jesús no es eterno sino que fue creado. Plantean así que “Miguel” es otro nombre para Jesús en el cielo, en su existencia pre-humana (antes de venir al mundo) y luego de haber resucitado.

La Iglesia Adventista

Los adventistas también creen que Miguel y Jesucristo son ambos el mismo ser y que “Miguel” no es más que otro nombre para designar al Hijo de Dios. La gran diferencia entre ellos y los testigos de Jehová están en que ellos afirman que Jesús-Miguel nunca fue creado pues es eterno, pre-existente, paralelo al Padre y uno con él. No obstante, en los inicios del movimiento algunos de sus pioneros decían que Jesús-Miguel sí había sido creado, ejemplo de eso es Urias Smith cuando dijo que Cristo-Miguel fue “el primer ser creado, remontándose su existencia a mucho antes que cualquier otro ser o cosa creada”. Mas a la larga terminó imponiéndose el criterio de Cristo-Miguel como increado en tanto que lo contrario era considerado “anti bíblico” por la mayoría de miembros de la Iglesia Adventista.

El Judaísmo

Ellos creen que Miguel protegió a Israel durante su éxodo en el desierto y que además fue uno de los tres ángeles que anunciaron el nacimiento de Isaac. Su importancia es tal que en el Talmud su relación con los demás ángeles es vista como análoga a la relación entre el Sumo Sacerdote y el pueblo de Israel, ante el cual se piensa que sirvió de intermediario cuando fue interlocutor inmediato de Moisés en el Monte Sinaí. Actualmente se lo invoca como protector de las sinagogas y su importancia es tan grande que, en la liturgia de Yom Kipur, se concluye diciendo: “Miguel, príncipe de misericordia, orad por Israel”

En la tradición rabínica se le llama “Príncipe de las Naciones” y se dice de él que es “uno de los Príncipes Jefes”. Ciertas interpretaciones lo han situado como el maestro de Moisés durante el Éxodo y como quien protegió a los israelitas del ejército egipcio cuando cruzaban el Mar Rojo. Se cree así que ejerce la función de “Abogado de Israel” (lo que concuerda con el título de “Abogado de los Judíos” que le da la Cábala) frente a Samael (Satanás). También se cree que fue él quien anunció a Lot la destrucción de Sodoma y Gomorra y, según Rabí Eliezer ben Jacob, fue Miguel el que salvó a Abraham del horno al que Nimrod lo había arrojado

La literatura apócrifa judía le ha concedido una gran relevancia. Así, en el famoso Libro de Enoc[6], se lo nombra varias veces como el “Gran Capitán” y se dice de él que es muy paciente y misericordioso y que es el ángel que se encarga de la mejor parte de la Humanidad y del pueblo judío.

El Arcángel Miguel en el Islam

El Corán lo llama “Mī jā ‘ī l” o “Mijal” y dice de él que fue uno de los tres ángeles que anunciaron a Abraham el nacimiento de Isaac y Jacob. Aunque en el Corán solo se nombran dos arcángeles (Miguel y Gabriel), el Islam reconoce cuatro arcángeles (Mijal, Izrail, Israfil y Yibril) principales y coloca a Miguel entre esos cuatro, dándole el papel de ángel guerrero defensor de la fe y encargado del departamento de las bendiciones. Por haber sido junto a Gabriel uno de los dos ángeles que trajeron la arcilla para Adán (esto es figurativo), se dice que ocupa el segundo lugar después de Gabriel y que mora en el séptimo cielo.

VIRTUDES, DONES Y SERVICIOS DEL ARCÁNGEL MIGUEL
Las virtudes asociadas a Miguel son la voluntad de Dios, el bien, la bondad, la fe, el poder, la fuerza, la protección y el equilibrio.

Los dones espirituales que proporciona son básicamente la liberación de miedos, el fortalecimiento de la voluntad y el espíritu, la liberación de cadenas interiores, la fe en uno mismo y el perfeccionamiento espiritual.

Es a Miguel a quien debemos invocar ante la presencia de demonios, malos espíritus o simplemente malas energías, ya que su principal función es la de ser un ángel protector. No obstante también es el arcángel ideal para cuando requerimos determinación ante alguna prueba, cuando nos sentimos débiles o carentes de valor, cuando necesitamos fortalecer nuestra voluntad, desarrollar autodisciplina y ajustar nuestra voluntad a la voluntad divina. Se cree que Miguel puede ayudar inspirando a los lideres y algunos ocultistas (del New Age principalmente) afirman que también puede liberarle a uno del mal karma, de los apegos y de la negatividad.

TABLA DE DATOS ADICIONALES:
Día de la semana: Domingo. Sobre todo los primeros domingos de cada mes a las 10:00 de la mañana, ya que es allí cuando su energía está más cercana a la Humanidad.

Día de su celebración: 29 de Septiembre

Color: Azul

Rayo: Azul

Chakra: Quinto

REPRESENTACIÓN:
Generalmente se representa al arcángel Miguel con una apariencia marcial (debido que él dirige la milicia celestial): porta una espada o una lanza, carga un manto, a veces tiene una balanza, un escudo, unas llaves o unas cadenas; y, muchas veces, aparece pisándole la cabeza a un derrotado Satanás. Todo ello obedece a su perfil de justiciero, protector de los inocentes, indefensos y oprimidos, y juez de la maldad.

Particularmente, los significados de algunos elementos de su imagen son los siguientes:

1-El título “Príncipe de la Luz” (a veces consta en las imágenes) representa aquella iluminación del sendero humano que libera al hombre de la oscuridad del miedo

2-La armadura es la fortaleza y la fuerza de voluntad ante las adversidades, pero también es la fe y la seguridad en el bien

3-El casco es la invisibilidad, la invulnerabilidad, la potencia y la protección ante los pensamientos negativos u oscuros.

4-Se dice que el escudo representa al universo y a la protección que es el amor divino.

5-La espada es la luz de la fuerza espiritual a través de la cual se establece la paz y la justicia, aunque también es la verdad entendida como un arma capaz de rasgar el velo de la ignorancia y el error, razón ésta por la que se puede interpretar como la espada de la verdad divina que libera del pecado entendido como ignorancia e inconsciencia.

6-La balanza simboliza justicia, equilibrio y orden. En ella se pesan los actos buenos y malos, aunque ello con la participación del amor y la bondad divina como factores de redención.

7-Las llaves representan el poder para abrirle las puertas del paraíso a aquellos que, por sus méritos, son dignos de morar eternamente con “el inmortal que habita en la luz inaccesible”[8].

8-Las cadenas son el poder que tiene Miguel para romper las ataduras que esclavizan al hombre a través de vicios y apegos.

9-El manto es protección y capacidad de habitar el espacio (el aire, la bóveda celeste, etc) y, con ello, proteger a los humanos de los demonios, espíritus y energías malignas que circulan por los cielos[9].

SELLO E INVOCACIÓN:

Una manera (hay algunas) bastante eficiente para invocarlo es la siguiente:

  • Asegúrese de que sea domingo, de preferencia, el primer domingo del mes a las 10 de la mañana.
  • Procure estar solo y no ser interrumpido.
  • Tome una vela azul con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
  • Tome una cartulina blanca, dibuje el sello del arcángel Miguel en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Miguel y un agradecimiento por estar en su camino
  • Encienda la vela azul.
  • Tome la cartulina blanca, lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso
  • Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
  • Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Miguel. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
  • Cierre los ojos, ore interiormente, intente sentir a Dios y de ser posible al arcángel, visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y a Miguel y abra los ojos.
  • Queme el papel antes de que la vela azul se consuma.
    Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

 

  • Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los domingos que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo.

ORACIONES:
1-Oración especialmente concebida para liberarse o protegerse de espíritus oscuros, demonios o malas energías. Esta oración debe repetirse mínimo tres veces y luego en múltiplos de tres:

‹‹San Miguel adelante, ¡San Miguel atrás!

San Miguel a mi derecha, ¡San Miguel a mi izquierda!

San Miguel abajo, ¡San Miguel arriba!

San Miguel dentro de mí.

Amado arcángel Miguel, ven a mí en una esfera protectora de luz,

¡aquí y ahora!››

2-Oración de invocación y protección:

‹‹Ángel de Luz que custodias las Puertas Sagradas del cielo, que pesas con tu balanza la Justicia, que partes con tu espada las tinieblas, préstame los poderes que tú tienes para defenderme en la vida, de los espíritus o invisibles que mal quieran contra mí, contra mi casa o contra mis seres queridos. Amén.››

3-Esta oración de protección-invocación es la más famosa y la que comúnmente emplea la Iglesia Católica:

‹‹San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él Su Poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh! Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.››

FRAGMENTOS DE ALGUNOS MENSAJES SUPUESTAMENTE DADOS POR ÉL:
Fragmentos de “Saliendo de la religión y entrando en la espiritualidad”, comunicación transmitida a través de Ronna Herman

‹‹Hay muchos caminos hacia la ILUMINACIÓN y muchas variaciones y niveles de la verdad; sin embargo, las leyes universales y la verdad del Creador son inmutables. Hay verdades esenciales en cada religión y, si se les sacan el dogma, las supersticiones creadas por el hombre y las limitaciones, encontrarán que todas contienen más similitudes que diferencias››

‹‹La Humanidad está rebasando gradualmente el restrictivo concepto del aislamiento y de la “religión” secular para entrar en la verdad coherente y expandida de la espiritualidad, gracias a la cual ustedes se vuelven hacia su interior y se conectan con la verdad de su propia Fuente Divina del Creador…[…]…En el pasado, la Humanidad ha permanecido mayoritariamente en una mentalidad de “rebaño”, y ha sido costumbre común seguir las leyes religiosas hechas por el hombre tal y como otros las definieron: creencias dogmáticas o supersticiones que con frecuencia estaban/están impregnadas de miedo››

Fragmento de “Realidad no-secuencial, no-lógica, y el rol de los milagros en sus vidas”, comunicación transmitida por Celia Fenn

‹‹Definamos un milagro como un evento extraordinario que trae gran alegría o algo que es extremadamente necesario. La manera en que llega no es lógica. Solo llega y ya está aquí, algunas veces aún antes de que la necesidad sea expresada…[…]…Crea milagros. Sepan, queridos, que los milagros serán su forma de vida en el futuro. Creencias absolutas y positivas permiten la creación de milagros absolutos y positivos››

Fragmentos de “¿Estáis viviendo en un mundo “real” o “irreal”?”, comunicación transmitida por Ronna Herman

‹‹El infierno en la Tierra es lo que muchos de vosotros habéis estado experimentando durante el curso de muchos miles de años desde que la Humanidad “cayó en la inconsciencia”. Habéis estado viviendo en un “mundo irreal” en el cual caísteis en el miedo, la superstición, los sentimientos de vergüenza, culpabilidad y de no ser merecedores de amor o abundancia. Habéis permitido que los demás os dijeran cómo pensar y actuar; habéis permitido que aquellos que vosotros pensasteis que eran más sabios, os arrebatasen vuestro poder y controlasen vuestras vidas. El torbellino de formas de pensamiento negativas creado por las masas os ha mantenido prisioneros en un mundo de ilusión››

‹‹El conocimiento/sabiduría revestido con amor/compasión, enfocado con intención/acción, crea el poder que contiene las llaves para el almacén del potencial inmanifiesto››

Fragmento de “La entrada a los portales y ciudades de luz”, comunicación transmitida por Ronna Herman

‹‹Debéis esforzaros en fortalecer vuestra autodeterminación y vuestro deseo de plenitud. Debéis evolucionar desde un estado de servicio al propio ego a un estado de servicio al alma. Vuestra alma es la parte de vosotros que se conecta con el “Todo Universal”. Podéis adquirir compasión por la vía difícil (dirigida por el ego), a través de la pena y del sufrimiento, o por la vía rápida (inspirada por el alma) mediante la reconexión con vuestro Ser Superior y Rayo de Dios››

Arcángel Metatrón

Metatrón, en cualquiera de las visiones que existen sobre él, es el más poderoso de entre todos los arcángeles, lo cual está expresado en su título de “Pequeño Yahvé”. Según la mitología judía, fue el primer ser creado por Dios; según la creencia general, fue el patriarca Enoc, transformado en ángel por Dios.

Introducción

Surgido en los textos medievales de los cabalistas, Metatrón es un arcángel sobre el cual se han dicho múltiples cosas, algunas veces incompatibles entre sí. Así, hay quienes dicen que es el segundo ser más importante en el cielo después de Dios, y que se sienta a la izquierda (Cristo está a la derecha) del Padre; mientras otra teoría, parcialmente en base al mismo hecho, dice que Metatrón es Satán, El Adversario; o bien, pasando a otro punto de debate, unos creen que Metatrón fue humano y que en su vida humana fue el profeta Enoc, mientras otros piensan que no fue humano y hay quienes dicen que es el más antiguo de los arcángeles. Como se ve, la figura de Metatrón permanece envuelta en la niebla del debate esotérico; y es que, de hecho, éste arcángel es fundamentalmente una figura del misticismo y el ocultismo, que ha sobrevivido al paso de los siglos y actualmente ha sido rescatado por el movimiento de la Nueva Era; ya que, en lo que respecta a su naturaleza en el marco de la fe, Metatrón no es aceptado ni por el Catolicismo ni por ninguno de los movimientos protestantes, ya que nunca aparece explicitamente en el Antiguo Testamento o en el Nuevo Testamento.

Etimología

El nombre Metatrón nunca ha sido definitivamente explicado, ya que al parecer no tiene una etimología clara. Unos creen que deriva de la palabra hebrea para “guardián de la entrada”, mientras otros plantean que proviene de la expresión griega para “aquel detrás del trono”, significado éste último que tiene mayor popularidad aunque no mucha aceptación entre los especialistas. Por otro lado, se ha propuesto que el nombre puede estar vinculado a los términos latinos metator (“mensajero”) y mitator (“explorador de las legiones”), aunque en ese caso no se explicaría cómo los términos latinos habrían derivado hacia Metatrón, nombre al que no le corresponde ninguna palabra hebrea en particular…

Algo que complica aún más el asunto es la cantidad de variaciones (Methraton Meetatron, Metrator, Merattron, etc…) que existen para el nombre. En ese marco, Odeberg lanzó la aguda hipótesis de que Metatrón podría ser la metonimia de una frase judía cuyo significado sería el de “pequeño YHVH”, esto es, “pequeño Yahvé” o “pequeño Jehová”, ya que era ese el título que se le daba al arcángel, por estar imbuido en una gloria semejante a la de Dios, único ser por encima de él.

Con respecto a lo anterior, resulta interesante y contundente un diálogo del libro de Enoc, en el cual se plantea claramente la identidad entre Metatrón y Enoc:

‹‹Dijo Rabí Yismael: En aquel momento, pregunté a Metatrón el ángel, el príncipe de la presencia:

—  ¿Cómo te llamas?

Me respondió:

—  Tengo setenta nombres, que corresponden a las setenta lenguas existentes en el mundo, y todos ellos están basados en el nombre de mi rey, el Santo, bendito sea, pero mi rey me llama “joven”.

Dijo Rabí Yismael: Pregunté a Metatrón:

—  ¿Por qué eres llamado con el nombre de tu creador, con setenta nombres? Y siendo tú el más grande de todos los príncipes, el más elevado de todos los ángeles, el más amado entre los siervos, el más honorable entre los ejércitos y el más excelso de todos los poderosos en cuanto a realeza, magnificencia y gloria, ¿por qué te llaman “joven” en los altos cielos?

Respondió diciéndome:

—  Porque soy Henoc ben Yared››

Aspecto

A nivel de iconografía oficial, la única imagen canónica es la que proviene del mito de Metatrón-Enoc; pues hay tres propuestas sobre el problema de quién es Metatrón: 1) Metatrón es el ángel primordial, creado por emanación directa de Dios, 2) Metatrón es el profeta Enoc después de experimentar su transformación divinizante, 3) En el cielo coexisten los dos Metatrones anteriores, siendo el Metatrón-Enoc (de seis letras en su nombre) uno de gloria menor al Metarón-primordial (de siete letras en su nombre). Volviendo a nuestro tema, se cuenta que, cuando Dios transformó al profeta Enoc  luego de escogerle entre los mortales, le convirtió en un ser de fuego divino con 72 alas y 365000 ojos. Al respecto, el Libro de Enoc cuenta que Metatrón le narró a Rabí Yismael su experiencia del siguiente modo: ‹‹Cuando me tomó de entre los pertenecientes a la generación del diluvio, el Santo, bendito sea, me hizo ascender en las alas del viento de la Sekinah al firmamento altísimo y me introdujo en los grandes palacios que están en alto del firmamento de Arabot (…). Antes de designarme para atender el trono de la gloria, el Santo, bendito sea, abrió para mí trescientas mil puertas de inteligencia, trescientas mil puertas de prudencia, trescientas mil puertas de vida, trescientas mil puertas de (…). Entonces el Santo, bendito sea, me añadió sabiduría sobre sabiduría, inteligencia sobre inteligencia, prudencia sobre prudencia, conocimiento sobre (…). Después de concederme todas esas cualidades, puso el Santo, bendito sea, su mano sobre mí y me bendijo con 5360 bendiciones. Crecí y aumenté de tamaño tanto como lo que mide el mundo a lo ancho y a lo largo. Él hizo que me salieran setenta y dos alas, treinta y seis a un lado y treinta y seis al otro, siendo cada una de las alas como el contenido del mundo. Fijó en mí 365000 ojos, y cada uno de ellos era como la luminaria mayor, y ningún tipo de esplendor, brillo, hermosura o belleza que se encuentre en todas las luces del universo dejó él sin fijar en mí.››

Ahora bien, resulta fácil intuir que el aspecto de Metatrón tiene en gran medida un carácter simbólico. Así, y partiendo de que se piensa que Metatrón es un serafín, vemos que normalmente los serafines tienen 3 pares de alas, mientras que Metatrón tiene 36, que equivale a multiplicar 3 por 12, siendo 12 el número de las tribus de Israel, el número de Israel en cierto sentido. A su vez, 36 por 2 da 72, que es el número de los nombres divinos pues, a partir de ciertos métodos de numerología cabalística, se puede y se ha derivado el 72 del “YHVH”, o nombre divino conocido como el “Tetragramatón”, de modo que el 72, en cierta forma, representaría a Dios, lo cual resulta pertinente si tenemos en cuenta que a Metatrón se le denomina “Pequeño Yahvé”. Finalmente, sabido es que Metatrón es el ángel-escriba, el detentor de secretos cósmicos. De él se ha dicho que posee una enorme sabiduría, y eso estaría simbolizado en el hecho de que tiene 365000 ojos, siendo que 365 es el número de días del año, 1000 representa a la totalidad entre sus significados y, por ende, 365000 puede interpretarse como la totalidad del tiempo; de modo que, si tiene 365000 ojos y el ojo simboliza a la conciencia, esto se puede interpretar como una clarividencia capaz de ver en todos los tiempos por venir.

Orígenes

Metatrón no aparece en el Tanaj (24 libros de la Biblia Hebrea, Antiguo Testamento para los cristianos) ni en el Nuevo Testamento, y su surgimiento se remonta al Libro de Enoc; el cual, tal y como hoy se conoce, fue editado en el siglo I de nuestra era, y sus partes fueron escritas entre el siglo III a.C. y el I. d.C. No obstante, hay tres versiones más (menos conocidas e importantes), cuyos periodos de composición más tardíos se remontan al siglo V de la era cristiana.

Ahora bien, no fue sino entre los siglos XII y XIII cuando, en el marco de las teorías cabalísticas, Metatrón empezó a cobrar una gran importancia, particularmente en relación al misticismo. Eso no quiere decir que antes no se le tomara en cuenta dentro de los judíos, pues sí tenía presencia y de hecho, como apuntan algunos críticos cristianos, Metatrón es en gran parte el producto-expresión del rechazo de los judíos hacia Cristo; pues estos, según los mencionados críticos, habrían acudido a Enoc y lo habrían divinizado para así, tal y como los cristianos hicieron con Jesús, divinizar a una figura humana y ponerla en el estatuto de un segundo ser divino después de Dios, cosa que queda claramente reflejada cuando se ven las semejanzas que existen entre el título de “El Hijo del Hombre” (para Jesús) y el título de “Pequeño Yahvé” o “Joven Yahvé” para Metatrón-Enoc.

 Funciones

El escriba divino:

metatron-escribaMetatrón es el escriba divino, el ángel que custodia importantísimos y numerosos secretos sobre la Creación e incluso, según ciertas fuentes, conocería el día del juicio final. Es él quien lleva el registro de las acciones humanas, de los méritos y deméritos individuales y sociales, de modo que él se encargaría de determinar quiénes estarían en la “lista de la vida”, pudiendo así aspirar a la vida eterna, a la salvación. Es por este papel de escriba que a Metatrón, según se cuenta, se le concede el privilegio único de estar sentado (los demás deben estar parados) en presencia de Dios, a su izquierda, estando Cristo a la derecha: esto, claro está, no en el judaísmo sino en ciertas creencias que presentan rasgos de sincretismo religioso y que prácticamente siempre tienen un carácter esotérico; como, por ejemplo, el enorme abanico de movimientos dentro del llamado New Age o Nueva Era. Así, es justo en el marco de este tipo de creencias donde Metatrón y la reencarnación se fusionan y entonces, de su función como escriba, Metatrón pasa a ser el guardián de los registros akásicos, los cuales son un registro (compuestos por energía imperecedera, incorruptible) de absolutamente todo lo sucedido desde el inicio de los tiempos y, por ende, un registro donde se guardan las vidas pasadas de cada individuo, siendo así potenciales catalizadores de iluminación y progreso espiritual para aquel que pueda descubrirlos, cosa que para algunos se podría lograr solicitándole a Metatrón la ayuda para salir en un viaje astral, visitar los registros y regresar al cuerpo físico sin olvidar lo aprendido, puesto que generalmente este tipo de viajes se olvidan o simplemente son inconscientes (en este caso, evidentemente no habría visita a los susodichos registros).

El ángel patrón de los niños:

Metatrón es el ángel patrón de los niños, debido al papel que el Zohar le da como el ángel que, en medio del desierto, guió al pueblo de Israel hacia la  Tierra Prometida. Se cree, en base a eso, que Metatrón guía a los niños tanto en la Tierra (simbolizada por el desierto) como en el Cielo (simbolizado por la Tierra Prometida). Según las creencias de la Nueva Era, en tanto patrón de los niños él ayudaría particularmente a los llamados “niños índigo” y “niños cristal”, socorriéndolos con su sabiduría para que puedan superar los obstáculos de su evolución espiritual.  Pero, sea que se trate de estos niños o de niños comunes, los padres pueden pedirle a Metatrón que guíe a sus niños, y éste de seguro accederá siempre y cuando la guía sea en pro del progreso interior o incluso del desarrollo de habilidades psíquicas…

Jefe de los ángeles de la muerte:

Debido a que Metatrón fue humano (Enoc), la Angeología lo asocia a Gabriel y Samael en sus roles de ángeles de la muerte. Por ello, Metatrón habría de supervisarlos cuando éstos ejercen su ayuda para que, en el proceso de la muerte, las almas de los humanos puedan pasar del plano físico al plano espiritual, siendo este un tránsito difícil en el que generalmente el alma experimenta cierto grado (variable) de confusión con respecto a cosas como dónde se encuentra, cómo se encuentra, qué es lo que ve, y qué es lo que debe buscar y cómo debe buscarlo…

Ángel iluminador:

También en parte porque fue humano, a Metatrón se le atribuye la función de dirigir la ascensión y activación del “cuerpo de luz” en el ser humano. Es particularmente aquí donde se percibe cómo su rol místico se ha adaptado a las creencias contemporáneas, ya que actualmente se habla de su ayuda para la “transformación”, la “purificación”, y el consiguiente ascenso de la conciencia en su paso de un “nivel de evolución” determinado a otro superior.

El jefe supremo de los ángeles:

Para los cristianos y para muchos judíos, el comandante de la milicia celestial sería el arcángel Miguel, pero muchos textos contemporáneos, “más especializados en mercadeo que en cosmología” según diría un crítico, lo colocan como el gran comandante de todos los ángeles (por encima de Miguel y Gabriel explícitamente) y como el líder de los ángeles de la muerte (dirigiendo así a Sariel y Remiel). Sin embargo este papel, aunque exagerado en los textos mencionados, sí tiene un fundamento bibliográfico sólido en el Libro de Enoc; cito pues las palabras que Metatrón le dijo a Rabí Yismael: ‹‹Todas estas cosas realizó para mí el Santo, bendito sea: me hizo un trono similar al trono de la gloria y extendió sobre mí una cortina de esplendor y brillante apariencia, de belleza, gracia y merced, semejante a la cortina del trono de la gloria, en la que todas las clases de luminarias que hay en el mundo fueron fijadas. Colocó el trono junto a la puerta del séptimo palacio y me hizo sentar en él. Y en cada uno de los cielos salió el heraldo para proclamar acerca de mí: “Éste es Metatrón, mi siervo, al que he colocado como príncipe y soberano sobre todos los príncipes de mi reino y sobre todos los hijos del cielo, a excepción de los ocho grandes príncipes, los honorables y temibles, que son llamados Jehová, por el nombre de su rey”››

El puente entre Dios y los hombres:

En esa misma línea del esoterismo mercantil contemporáneo, Metatrón ha sido exaltado como el ángel encargado de llevar las oraciones a Dios (como si Dios, en su omnisciencia, necesitará que alguien le lleve las oraciones de sus hijos e hijas…), deviniendo así en un importantísimo puente entre Dios y la Humanidad. Sin embargo, existe otro sentido en el que este ángel conforma un puente entre Dios y los seres humanos, y este sentido es cosmológicamente mucho más interesante; a saber, se dice que el arcángel Uriel forma el primer extremo del puente entre lo humano y lo divino, representando a la esfera de lo material, mientras que Metatrón forma el otro extremo del puente, el del espíritu, siendo de ese modo el protector del umbral que media entre el reino de las formas (presente en la materia) y el reino trascendental y espiritual de la no-forma. Es pues por lo dicho anteriormente que a Metatrón le corresponde la sefirá Keter o Corona, la más elevada de todas las esferas del Árbol Cabalístico de La Vida.

¿Ángel severo o Demonio?

La condición de Metatrón como ángel severo empezó a tomar cuerpo entre los cabalistas medievales, ya que estos deseaban preservar la imagen de un Dios misericordioso pero a la vez querían conservar la verdad de los textos revelados. Entonces: ¿quién ahogó a los egipcios cuando se cerraron las aguas tras el paso del “pueblo elegido”?, ¿quién detuvo la mano de Abraham cuando iba a matar a Isacc?, ¿quién hizo cosas tan duras como calcinar Sodoma y Gomorra y guiar a los judíos contra sus enemigos bélicos al punto de ser llamado “Dios de los ejércitos”?  La respuesta ya se intuye: Metatrón, el “Pequeño Yahvé”, un ángel llamado como su creador, coronado e investido de gloria al igual que su creador y, por lo tanto, confundible con el mismo…

De lo anterior se pasó a la sospecha de que Metatrón era el mismo ser que Satanás, y las razones eran estas: 1) se sentaba a la izquierda de Dios, simbolizando la izquierda al camino de Satanás y la derecha al camino de Dios, 2) Creó (al menos según cierta teoría) la materia, y para muchos gnósticos la materia se identificaba con el mal, mientras que el espíritu con el bien, 3) Es identificable con Satán a partir de que Satán, como la serpiente del Edén, tienta a Eva con el fruto del conocimiento, mientras que paralelamente, Metatrón es concebido como un ángel de sabiduría que entrega conocimientos ocultos a los hombres, conocimientos respectivos a secretos cabalísticos, geometría sagrada (el famoso Cubo de Metatrón, por ejemplo), etc. 4) Es un ángel que estuvo en presencia de Dios, y que es llamado “príncipe de príncipes”, al igual que el querubín del relato bíblico de Ezequiel, que según las interpretaciones viene a ser Lucifer.

El cubo de Metatrón

metatron-cubo

El “cubo de Metatrón” es una de las más famosas figuras de la Geometría Sagrada. Supuestamente el mismo Metatrón lo habría creado a partir de la energía de su propia alma. En cuanto a cómo se lo obtiene, tenemos que este cubo parte de tomar al llamado “fruto de la vida”, una figura sagrada compuesta por 13 circunferencias tangentes y congruentes, construidas a partir de un hexágono regular. Así, uniendo los centros de cada circunferencia con los centros de las demás circunferencias, se genera el Cubo de Metatrón, compuesto por 78 líneas. Eso en dos dimensiones, pues también, y aunque mucho más complejo, existe un proceso para derivarlo en tres dimensiones, aunque por definición un cubo es una entidad tridimensional, pero el lector sabe que aquí nos referimos a la expresión tangible del Cubo de Metatrón, y no al concepto en sí mismo. En todo caso, los esoteristas creen que aquel cubo funcionaría como una especie de acelerador cuántico en el cual “se despiertan leyes eléctricas de dimensiones superiores y por tanto procesos de transmutación y cura”

Metatrón y el misticismo cabalista

En el “mapa medieval de los dominios espirituales”, existe algo llamado el Intelecto Agente, que es la esfera de unión entre la mente divina y la mente humana. En ese marco teórico, el místico y cabalista español del siglo XIII, Abraham Abulafia, emplea diversas y variadas fórmulas para indicar cómo cierta inmersión en la Torá —que incluye un dominio total de los modos de combinaciones de letras— es el sendero que conduce a la unión inherente a experimentar la esfera del Intelecto Agente. En cuanto a Metatrón, Abulafia lo introduce al plantear que la llamada “rueda de las letras” se encuentra bajo su jurisdicción, pues él es el ángel mencionado en Éxodo23, 20-21: ‹‹He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado. En él está mi Nombre››. Es pues en la última línea citada donde el Talmud ve una alusión al nombre Shaddai(uno de los nombres de Dios), el cual tiene el mismo valor numérico (314) que el nombre Metatrón, lo cual es interpretado como el hecho de que el ángel Metatrón es el guía en el viaje hacia la Tierra Prometida. Ocurre entonces que, en un nivel profundo, la Tierra Prometida representa la condición de unión con Dios, de modo que Metatrón viene a ser nuestro guía en el camino para aproximarnos progresivamente a Dios.  Pero también, tal y como dice Brian L. Lancaster en La esencia de la Kábala: La enseñanza interior del Judaísmo‹‹El Zohar Hadash conecta a Metatrón con la “rueda en la tierra” en la visión de Ezequiel (Ez1, 15). El Zohar procede a describir cómo las letras del Nombre inefable están grabadas en una llama que surge del ángel. Estas son las letras en el núcleo de las prácticas cabalísticas. En última instancia, cada una de las veintidós letras hebreas es contemplada como un Nombre en sí misma. Así, vinculándose a la rueda de las letras en mística concentración, el cabalista aspira a encontrarse con Metatrón, guardián de la vía para la unión con Dios››

Unas notas sobre el Metatrón primordial

Hasta aquí hemos venido hablando sobre todo del Metatrón-Enoc, que es el de mayor importancia en tanto que esa visión sobre el ángel es la más aceptada. Sin embargo, cabría decir un par de cosas sobre el Metatrón primordial, para lo cual les traducimos palabras del profesor St. Louis Howard Schwartz, tomadas de su libro Tree of Souls: The Mythology of Judaism. Dice así: ‹‹El Metatrón Primordial fue lo primero en la creación, el hijo de la Shekinah. Las primeras palabras de la Torá, “En el principio Dios creó”, se refieren a Metatrón. El Metatrón Primordial asistió a Dios en la creación del mundo, y ha asistido a Dios desde entonces en el gobierno de los mundos de abajo y de arriba. Cuando Dios dijo a Moisés, “Ven al Señor”, él se refería a ir hacia Metatrón. Esta descripción del Metatrón Primordial, claramente se parece a los mitos sobre el Hombre Celestial y Adam Kadmon. Lo que es inusual es que el Metatrón Primordial es descrito como el hijo de la Shekinah. Partiendo de que este mito es encontrado en el Zohar, la Shekinah se refiere a la “Novia de Dios”, convirtiendo al Metatrón Primordial en el hijo de Dios y la Shekinah.››. Ahora bien, el lector se preguntará lo siguiente: ¿cómo puede hablarse de la “Novia de Dios”?, ¿Acaso esta novia de Dios es increada y eterna ya que se dice que Metatrón fue el primer ser creado y de lo contrario habría contradicción? Veamos, para empezar el término “novia” es figurativo, y la mayúscula juega un papel muy importante en su significado. Así, en la tradición cabalística la Shekinah o “Novia de Dios” designa el aspecto femenino de la Divinidad, la “Presencia”, la también llamada “Divina Princesa”, funcionalmente equivalente (en gran parte al menos) al Espíritu Santo de los cristianos y a la Madre Cósmica de los hinduistas; según esto, es lógico que siempre haya existido, pues es un aspecto de Dios mismo. De ese modo, Metatrón vendría a ser el fruto de la interacción creativa entre los aspectos femenino y masculino de Dios y, a la vez, su hijo y primer ser creado.

Tabla

Color: Blanco nacarado, blanco resplandeciente, dorado.

Rayo: Blanco

Chakra: Chakra coronario

Sello, invocación y oraciones

Sello de Metatrón:

 metatron-sello

Invocación-oración hecha por la angéologa Cristina del Solar:

Desde este momento, invoco la presencia del Arcángel Metatrón para que me guíe por el camino correcto, para que pueda dar vuelta la página de la injusticia, de la carencia, de la tristeza y el resentimiento que hay en mí y a mi alrededor, su presencia trasmutará mal por bien, tristeza en alegría, oscuridad en luz, todo lo negativo en mí se convierte en sanador, todo lo que me ataba y frenaba se convierten en impulso para lograr mis objetivos    Siento tu fuerza transmutadota en mí..

Amado Arcángel Metatrón, te pido que me ayudes a encontrar el equilibrio que necesito, a encontrar las nuevas posibilidades para ser pleno, sano y prospero. Te encomiendo mi avance en el camino que Dios ha preparado para mí.

Arcángel Metatrón, tú que representas la equidad, el balance, la justicia, la recompensa, te pido que intervengas por mi (o Por…) y pongas estas virtudes en mi vida presente. Necesito que (nombrar situación puntual) se equilibre, actúe la justicia divina para que sea resuelto definitivamente. Te doy gracias por tu amor y sé que desde este momento las cosas se equilibrarán.

 Oración 1:

Arcángel Metatrón, luz de todos los Serafines,

con tu sublime protección primordial ayúdame a lograr la quietud

de mi espíritu para darme fuerzas para continuar y vencer,

siempre en nombre de la verdad

iluminándome en todos mis caminos.

Con tu luz divina,

dame confianza en mi mism@ y fe en mis ideales.

Estaré a tu servicio pues soy dign@ de tu protección.

Libérame de todas las impurezas que puedan perjudicarme.

Concédeme una existencia tranquila

para trabajar con amor.

Amén

 

Oración2 (para una petición concreta):

Glorioso arcángel San Metatrón, intercede por mí, y ayúdame a activar mi cuerpo de luz y recorrer el camino de la iluminación.

Glorioso arcángel San Metatrón, imploro tu continua custodia para mantener la claridad mental y la luz del espíritu con cada paso que doy hacia la luz de Dios.

Glorioso arcángel San Metatrón, envuélveme en el blanco de tu luz y ayúdame a llenarme de tus bendiciones de tranquilidad, balance, limpieza emocional y armonía. Ayúdame a sentir la claridad de la luz que traes a mi alma y a compartirla siempre con todos mis semejantes.

Protector mío, concédeme la gracia que te solicito (haz tu petición) si es conveniente para el bien de mi alma y de todo el mundo. Acompáñame y guía todos mis pasos hasta alcanzar la vida eterna y el amor divino. Amén.

 

Oración 3 (reconociendo la identidad Enoc-Metatrón): 

Oh, Enoc, que eres el Arcángel Metatrón acepto tu presencia.

Tú que eres el Canciller del Cielo, Ángel de la Alianza y Rey de los Ángeles

Que eres el anotador y supervisador de todos nuestros actos en el libro de la vida registrándolos así con una pluma.

Pido doy gracias porque serás un testigo del bien que hago, quizás de esos actos de Amor o Benevolencia no reconocidos por los demás.

Busco tu consejo para que me ayudes a encontrar el equilibrio entre lo que damos y lo que guardamos para nosotros mismos.

Guía mis esfuerzos y ayúdame a encontrar la medida correcta para mi rendimiento y actividad. 

Agradecido quedo de ti eternamente Arcángel Metatrón.

Gracias Padre

Gracias Jesús de Nazareth

Gracias Virgen Maria

Gracias Universo

Gracias Ángel de la Guarda

Gracias Arcángel Metatrón.

 Fragmentos de supuestos mensajes de Metatrón

metatron-james-tyberonnComo se verá, todos los fragmentos provienen de mensajes enviados a través del canalizador James Tyberonn. Los originales fueron escritos en inglés, y estas son solo buenas traducciones, que existen gracias a que, al parecer, James Tyberonn es el principal canalizador de mensajes de Metatrón; y es que, y cabe decirlo, cada arcángel suele tener un conjunto de canalizadores conocidos, dentro de los cuales a veces destaca un transmisor particular, como en este caso. Otro punto a considerar es si son o no reales los mensajes, y eso es algo que aquí no podemos asegurar pues, a menos que existan patentes evidencias de falsedad (como la contradicción lógica o algo que atente contra el sentido común), no podemos asegurar que lo que se dice de un ente espiritual (ángel, demonio) es falso, a menos que evidentemente pertenezca al campo de la mitología o el relato simbólico. Así mismo, en un nivel más general no tomamos posición sobre si existen o no los seres sobre los cuales les damos información; pero, y es lo que se ha hecho aquí, en el caso de los supuestos mensajes reales tomamos los que tengan mayor calidad intelectual y muestren algo de la sabiduría que pertenece a los ángeles tal y como se los concibe.

De un mensaje enviado el 15 de julio del 2012, canalizado a través de James Tyberonn: ‹‹Ha habido siempre ciertos lugares en el planeta que han llegado a ser reconocidos como sagrados. Círculos de piedra, templos, pirámides y catedrales fueron colocados en estas áreas por los ancestros. En las últimas dos décadas, vuestros académicos se han involucrado en el estudio de los antiguos monumentos y tienen evidencia creíble de que ciertas estructuras monumentales antiguas alrededor de la Tierra tienen varias características en común. Una de las más interesantes es en torno a las ondas estacionarias. Les decimos, muchas de las estructuras fueron planificadas arquitectónicamente y diseñadas acústicamente para permitir específicas ondas y frecuencias de sonido que afecten vuestro campo energético. Estas pueden en efecto estimular la pineal en los humanos de suficiente cociente de luz y de este modo aumentar la experiencia multidimensional. Les decimos que no son simplemente las estructuras; realmente, las estructuras dependen en gran grado del vector de ubicación y de la mineralogía del sitio. De hecho, estructuras idénticas construidas en sitios diferentes tendrán diferentes frecuencias tonales si la matriz geológica, la ubicación latitudinal y la mineralogía difieren significativamente.››

De un mensaje enviado el sábado 29 de septiembre del 2012, canalizado a través de James Tyberonn:‹‹Hay muchas lecciones que se les concede cuando las relaciones de dualidad finalizan. En las relaciones que son terminadas por uno y perseguidas por el otro, a menudo existe una sensación de traición que resulta en una persecución cargada emocionalmente de rechazo que se produce inicialmente. Esto puede entonces convertirse en ira por el  aparente rechazo y puede caer en una espiral hacia abajo en ataque y el odio. Con el tiempo aprenderán que toda la energía negativa emitida regresa a la fuente de la proyección. No se trata de quién tenía razón y quién estaba equivocado, sino de qué energía se proyectó. Siempre y cuando ustedes porten dolor,  ira y odio, estas energías harán pedazos su campo áurico, mancillarán el  mundo y  envenenarán su estabilidad emocional. Mientras se enfoquen o moren en el dolor, la ira y el odio, van  a atraer hacia ustedes más de lo mismo. Punto y aparte. Sin excepciones… Es simplemente la Ley de Atracción.››

De un mensaje enviado el domingo 12 de agosto del 2012, canalizado a través de James Tyberonn:‹‹El aspecto lineal del pasado raramente es como recordáis que es. De hecho, constantemente reacomodáis vuestra memoria del pasado con la experiencia de cada momento nuevo, con cada nueva ocurrencia. Es una constante metamorfosis desde el instante de cualquier evento experiencial dado. Vuestros hipnoterapeutas están conscientes de que las seudo-memorias o eventos pasados alterados o ficticios pueden ser implantadas en los cerebros de los humanos por medio de profundo estado de inducción; y en un sentido muy real estas memorias y la manera como afectan a los sujetos parecen volverse muy reales. Entonces, sigue razonar que futuro, presente y pasado son siempre recreados por cada individuo a medida que las creencias, las actitudes y las asociaciones evolucionan y cambian. Y tomad nota de que lo que ocurre es una verdadera recreación en tiempo-real, no una metafórica. Los cambios que hacéis son muy reales. El pequeño niño interno sin duda está aún dentro del adulto humano mientras crecéis en edad. Pero ese niño interno también es dinámico, no moldeado como una versión permanente que permanezca como fue. El niño dentro del humano cambia constantemente todos los días, como lo hace el adolescente, el adulto joven y el mayor en vuestro futuro.››

El Arcángel Jofiel

Jofiel es el arcángel de la sabiduría, la iluminación y el intelecto. Algunos piensan que fue él quien expulsó a Adán y Eva del Paraíso y, con una espada de fuego, se quedó guardando el camino al Árbol de la Vida. A diferencia de Miguel, Gabriel y Rafael, Jofiel es un arcángel que se ha manifestado muy poco al hombre, un arcángel cuya naturaleza está investida de misterio.

Jofiel es uno de los siete arcángeles que están en la presencia de Dios y que Las Escrituras llaman “príncipes del cielo”. Él es el arcángel de la Sabiduría y la Iluminación; por ello, algunos han postulado que fue Jofiel quien expulsó a Adán y Eva del Paraíso y quien se quedó cuidando el camino que llevaba al Árbol de La Vida.

Su nombre ha sido interpretado como “Belleza de Dios” o “Luz de Dios”, estando lo segundo ligado a la lección que éste ángel tiene para el hombre, lección ésta que consiste en el hecho de que, desde cierta perspectiva, todo es aprendizaje dentro del mismo camino que, cada uno a su manera, recorre en pro de una meta: la ascensión. Así, Jofiel tiene el don de mostrarle al hombre como todo es un proceso de enseñanza que se repetirá una y otra vez hasta que el alma logre la iluminación derivada de comprender el Plan Divino.

Su origen se remonta a escritos del llamado Pseudo-Dionisio, el cual era un teólogo bizantino anónimo que firmó sus escritos a nombre de San Dionisio Areopagita y vivió a finales del s. V e inicios del s. VI. De ese modo, su origen es mucho menos antiguo que el de arcángeles como Miguel, Gabriel, Uriel y Rafael, los cuales tuvieron su origen en el famoso Libro de Enoc.

En la tradición judía se le ha visto como equivalente a Yefefiah (uno de los llamados “Ángeles de La Presencia”), como uno de los “Príncipes de La Ley” y como compañero del arcángel Metatrón. El Zohar dice que comanda 53 legiones de ángeles y que supervisa la lectura de la Torá en el Sabbat. También, dentro del esoterismo judío se le ha descrito como uno de los “ocho ángeles príncipes de la Merkaba”, siendo en esa óptica superior a Metatrón y todos los ángeles que no participan del rango de “príncipe de la Merkaba”. La Cábala dice que él es el ángel que debe invocarse para crear amuletos, que astrológicamente es el espíritu de Júpiter cuando la influencia de este planeta está en Piscis y Sagitario; y, para algunos, Jofiel sería el mismo ser que Dina, quien era una angelina guardiana de la sabiduría de la Torá y quien fue la encargada de enseñar 70 lenguas a los humanos de los inicios después de la expulsión de Adán y Eva y antes de la caída de la Torre de Babel.

Sobre su puesto entre las nueve jerarquías angélicas hay discrepancia. Así, unos creen que fue él un querubín que Dios puso para cuidar el camino al Árbol de la Vida luego de la expulsión de Adán y Eva; en cambio, otros piensan que es uno de los jefes de la Orden de los Tronos.

En cuanto a su naturaleza astrológica, Cornelius Agripa (1486-1535) ha dicho que Jofiel es uno de los regentes de Saturno; Paracelso ha dicho que es la inteligencia de Júpiter y su regente cuando está (Jupiter) sobre Piscis y Sagitario, además de que se alterna con Zadquiel en la regencia de Saturno. Por último, hay interpretaciones que lo ponen como el “ángel de Septiembre” y como regente de Libra, estando por ello dotado del poder de curar la estupidez.

El Arcángel Jofiel y el Cristianismo 

La Iglesia Católica solo reconoce de manera oficial a tres arcángeles debido a que solo tres se encuentran en la Biblia: Miguel, Gabriel y Rafael. A Jofiel, junto con los otros arcángeles, no los niegan pero tampoco los afirman en el sentido de que dentro de la doctrina oficial sean referidos como seres efectivamente existentes. Exactamente lo mismo ocurre con las Iglesias Cristianas Ortodoxas: solo reconocen a Miguel, Gabriel y Rafael, dejando así a Jofiel en lo que se podría considerar como un espacio de indeterminación doctrinal.

Por su parte, en general las iglesias protestantes solo reconocen a dos (Miguel y Gabriel), habiendo incluso iglesias como la Adventista o Los Testigos de Jehová, las cuales dicen que Jesús y el arcángel Miguel son el mismo ser. Así, dentro de estas iglesias Jofiel quedaría despachado; aunque, en lugar de aceptarse su culto a nivel extra-oficial como en general suele hacer de forma tolerante el Catolicismo (en parte porque en cierto época la Iglesia Católica sí creyó en siete arcángeles), a nivel del Protestantismo esto sería muchas veces atacado como “idolatría”.

Funciones, dones, virtudes y servicios del Arcángel Jofiel

Algunos ocultistas creen que Jofiel es el arcángel que se encarga de tender puentes energéticos entre los distintos niveles y dimensiones de la realidad espiritual, permitiendo así no solo la eficiencia de la comunicación entre ángeles y humanos sino también cualquier proceso comunicativo entre dos o más seres que presenten heterogeneidad a nivel de los planos y niveles energéticos en que manifiestan sus respectivas existencias; aunque, lejos de limitarse a lo anterior, su papel de gestionador de puentes energéticos permite o facilita el que un ser espiritual determinado pueda viajar a otro plano o dimensión como ocurre, por ejemplo, en el desdoblamiento astral.

Jofiel está asociado a virtudes como la sabiduría, la iluminación, la inteligencia, la apertura mental y la libertad que brota de la disolución de la ignorancia, la espiritualización de la mente y la emancipación de las ataduras interiores que operan en la mente.

Jofiel puede otorgar los dones espirituales de la sabiduría, la iluminación, la claridad mental, el deseo de conocimiento, la reflexión profunda, la introspección que conduce al autoconocimiento, la liberación de la estrechez mental y los prejuicios, la liberación del orgullo, la inspiración (principalmente inspiración filosófica y artística), la conexión con el Ser Superior Interno, el acceso a niveles más profundos y espirituales de conciencia, la reconexión entre partes separadas del alma, la conexión entre el séptimo chakra y los chakras extracorpóreos que existen por encima de la cabeza y permiten tomar conciencia de nuevos planos espirituales; y, por último, las visiones.

Por lo anterior, entre otras cosas a él podemos recurrir cuando necesitamos claridad mental para estudiar o pasar exámenes; o, ya a nivel de cuestiones más importantes, podemos llamarlo cuando estamos en crisis existenciales, en etapas de grandes cuestionamientos filosóficos cuya resolución requiere que nuestra mente opere en toda su potencia y que la sabiduría no permita que nos engañemos con retorcidos sofismas y abstracciones.

Datos Adicionales

Día de la semana: Lunes

Día de su celebración: 29 de Septiembre

Color: Amarillo-Dorado (color de su vibración)

Rayo: Amarillo

Chakra: Séptimo

Lugar de retiro: Jofiel tiene como lugar de retiro el espacio aéreo que está sobre las llanuras del centro de China en lo que es la parte que está al sur de la Gran Muralla, cerca de Lanchou: allí, a nivel etérico, suele manifestar intensamente su energía.

 Representación:

Su representación más común es la de un arcángel con ropas doradas, una espada ardiente en una mano y un libro en la otra: el dorado de la vestimenta representa sabiduría, iluminación y santidad, la espada remite a que cuida el Árbol de La Vida y el libro representa el conocimiento.

Otra representación, ligada a la interpretación de su nombre como “Belleza de Dios”, lo pone con plumas de pavo real, simbolizando así la belleza y el poder que obtiene del conocimiento de Dios. Pero hay también un elemento sumamente importante y esotérico en esta representación: los múltiples ojos presentes en las plumas del pavo real. Y es que el ojo remite a la percepción y por ello simboliza a la conciencia: de ese modo, la multiplicidad de ojos representa la ubicuidad de conciencia que Jofiel posee.

 Oraciones:

‹‹Yo Soy la Iluminación y la Sabiduría de Dios, dirigiéndome en todo lo que hago. Oigo, entiendo y bendigo a todas las cosas que contacte en este día. Vive dentro de mí el poder suplidor infinito de cada una de mis necesidades y requerimientos. Dentro de nuestro corazón está la llama dorada de la iluminación que nos revela la Verdad. Hoy tomo la decisión de hacer, aquieto mi cuerpo mental y recibo la idea exacta que revela la perfección en mi mundo. Amado Arcángel Jofiel: Te amo, te bendigo y te doy las gracias por todo lo que tú significas para nuestra Tierra y toda la Humanidad. Ayúdame a recibir las ideas perfectas desde el corazón del Padre.››

‹‹Porque es el Señor el que da la sabiduría y de Él procede la ciencia  y la sensatez, con la sabiduría se edifica la casa, con la  inteligencia se consolida, así es la ciencia, la sabiduría para tu alma, si la adquieres tienes un porvenir y tu esperanza no será  frustrada, Arcángel Jofiel, danos estos dones y protege a los que obran con justicia y equidad, con prudencia y rectitud. Ilumina mi  entendimiento, ayúdame a conocerme a mí mismo, ayúdame a tener ideas  propias, a pensar alto, a mirar profundamente, a observar siempre y aprender de todos.››

‹‹Oh! Sabio, radiante, esplendente, amado Arcángel Jofiel, nuestras mentes y corazones están ávido de penetrar en los laberintos insondables,  misteriosos de la sublime ciencia del conocimiento de la Divinidad, de la Potestad,  del espíritu del  Señor Dios que nos creó, que nos guía y nos ama desde la cuna al ataúd.  Tú, amadísimo Arcángel Jofiel, ilumina nuestra senda con la luz de  la eterna  sabiduría, líbranos de la amenaza de la duda y la incomprensión, nutre nuestro espíritu con  la cuota indispensable de sabiduría que nos conduzca seguros al edén prometido a los justos. Amen››

 Sello e Invocación:

Una manera (hay algunas) bastante eficiente para invocarlo es la siguiente:

  1. Asegúrese de que sea lunes. En cuanto a la hora, comúnmente se cree que a las cinco de la madrugada es la hora de los ángeles, por lo cual comenzar el ritual a las cinco podría ser muy bueno.
  1. Procure estar solo y no ser interrumpido.
  1. Tome una vela amarilla o dorada con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
  1. Tome una cartulina blanca, dibuje el sello del arcángel Jofiel en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Jofiel y un agradecimiento por estar en su camino
  1. Encienda la vela amarilla o dorada.
  1. Tome la cartulina blanca, lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso
  1. Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
  1. Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Jofiel. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
  1. Cierre los ojos, relájese, ore interiormente, intente sentir a Dios, visualice una espiral de luz dorada que viene de arriba, entra por su cabeza, llena su alma de luz dorada y le llena de energía divina; ahora, visualice a Jofiel (como una luz dorada o como usted quiera siempre y cuando la imagen refleje la esencia espiritual del arcángel) e intente sentirlo, luego visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y al arcángel Jofiel y abra los ojos.
  1. Queme el papel antes de que la vela amarilla o dorada se consuma.
  1. Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los lunes que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo.

Pautas para invocar ángeles y demonios

Horarios para contactar con los demonios y con el poder de cada uno de los nueve coros angélicos, revelaciones sobre el poco conocido papel salvador de los Serafines, Querubines y Tronos, descripciones sobre la naturaleza de cada coro angélico y consejos para llenarnos de buenas o malas energías según queramos invocar a los hijos de La Luz o a los habitantes de Las Sombras…

Horarios para invocar ángeles y demonios

Lo que se presentará en esta primera parte ha sido tomado del libro Como descubrir al Maestro Interior: Interpretación esotérica de los Evangelios. La autoría del libro es de Enrique Llop (conocido como Kabaleb), un periodista, escritor, astrólogo y respetado experto en la Cábala y el ocultismo en general.

La tabla expuesta muestra los horarios en que cada coro angélico tiene su regencia espiritual; o, dicho en otras palabras, el intervalo de tiempo en que son más fáciles de contactar y sus funciones espirituales están en la cumbre de su actividad. También la tabla muestra el hecho de que, desde las 12 de la noche hasta las 6 de la mañana, son los demonios los que tienen la regencia espiritual y por tanto en ese tiempo el hombre está mucho más sujeto a su influencia y puede, si acaso tiene inclinaciones satanistas, contactarlos con mayor facilidad. En cuanto a la razón de que se haya señalado el intervalo de 3 a 4 de la madrugada como la franja de mayor actividad dentro del horario de regencia demoníaca, ello se debe a que, al menos según la Demonología, los demonios tienen a esa como su hora predilecta porque es una forma de blasfemar contra Dios en tanto que Cristo nació a esa hora (al menos eso dicen algunas teorías) y murió a las tres de la tarde, hora que sería el reverso de las tres de la madrugada.

En cuanto a Kether, Hochmah, Binah y todos los otros nombres que aparecen asociados a los distintos coros que muestra la tabla, son todos ellos nombres correspondientes a las distintas esferas sefiróticas o séfiras, concepto aquel que se usa en la Cábala para referirse a las distintas etapas-aspectos de la manifestación o expresión de la luz divina y, por tanto, a la mecánica de progresión propia de su manifestación cósmica.

HORARIO DE REGENCIA

FUERZA ESPIRITUAL

De 6 a 8

Serafines de Kether

De 8 a 10

Querubines de Hochmah

De 10 a 12

Tronos de Binah

De 12 a 14

Dominaciones de Hesed

De 14 a 16

Potencias de Geburah

De 16 a 18

Virtudes de Tipheret

De 18 a 20

Principados de Netzah

De 20 a 22

Arcángeles de Hod

De 22 a 24

Ángeles de Yesod

De 24 a 6 (especialmente de 3 a 4)

Luciferianos

Nota: Cada coro, si bien tiene un rol particular de ayuda al ser humano, está destinado a ejercer su rol en el horario que le corresponde. Lógicamente puede ejercerlo en otro horario, pero dentro del itinerario divino es en el horario que le ha sido señalado cuando cada día debe ejercer esos roles y cuando más fácil resulta al hombre acceder a la ayuda que representa dicho rol angélico.

 Los coros del rescate espiritual

La información que se verá también ha sido sacada del mismo libro que la tabla pero, a diferencia de aquella, corresponde a un resumen esquematizado en el cual, para fines de claridad, se han reelaborado ciertos aspectos terminológicos.

La idea general es que los tres coros de la primera jerarquía angélica tienen un papel especial en la salvación del hombre según las teorías cabalísticas desarrolladas por Kabaleb. Pero ese papel especial presenta la particularidad de que se desarrolla de 6 a 12 de la mañana, dejando así en claro que la mañana es una parte del día que goza de gran luminosidad espiritual y, por ello, es recomendable hacer meditación, oración, lecturas espirituales y cosas así durante estas seis primeras horas en que la luz natural va de la mano con la luz espiritual.

Finalmente cabe advertirse que, cuando se usen mayúsculas y se escriba ‘Voluntad’ en vez de ‘voluntad’, ‘Amor’ en vez de ‘amor’, ‘Inteligencia’ en vez de ‘inteligencia’, y así con otras palabras, será en cada caso para indicar, con la mayúscula, el hecho de que se habla de una de las séfira.

Serafines

  • Los Serafines personalizan la fuerza divina de la Voluntad.
  • Los Serafines ayudan a los humanos relativamente evolucionados, inculcándoles una voluntad de retorno al Reino de Dios, reino que abandonaron sin conocer el camino de regreso.
  • La acción de los Serafines es más intensa en personas que, teniendo un elevado nivel de espiritualidad, no terminan de desprenderse del mundo profano por las dichas que éste ofrece. Es pues a personas de este tipo a las que la ayuda de los Serafines está especialmente destinada.
  • En general, para obtener la ayuda de estos seres es preciso estar despierto de 6 a 8. Durante esas horas es muy útil el ejercicio de sentarse con la columna erguida, relajarse y dejar la mente en blanco, abandonándose a la espiritualidad activa en el ambiente. Puede también, si se prefiere, visualizarse una energía (de los Serafines) que descienda sobre la cabeza de uno. Por último, en este estado de relajación es posible poner la mente en un asunto particular que no se comprenda y que sea relativo a la espiritualidad o a cuestiones profundas de carácter filosófico. Tras lo anterior, ha de formularse una pregunta concreta y poner la mente en estado receptivo a ver si aparece la respuesta, aunque casi siempre, cuando hay respuesta, ésta se manifiesta tras un lapso de tres días.

Querubines

  • Los Querubines representan la fuerza divina del Amor.
  • Los Querubines ayudan a personas con menor grado de evolución espiritual que aquellas a las cuales ayudan los Serafines, ayudan así a quienes, por decirlo de algún modo, han descendido más profundo en el abismo y, por tanto, necesitan algo más para salir de ahí que la mera infusión de Voluntad que otorgan los serafines.
  • La ayuda de los Querubines se da a través del Amor, fuerza ésta que emplean para generar circunstancias que permitan o ayuden al extraviado espiritual a encontrar el camino de regreso a Dios. Estas circunstancias, si bien habrán de generarse en el horario de regencia de los Querubines, generalmente no aparecerán en ese espacio de tiempo sino mucho después. Así mismo, la naturaleza de las circunstancias generadas por los Querubines será tal que, cuando se presenten en la vida del individuo, éste inmediata o prontamente reconocerá en ellas la Obra de Dios y el llamado de retorno.

Tronos

  • Los Tronos poseen la llamada Inteligencia Activa, fuerza espiritual que cabalísticamente está comprendida como formada por una parte de Voluntad, otra de Amor y otra de Sacrificio. El resultado de la Inteligencia Activa es el conocimiento, sobre todo en lo que respecta a las leyes del mundo espiritual y a las prerrogativas ético-morales que de aquellas se desprenden.
  • Los Tronos tienen la misión de ayudar a dos tipos de personas. El primer tipo es el de aquellos que, por ciertas tendencias que no han logrado superar, han descendido hasta un nivel en que prima lo mundano y el desinterés por lo espiritual. El segundo tipo es el de aquellos que, igualmente estando en un nivel en que prima lo mundano, no solamente que presentan desinterés por lo espiritual sino que jamás han tenido inquietudes espirituales, de modo que no es que han descendido, sino que nunca han estado más arriba del bajo nivel de desarrollo espiritual en que se encuentran.

 Naturaleza de cada coro angélico

Hay tres jerarquías angélicas y cada una contiene tres coros. Existe cierto grado de divergencia a nivel de los distintos abordajes teóricos con que se ha pretendido esclarecer la naturaleza de los nueve coros, no obstante lo que predomina es el consenso, al menos en relación a los aspectos más generales. Así, a continuación se hará una breve descripción sobre lo esencial que se ha dicho de cada coro angélico.

.
El primer nivel de la jerarquía angélica es el de los ángeles que están en presencia de Dios y conocen las esencias o aspectos del Altísimo. Sus coros son:

……………………………………….SERAFINES

Los serafines son los ángeles más cercanos a Dios y los únicos que tienen un conocimiento directo de su esencia. Es pues, debido al inconmensurable grado de evolución espiritual que representa lo anterior como también a la ubicuidad (capacidad de estar en más de un sitio a la vez) de sus conciencias, que los serafines han sido retratados con seis alas repletas de ojos (el ojo simboliza la conciencia). Pero también el fuego es un elemento clave en lo que respecta a las representaciones que los Serafines han tenido, siendo su significado el del llamado “ardor de la caridad” del que han hablado los teólogos cristianos; aunque, a nivel cabalístico, dicho fuego sería una expresión de que a este coro angélico le corresponde la séfira o esfera cabalística de Keter-Voluntad, cuya personalización es Dios-Padre y cuyo elemento simbólico es el fuego.

Según la tradición cristiana, los serafines son los ángeles encargados de la alabanza y la expansión de la gloria y el amor universal de Dios, así como de la difusión de la luz divina sobre los seres menos evolucionados.

Por último, cierta teoría postula que, a diferencia de los otros ángeles, los serafines son partes de Dios mismo.

QUERUBINES

Los Querubines poseen el conocimiento de la bondad y el amor de Dios y están asociados a la séfira Hochmach-Sabiduría, personalizada por Dios-Hijo y asociada al Amor como fuerza o emanación divina que, en la dinámica de la espiritualidad, es concebido como la causa primordial de la iluminación que produce la sabiduría. Así, de forma concordante en la tradición cristiana los Querubines son ángeles que irradian “plenitud de sabiduría”, aunque también son los guardianes de las obras de Dios y seres que ayudan en su evolución espiritual a quienes están por debajo de ellos.

TRONOS

Los Tronos poseen el conocimiento de los juicios de Dios y de sus normas divinas. Concordantemente, a nivel cabalístico están asociados a la séfira de Binah-Entendimiento, esfera ésta personificada por Dios-Espíritu-Santo. Pero este Entendimiento propio de Binah es esencialmente un conocimiento de las leyes universales, principalmente en lo que respecta a las leyes divinas y sus consecuencias normativas en el plano ético, razón por la cual se dice que La Ley es la concreción de Binah a nivel teológico en tanto que, antes del estadio de la Gracia-Amor traído por Cristo, estaba el estadio inferior en que el hombre regía su vida espiritual por reglas concretas cuya más viva expresión es la ley de Moisés.

Todo lo anterior permite pues comprender el hecho de que los Tronos sean los ángeles que llevan los registros de las acciones humanas y, a nivel de teorías esotéricas, sean los ángeles que rigen el karma.

.
El segundo nivel de la jerarquía angélica tiene como espacio operativo al universo o cosmos y sus miembros son seres con un enorme conocimiento sobre las causas generales[1] que rigen la mecánica del universo en un abanico de niveles que engloba mucho más que el mero estrato de la materia. Sus coros son:

………………………………………DOMINACIONES

Este coro se encarga de hacer cumplir los juicios divinos, por lo que tiene la tarea de regular y supervisar el cumplimiento de los deberes de todos los coros angélicos que están por debajo. Tienen así pues el deber de hacer lo posible para garantizar el orden espiritual del universo dentro de los límites inherentes al respeto del libre albedrío.

Según cierta teoría estos ángeles están en el límite entre lo infinito y lo finito, por lo que rigen dominios de conciencia expandida que no es posible cruzar sino para los Tronos.

POTENCIAS

Las Potencias (también llamadas “Poderes”) cuentan con la capacidad para evitar que las fuerzas malignas y las confusiones operativas alteren el balance y la armonía cósmica. Relacionado a lo anterior, está el planteamiento de cierta teoría que afirma que las Potencias mantienen el balance entre el espíritu y la matería.

 VIRTUDES

Las Virtudes ayudan a la plasmación y concreción de las aspiraciones humanas concordantes con la voluntad divina. Es por eso que su principal tarea concreta es el cumplimiento de milagros y prodigios que puedan ayudar a individuos y a grupos a acercarse a Dios o a creer en él (en el caso de ateos).

El tercer nivel de la jerarquía es el de los coros angélicos que tienen bajo su cargo los asuntos humanos. Sus coros son:

PRINCIPADOS

Este coro angélico tiene el maravilloso papel de guiar al hombre a través de la historia, no ya al micronivel de los individuos y grupos pequeños sino al nivel de las naciones, reinos y otro tipo de entidades (instituciones religiosas, por ejemplo) coagulantes de enormes grupos humanos. Vigilan así a muchos tipos de líderes, intentando influir sobre ellos para que tomen decisiones sabias y correctas; mas, y hay que señalarlo, sin violar jamás la libertad interior de los sujetos, razón por la cual, si la existencia de estos ángeles fuera una realidad, podría explicarse el hecho de que la historia humana esté llena de vergüenzas como la esclavitud, la Inquisición, las dos guerras mundiales, etc…

ARCÁNGELES

Los arcángeles son los encargados de dirigir a los ángeles y, junto con estos, son la clase de ángeles más cercanos al ser humano y los que desempeñan un papel más activo y constante en el mundo. A diferencia de los ángeles que cuidan individuos concretos, cada arcángel tiene un enorme grupo humano a su cargo, lo cual se ve en las correspondencias que la Cábala y la Astrología han hecho entre la fecha de nacimiento de un individuo y el arcángel que le corresponde en virtud de dicha fecha.

Existen múltiples planteamientos sobre cuántos y cuáles son los arcángeles, pero lo cierto es que la teoría comúnmente aceptada dice que son siete: Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Samuel, Zadquiel y Jofiel.

Por último, los arcángeles son, junto con los ángeles, seres espirituales que el hombre puede contactar con facilidad a través de oraciones, meditaciones y otras prácticas, ya que estos, junto con los ángeles, son los dos coros mayormente destinados a servir al hombre, sobre todo a través de un papel de guías y comunicadores entre éste y Dios.

ÁNGELES

Los ángeles se encargan de cuidar individuos, correspondiéndole a cada persona un ángel guardián que se encarga de encaminarlo a Dios en la medida de sus posibilidades porque, y es de suma importancia, tanto éstos como los arcángeles no suelen casi nunca dar ayuda a menos que la persona lo pida. Y es que, según una teoría bastante aceptada, el ángel solo ayuda sin que se lo pidan hasta que el individuo cumple siete años, tras lo cual el ángel se distancia pero permanece siempre atento para acudir a la ayuda de la persona apenas ésta lo solicite.

También los ángeles pueden conceder favores concretos y que no tengan que ver con las cosas divinas, favores como ayudarte a conseguir trabajo o amor, siempre y cuando aquella petición no implique la violación de una norma espiritual, ética o moral. No obstante es muy difícil conseguir que los ángeles ayuden en algo que implique la aparición de uno o más hechos externos, siendo así que su ayuda es mucho más fácil de conseguir para cuestiones internas como la superación de un defecto personal o de una crisis existencial, emocional o espiritual.

 Recomendaciones para invocar ángeles y demonios

Principalmente lo que determina el éxito de una invocación es, aparte del horario de invocación, la naturaleza de las vibraciones energéticas presentes en el invocador y en el entorno de invocación. Se sabe así que la mayoría de veces la gente no puede contactar con los ángeles, aunque pocos están conscientes de que la causa de eso es usualmente la naturaleza de las vibraciones energéticas en el invocador y/o su entorno. Un ejemplo burdo pero claro de lo dicho sería el caso de dos sujetos (A y B), ambos invocando al mismo arcángel en el día que le corresponde como arcángel particular y en el horario (20 a 22) que es propio de los arcángeles en general, ambos con el mismo tipo de vibraciones energéticas. La única diferencia importante en los casos de los dos sujetos vendría a ser las vibraciones del entorno, pudiendo darse así variantes como estas: el sujeto A lo invoca en una carnicería y el sujeto B en un templo religioso; el sujeto A lo invoca en un basurero y el sujeto B en un hermoso campo donde hacen retiros espirituales; etc…Evidentemente es lógico que A fracasará en su invocación y que B triunfará, al menos eso es lo que cabría esperar. No obstante es necesario acotar que los ángeles tienen poder suficiente como para aparecerse en lugares de mala energía, a personas con mala energía y en horarios fuera de los que les corresponden, mas la probabilidad de que algo así suceda es extremadamente remota pues, si sucede, será por uno o más factores extraordinarios que permitieron al ángel hacer eso sin atentar contra las normativas divinas que están forzados a respetar pero que, lógicamente, dejan abierto un espacio a casos especiales en que el mismo plan de Dios exige la excepción. En cuanto a los demonios sucede lo mismo pero a la inversa, de modo lo malo, impuro y corrupto podrá ser usado para aproximarse a ellos.

A causa del principio antes expuesto se han elaborado a lo largo de la historia muchas recomendaciones para elevar las vibraciones energéticas del invocador, como también muchos consejos sobre qué cosas pueden ayudar en la construcción de un entorno de invocación ideal. Cosa semejante aunque en menor escala ha sucedido en el caso de las invocaciones a demonios y seres oscuros, sin embargo lo que realmente importa son los principios que hacen que funcionen dichas recomendaciones, ya que es a través de esos principios como se pueden extraer nuevas recomendaciones.

Así, presentamos los siguientes consejos para aumentar las vibraciones energéticas o disminuirlas, consejos que en el primer caso no se recomiendan seguir por más de una semana a menos que pretenda aspirar a la santidad o a un enorme grado de espiritualidad, ya que debe cumplirlos todos y son ciertamente difíciles de cumplir por más de una semana, mas debe cumplirlos al menos una semana si quiere asegurarse una elevación de su energía espiritual lo suficientemente fuerte como para lograr un considerable aumento en las probabilidades de éxito de la invocación. Por su parte, los consejos para aumentar la energía negativa no los debe seguir más de una semana o terminará autodestruyéndose…

Para los ángeles:

  • Durante toda la semana, vista de blanco, azul índigo, violeta o celeste, pero preferiblemente de blanco.
  • Durante por lo menos una semana, no coma carnes, no consuma alcohol, no fume.[2]
  • En los tres días previos a la invocación, ayune si puede (esto es opcional, pero no lo anterior)
  • Ore y haga yoga y/o meditación
  • Recite mantrams
  • Haga lecturas espirituales y reflexione sobre lo que lee para aumentar su comprensión de las realidades espirituales.
  • Oiga música que lo inspire espiritualmente, no necesariamente tiene que ser música religiosa, basta con que no contenga elementos explícitamente mundanos (como el sexo en el reggeton) y con que no exprese violencia u otra emoción que pueda inducir al mal.
  • Evite usar malas palabras o lenguaje violento y absténgase de hablar mal de otros.
  • No trate mal a nadie y evite a toda costa la ira, la violencia, la envidia, el odio y toda emoción o sentimiento malo.
  • No tenga sexo (masturbación incluida) o, si lo tiene, procure que sea una expresión de afecto y pasión pero nunca de lujuria o perversión. Nota: más efectivo es lo primero.
  • Practique la generosidad y la amabilidad, ayudando a otros, dando limosna a los pobres o como usted vea.

Para los demonios:

  • Durante toda la semana, procure usar ropa completamente negra o negra con alguno que otro diseño satánico.
  • Durante una semana coma muchas carnes rojas, tome alcohol y fume. Si puede, complemente su dieta con sangre de animales sacrificados o, si no quiere ser tan extremista, tome sangre cruda de chancho (el chancho es considerado impuro por el judaísmo).
  • Evite orar, hacer yoga o meditación. Más bien mire pornografía, gore y cosas atroces, sobre todo vídeos de asesinatos reales.
  • Recite oraciones satánicas a diario.
  • Oiga música satánica (el género del black metal tiene algunos exponentes)
  • Use malas palabras y hable mal de quien quiera.
  • Sea soberbio, altivo, muy egoísta, poco tolerante, malhumorado.
  • Fomente dentro de usted la envidia, el rencor, el odio, el enojo acumulado y otras bajas pasiones.
  • Sea promiscuo y pervertido. De ser posible, tenga sexo con varias mujeres al mismo tiempo (puede contratar chicas). Así mismo, procure ejercer alguna perversión como la zoofilia o la necrofilia (no es recomendable saquear un cadáver, es mejor que recurra a imágenes del internet y se entretenga sólo)
  • Contemple todas las imágenes diabólicas que pueda.
  • Juegue a la ouija diariamente e invoque a los malos espíritus, insultándolos y provocándolos a manifestarse para que así cedan a su baja naturaleza e impregnen su entorno con malas energías.
  • Consuma alguna droga como el peyote (difícil de conseguir) e intente entrar en trances en los que ponga su mente en cosas del Diablo.

Finalmente, en lo que respecta al entorno de invocación adecuado, se puede recomendar lo siguiente si es que el invocador desea emplear su habitación para el ritual:

Para los ángeles:

  • Prenda todos los días inciensos de sándalo y/o ruda en la habitación.
  • Eche agua bendita todos los días y realice sus lecturas y prácticas espirituales en la habitación.
  • A excepción de usted, no deje que entre nadie a la habitación, a menos que sea una persona muy espiritual o una persona normal que en aquel momento esté en un estado emocionalmente muy positivo.
  • Procure que las paredes no tengan colores como el negro, el gris o el marrón. Trate de usar blanco o, si va a invocar a un arcángel, puede pintarla del color que le corresponde a ese arcángel.
  • Ponga cristales y otros objetos que favorezcan las buenas energías.
  • Si tiene calaveras, posters u otros objetos que expresen violencia o algo negativo, sáquelos, al menos durante la semana previa al ritual.
  • Tenga gran parte del tiempo prendido, en volumen bien bajo si lo prefiere, música espiritual como la del New Age que venden en las disqueras.

Para los demonios:

  • Si puede, use su cuarto como el lugar por excelencia para fumar, beber alcohol, drogarse y entrar en trances, etc.
  • Consígase un cráneo humano o, si no es posible, consiga huesos de animales y póngalos en su habitación. También puede emplear una rata podrida pues, según ciertas teorías, los cadáveres atraen malas energías.
  • Riegue sangre de animal sacrificado o de cerdo en su habitación. Y no se preocupe por las moscas, ellas son insectos que ayudarán a su propósito…
  • Ponga posters y adornos satánicos.
  • Consiga unos tres espejos rotos, colóquelos y contémplese en ellos mientras hace sus oraciones satánicas. También, si puede consiga dos espejos iguales (en buen estado) y póngalos uno frente al otro, pues según el Feng Shui esto trae malas energías.
  • Consiga flores marchitas.
  • Tenga gran parte del tiempo prendido, en volumen bien bajo si lo prefiere, música satánica o grabaciones reales (no recreaciones dramáticas) en que se escuche gente muriendo, siendo torturada o profiriendo oraciones satánicas. Lo segundo suele ser muy efectivo, y es ideal si lo combina con lo primero.
  • Pinte las paredes de negro.
  • Saque todo objeto religioso o portador de buenas energías

Arcángel Sariel

El Arcángel Sariel es el nombre de uno de los arcángeles que corresponde a las prácticas culturales del judaísmo e islamismo.  No obstante, también existen otros nombres tales como: Seriel, Juriel, Saraguel, Suriel, entre muchos otros.  Nombres que designan lo que traducido es el “Mandamiento de Dios”.

Aunque hay muchos arcángeles, un total de siete arcángeles, a este arcángel llamado Sariel es al que se le ha atribuido la potestad de vigilar a los espíritus de los hombres que cometen pecado.

Este es uno de los arcángeles que les ha sido atribuido observar la injusticia que es ejecutada sobre la faz de la Tierra, para luego dar cuentas ante los ojos de Dios de los hombres que cometen pecados. Es importante tener en cuenta que los hombres que cometen faltas a la Ley de Dios son fuertemente custodiados por este arcángel Sariel, quien es el encargado de rendirle cuentas a Dios por todos aquellos pecadores.

Así que toda obra pecaminosa es puesta ante Dios por medio de este arcángel,  pues a él, le fue atribuida esta potestad:

“Dar cuenta de las actuaciones de los hombres ante Dios, por tanto, todas las causas injustas son llevadas antes Dios por el arcángel Sariel.

Según lo relatado en el Libro de Henoc 9:1, los ángeles caídos se juntaron con mujeres, quienes engendraron gigantes, colmando así la Tierra de dominación, terrorismo y crimen.

A pesar de que este relato es muy resumido en el Libro de Génesis 6:2-5, en el Libro de Enoc es ampliamente expuesto, relatado con mucho más detalles.

OTROS DETALLES DEL ARCÁNGEL SARIEL

Así pues que al arcángel Sariel le fue dada la autoridad de vigilancia.

Esto es con la finalidad de estar atento para rendir cuentas a Dios de los hombres que no respetan ley alguna, por tanto, se le atribuye la responsabilidad de llevar la causa de los hombres ante Dios. aunque tal vez suela sorprendernos, a este arcángel se le ha considerado como elegido para ser el ángel de la muerte.

Por un lado, el conocimiento que fue dado a Moisés, se tiene la convicción que fue dado por Sariel a Moisés, por otro lado, se asevera que el arcángel Sariel le fue dada autoridad para sanar, tal como le fue dada a Rafael, el cual es un Ángel y un Alteza de la Presencia.

Por tanto, se le puede ver como:

  • Un arcángel se le tiene como una representación de las siete energías esenciales.
  • Se le señala como un amparador de maldiciones de hechizo o brujería, que ejerce control sobre cualquier demonio.
  • También se le simboliza como un guía, entre otros detalles atribuibles al arcángel Sariel.

LA ORACIÓN PARA PEDIR LA PROTECCIÓN DEL ARCÁNGEL SARIEL ES LA SIGUIENTE:

Te pido Arcángel Sariel que me protejas de toda maldición, hechicería o brujería que contra mí quieran lanzar mis enemigos. Sírveme de guía en todo momento. Invoco tu presencia para que seas tú que siempre me ampares y protejas de cualquier mal momento. Y des cuenta a Dios de mis acciones.

¿Existen los ángeles?

En Ocultopedia a través de Mundo Esotérico y Paranormal hemos dedicado varios artículos a la figura de los demonios, desde la demonología hasta el punto más paranormal, como seres malignos y sobrenaturales que invaden nuestros hogares controlando nuestras pesadillas. Pero muchas personas creen que los demonios tienen que lidiar con seres angélicos que velan por todos nosotros, evitando así que la oscuridad acabe reinando en nuestra realidad. Entonces, ¿existen los ángeles? ¿Los ángeles están entre nosotros? ¿Son realmente seres benévolos?

La verdad sobre los ángeles

Es un hecho que estamos rodeados de seres angélicos, como en las pinturas, en figuras, en camisetas, e incluso en el cine. Casi todas las religiones incluyen algún tipo de creencia en forma de mensajero celestial, pero cada religión los representa desde diferentes ideas, tratando de mantener una imagen visual de ellos. Según los expertos, las primeras versiones de los ángeles eran la de seres andrógenos, aunque los posteriores ángeles cristianos eran representados como hombres altos y esbeltos con rasgos suaves, en ocasiones vestidos con túnicas especialmente diseñadas en torno a sus grandes alas blancas.

Por desgracia, la mayoría de personas asocian a los seres angélicos con los ángeles cristianos, que se originaron a partir del Nuevo Testamento. La Iglesia Católica ha dedicado considerables esfuerzos a describir y desarrollar una extensa jerarquía de ángeles, donde hay nueve tipos diferentes de ángeles en tres grupos o coros: serafines, querubines, tronos, dominios, virtudes, potestades, principados, arcángeles y ángeles, con un censo oficial de 496 mil ángeles.

En el cristianismo y el Islam, la función de los ángeles es principalmente como mensajeros de Dios (generalmente anunciando nacimientos y muertes), pero en los tiempos modernos han pasado a ser tutores. De hecho, la palabra “ángel” es utilizada para describir a cualquier héroe o benefactor. Se cree que los ángeles se aparecen a la gente en momentos de necesidad, aunque otras veces son sentidos como presencias reconfortantes, pero no se ven.

Pero dejando aparte las representaciones religiosas, la gran cantidad de testigos que han afirmado haberse encontrado cara a cara con seres angélicos no es algo que deba tomarse a la ligera. Según muchos testimonios a lo largo de la historia, los ángeles pueden tomar diferentes formas, por lo general con apariencia humana o con una luz brillante en forma de aura. En ocasiones, especialmente en tragedias o catástrofes, los ángeles no son vistos físicamente pero sí que son reconocidos por sus acciones, en forma de sorprendentes acciones inexplicables, que generalmente se asocian a la intervención angélica.

Ángeles Reales

Supuesto ángel que avistó Colleen Banton

A pesar de siglos de especulación teológica acerca de los ángeles, no se sabe a ciencia cierta si existen más allá de las historias y leyendas. Pero la realidad es que muchas personas creen en su existencia, recientes encuestas sugieren que casi el 70 por ciento de la humanidad está convencida de que los ángeles existen.

Esto se debe a los innumerables encuentros con seres angélicos como el ocurrido en 2008, donde una mujer llamada Colleen Banton, de Carolina del Norte, afirmó que un ángel sanó milagrosamente a su hija. Según publicaron diversos medios de comunicación, mientras Collen se encontraba en la sala de espera de un hospital, observó claramente como desde la habitación de su hija aparecía una especie de inusual brillo. Su hija, que sufría de una grave enfermedad, se recuperó milagrosamente poco después, dejando a los propios médicos sin explicación de cómo se había recuperado.

Otro caso sorprendente tuvo lugar durante los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Lillie Leonardi, ex agente del FBI, afirmó ver a legiones de ángeles en el mismo lugar donde se estrelló el vuelo 93 de United Airlines. Leonardi dijo que cuando llego a lugar del siniestro vio un cráter humeante lleno de escombros demasiado pequeño para asociarlo al avión de pasajeros. Fue entonces cuando comenzó a ver unas luces relucientes y una especie de niebla. En ese momento se le aparecieron delante de ella unos “seres angelicales”. Leonardi estaba convencida que una legión de ángeles intervino en la catástrofe aérea.

Incluso el senador de Illinois Mark Kirk, después de sufrir un derrame cerebral en 2012, afirmó haber tenido un encuentro con ángeles. El senador republicano se estaba recuperando de un derrame cerebral en el lado derecho de su cerebro en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Northwestern Memorial en Chicago cuando dijo que tres ángeles lo visitaron. Según el propio Kirk, los ángeles le preguntaron: “¿Quieres venir con nosotros?”, a lo que Kirk respondió con una negativa diciendo: “Quiero continuar aquí”.

“Lobos con piel de cordero”

Aunque los testimonios de muchas personas que han tenido encuentros con seres angélicos sugieren que se tratan de seres benevolentes, no todo el mundo está de acuerdo con esta idea. Según algunos creyentes, el ángel más famoso es Satanás, que según dicen los escritos, se rebeló contra Dios y fue expulsado del cielo. Pero aparte de este detalle, los ángeles bíblicos libran guerras, destruyen ciudades, y matan a gente. Un ejemplo lo encontramos en el Arcángel Miguel, que generalmente es representado como el líder del Ejército de Dios, con la capacidad de destruir ejércitos enteros con sus terribles poderes y espada llameante.

Estos ángeles vengadores parecen haber desaparecido en los tiempos modernos, dando paso a los seres angelicales que todos conocemos. Pero algunas personas creen que detrás de todas esas imágenes benévolas se encuentran seres interesados por sus propios objetivos, utilizando al ser humano a su conveniencia. Esta idea hace que los ángeles puedan llegar a ser peores que los propios seres demoníacos.

Ya sean reales o ficticios, seres benevolentes o negativos, la realidad es que los ángeles han estado con el hombre desde hace milenios. Y aunque las religiones de todo el mundo han adaptado a su conveniencia las representaciones de estos seres angelicales, su mitología evolucionará y su presencia seguirá entre todos nosotros.

Raziel – El Arcángel de los misterios

Raziel es el “Arcángel de los misterios”, el que mejor conoce, de entre todos los ángeles, las verdades más ocultas sobre el universo, la naturaleza de Dios y el destino del alma, entre otras cosas. Es a él a quien se le atribuye haber escrito un libro con 1500 claves ocultas, capaces de otorgar gran poder y sabiduría.

Raziel, cuyo nombre significa “Secreto de Dios”, es el “Árcángel de los misterios”. También llamado “Suriel”, “Raciel”, “Ratziel”, “Saraquel” o “Galizur”, este ángel es conocido en el misticismo judío y en la tradición cabalística por su papel como guardián de los secretos. En efecto, Raziel posee profundas y ocultas verdades acerca de Dios, el alma y el universo, entre otras cosas. En consonancia con ese rol, es famoso por ser el supuesto autor de un libro en el que yacen unas 1500 claves que compendian lo esencial del conocimiento celestial y terrenal. Así, no es de extrañar que, en el Árbol Cabalístico de La Vida, él sea quien presida la segunda Sephirah: Hochmah, la esfera de la Sabiduría (la mayúscula índica que representa un aspecto de la Divinidad).

Raziel, en tanto nombre (admitiendo ligeras variaciones), fue mencionado por primera vez en el Segundo Libro de Enoc o “Enoc Eslavo”,  con el nombre de “Raguel o Rasuel”. En su mención dentro del Tárgum (traducción de la Biblia hebrea al arameo u otros idiomas hablados por el pueblo judío), se nos dice que todos los días, desde el Monte Horeb, Raziel proclama los grandes secretos a toda la Humanidad, y su voz resuena por todo el mundo, aunque no todos la escuchan.

Sobre su rango, se cree que preside el coro angélico de los querubines, aunque a su vez es el líder de los Ofaním. Sin embargo, hay algo de obscuridad en este asunto (esto casi siempre sucede con los ángeles), pues los ofaním, descritos alegóricamente como ruedas luminosas y cubiertas de ojos que impulsan el Carro de Dios, son equiparados a los Tronos, tercer coro en la jerarquía convencional de los ángeles… Por otro lado, existe la leyenda de que el rango de Raziel era menos elevado antes, y por eso su nombre era distinto: se llamaba Jeremiel, que significa “Misericordia de Dios”, ya que presidía sobre las almas en espera de la resurrección.

En todo caso, los expertos en ángeles coinciden en que Raziel es capaz de proveer de revelaciones, sin necesidad de estudios, al hombre correcto y honesto, más aún si nació entre el 01 de mayo y el 10 de junio, pues ese es el período de regencia del ángel. Estas revelaciones fundamentalmente conciernen a profundas verdades espirituales o filosóficas, y generalmente se manifiestan como intuiciones espontáneas. No es que Raziel descienda y le hable personalmente al individuo, aunque los llamados “canalizadores” afirman recibir revelaciones personales, verbales y explícitas por parte de los ángeles, incluyendo a Raziel…

Dentro de su papel de ángel revelador, Raziel es definitivamente el Ángel de la Magia. Patrono de los alquimistas, magos y clarividentes, Raziel es el ángel ideal para quien busque ayuda angélica en tareas vinculadas a la astrología, la creación de amuletos, la adivinación, la comprensión de teorías esotéricas y ese tipo de cosas; siempre y cuando, cabe aclararlo, no haya magia negra o cosas oscuras de por medio.

ASPECTO

La descripción más conocida del ángel es esta: Raziel tiene hermosas alas azules, un aura dorada muy brillante alrededor de su cabeza, y vestimenta azul con propiedades liquiformes (es decir, que parecen un poco como si fueran de líquido).

RAZIEL Y URANO

A Raziel le corresponde la Sephirah Hochmah; pero, a su vez, astrológicamente Hochmah guarda correspondencia zodiacal con Urano. Debido a lo anterior, Raziel es el gran embajador de Urano en los asuntos terrestres, el representante angélico de su influencia, por decirlo de algún modo.

Pero, ¿cuál es la naturaleza espiritual de Urano? Desde una perspectiva cabalística-zodiacal, Urano es la primera manifestación visible de El Padre, el heredero de sus virtudes y el sendero hacia Él, cuya esfera es la Sephira Kether, la Corona, Voluntad Invisible y Origen de Todo. Así, en tanto manifestación visible de Kether, Urano se expresa esencialmente como Amor-Sabiduría, siendo para el hombre una fuerza iniciadora, reveladora y elevadora de la conciencia.

EL ARCÁNGEL QUE DESPIERTA LA CONCIENCIA

El arcángel Raziel personifica a la intuición. Por eso se relaciona con el rayo índigo del espectro de la luz; ya que, como sabrá quien ha escuchado de los “niños índigo”, el color índigo representa intuición.

A él se lo invoca para captar los misterios de Dios y despertar nuestra percepción espiritual. Él es, en el mundo angélico, quien representa el despertar de la conciencia humana, por lo que su ayuda puede ser determinante en el surgimiento de nuestras habilidades psíquicas (telepatía, visión remota, clarividencia, clariaudiencia, etc) latentes.

Un poco vinculado a lo anterior, está el rol de Raziel como ángel que vela por la originalidad y pureza de ideas, promoviendo así el que cada persona desarrolle una visión única e irrepetible; y, de ser posible, colabore con el mundo manifestando esa visión. Pero esa originalidad de visión que Raziel busca, lógicamente no hay que entenderla en un contexto de relatividad absoluta: Raziel infunde el deseo de conocimiento y descubrimiento de realidades ocultas, y hasta revela secretos en forma de intuiciones; sin embargo, en su afán por procurar que cada cual tenga una visión única de las cosas, lo que variará será el enfoque de las verdades descubiertas, pues de lo contrario este propósito podría ser inconsistente con su función de revelador.

RAZIEL Y EL ÍNDIGO

Ya se dijo que el rayo índigo es el rayo de la intuición y que Raziel es su ángel, pero ahondemos más en esto. Para empezar, aquí hablamos de “rayo” en el sentido de una fuerza-influencia espiritual; y si le damos un color, es porque, a nivel de planos sutiles (en este caso, etérico y astral), los rayos pueden ser percibidos, por quien tenga clarividencia, como haces de luz de un color determinado: el rayo azul se percibe azul y por eso tiene su nombre, el rojo se percibe rojo, y así sucesivamente, siempre a causa de que, al igual que en el plano físico, la luz tiene una frecuencia determinada, esta frecuencia le da su color particular, y todos los rayos espirituales se manifiestan como luz sutil (esto no es un concepto científico, aunque sea comprensible bajo terminología científica). Volviendo al significado del índigo, éste también representa la conexión con el espíritu de Dios.

Ya a nivel físico, se supone que cada rayo, pese a ser esencialmente luz sutil, puede ayudarnos con determinadas cuestiones de salud. En el caso del rayo índigo de Raziel, serían las siguientes:

  • sanar la glándula pituitaria
  • fortalecer los huesos
  • mejorar o curar males oculares
  • disminuir la sinusitis
  • calmar dolores
  • mejorar problemas respiratorios, como el asma y la bronquitis
  • contrarrestar el insomnio
  • contribuir a la desintoxicación del organismo
  • calmar migrañas de origen psicológico
  • ayudar con los tumores
  • mejorar la función renal
  • mejorar problemas vinculados a la espina dorsal

También a nivel psicológico-emocional, y esto es mucho más creíble que la ayuda del índigo en cuestiones de salud, este rayo puede ayudarnos para:

  • apaciguar una emoción intensa
  • concentrarnos en nuestros asuntos personales
  • conocernos mejor a nosotros mismos
  • entender mejor nuestro lugar en el mundo
  • volvernos más estables y armónicos
  • liberarnos de obsesiones

Ahora, y esto es ampliamente sabido, el rayo índigo puede ayudarnos más que nada en asuntos psíquicos y espirituales. Entonces, para hacer que la energía índigo de Raziel nos ayude en algún asunto espiritual-psíquico, psicológico o incluso de salud, podemos efectuar la siguiente meditación, elaborada y practicada entre quienes saben de Angeología. Veamos:

  1. Relaja todo tu cuerpo y respira profundamente. Cierra los ojos y deja ir la tensión en cada parte de tu cuerpo.
  2. Cuando estés  relajado, pide a Raziel que te acompañe, rezando una oración o simplemente pidiendo su presencia como te nazca hacerlo.
  3. Expresa mentalmente o en voz alta lo que deseas.
  4. Con los ojos cerrados, imagina que el color índigo llena todo el ambiente en que te encuentras. Procura sentir su energía.
  5. Respira e imagina que inhalas la energía índigo que está a tu alrededor. Visualiza que tu cuerpo se llena de esa energía, siéntela si puedes.
  6. Exhala, visualizando que dejas salir el color índigo por la boca.
  7. Continúa inhalando, exhalando y sintiendo el color índigo durante el tiempo que quieras.
  8. Cuando termines, deja que el color índigo se disipe poco a poco hasta que solo respires luz blanca (visualiza todo esto). Has esto sin apuros, poco a poco, relajado.
  9. Da las gracias a Raziel por su contribución
  10. Si quieres ampliar la duración de los beneficios, utiliza alguna prenda de vestir de color índigo, o enciende una vela de ese color, preferiblemente en el lugar donde realizaste el ejercicio.

EL LIBRO DEL ARCÁNGEL RAZIEL

La leyenda sobre el libro de Raziel

Raziel estaba cerca del trono de Dios, y desde allí podía escuchar todo lo que se hablaba, pues estar cerca del trono designa no solo una ubicación sino un estado de iluminación. En tal situación de bienaventuranza, se decía que Raziel podía ver a alguien a los ojos y, solo con ello, saber cualquier verdad sobre aquel a quien miraba.

Un día, sucedió que Adán y Eva probaron el fruto del conocimiento del bien y el mal, desobedeciendo a Dios y siendo expulsados del Edén. Raziel, que instantáneamente lo supo, les dio un libro lleno de revelaciones, con las cuales podrían entender mejor la naturaleza de Dios y el camino para volver a Él y a su hogar celestial.

A diferencia del compasivo y bien pensante Raziel, los ángeles que le obedecían (a él, a Raziel, además de a Dios) eran de una mentalidad menos dada a la autonomía, y el acto de su jefe les indignó, pues no había consultado a Dios antes de darle a la pareja el libro secreto. Así, volaron hasta los dos exiliados humanos, les quitaron el libro y lo arrojaron a las profundidades del mar. Inesperadamente Rahab, el demonio primordial de las profundidades, rescató el libro y lo devolvió a Adán y Eva, aunque ciertos rabinos dicen que fue el mismo Dios quien, estando en su interior de acuerdo con Raziel, sacó el libro de las aguas y lo entregó a sus hijos castigados.

Con el tiempo, el libro fue a parar a manos de Abraham, y luego de Enoc, quien se convirtió en el arcángel Metatrón tras ser llevado al cielo a sus 365 años. Allí, convertido en Metatrón y asumiendo el rol de escriba celestial, Enoc agregó textos al libro original que Raziel dio a Adán y Eva, y le entregó al arcángel Rafael esa versión aumentada.

Con el libro en su poder, Rafael decidió entregarlo a Noé. Gracias al libro, Noe pudo seguir las instrucciones de Dios sobre cómo hacer el arca.

Posteriormente el libro terminó en manos del rey Salomón, mítica figura del Ocultismo y supuesto autor de Las Clavículas de Salomón. Con Salomón todo acaba; porque, al menos en el plano de la leyenda, el libro desaparece luego de su muerte.

La historia real del libro del arcángel Raziel

El libro supuestamente escrito por el arcángel Raziel recibe el nombre de Sefer Razi’el ha-malak (“Libro del ángel Raziel”). También se lo llama Liber Salomonis por su relación con el rey Salomón.

El Sefer Razi’el ha-malak es una obra de carácter cabalístico, originalmente escrita en hebreo y arameo. Solo mucho tiempo después de su creación, gracias a una traducción hecha en latín y titulada como  Liber Razielis Archangeli, habrá de aparecer una traducción al castellano, hecha a pedido del rey Alfonso X el Sabio.  Es esta versión, hecha por los colaboradores de Alfonoxo X, la que aquí nos interesa, puesto que en su prólogo se proclama que los orígenes del libro se remontan a los inicios de la Humanidad y, sobre todo, a la supuesta obra compilatoria de Salomón, plasmada en siete tratados traducidos del caldeo al hebreo.

De las otras versiones, diremos nada más que varían, aunque en el fondo la mayoría de ellas constituyen lo mismo, pues están divididas en siete tratados que abordan cuestiones de angelología, magia, astrología, gematría, temurah, nombres de Dios, talismanes, etc. El gran problema, además de la diversidad, es que ninguno de esos textos es anterior al siglo XVII, y la primera publicación de una de esas versiones recién se dio en 1701.  No obstante, en los siglos XII y XIII aparecen referencias a versiones de la obra, como la de Pedro Alfonso que cita un Secreta secretorum atribuido a Raziel, o las de Alberto Magno,  Tadeo de Parma o Pedro de Abano, que lo citan con nombres como Liber institutionis o Volumina Salomonis.

Volviendo a la versión de Alfonso X, sabemos que el rey quiso que, para fines de mayor entendimiento, a la obra en sí (siete tratados o partes, correspondientes a la división hecha por Salomón) se agregasen diversos textos vinculados con aquella. El resultado final constituía una magnífica expresión de “Cábala Práctica”, que habría de aclarar la referencia de Don Juan Manuel (político y escritor), según la cual su tío, el rey: «fizo trasladar… otra sciencia que han los judíos muy escondida, a que llaman “Cábala”»

raziel3

El gran problema con la versión de Alfonso, es que ésta se perdió y sigue perdida; aunque, en el manuscrito Reg. lat. 1300 de la Biblioteca Apostólica Vaticana, podemos ver una versión latina del Liber Razielis, cuyas partes son las mismas que en la versión castellana de Alfonso:

  1. Libro de la clave
  2. Libro del ala
  3. Libro de los sahumerios
  4. Libro de los tiempos
  5. Libro de la purificación del cuerpo
  6. Libro de los cielos
  7. Libro de las imágenes

Ahora, y pese a que se ha perdido la versión castellana de Alfonso, es posible rastrear sus orígenes a través de ciertos tratados hebreos de Cábala Práctica. En ese marco, algunas de las fuentes ya se han podido identificar. Por ejemplo la sexta parte, el «Libro de los cielos», se corresponde con un texto hebreo conocido como Sefer ha-Razim, traducido hace algunos años por Mordecai Margalioth, bajo el título del Libro de los misterios. Este Libro de los misterios, supuestamente  habría sido entregado a Noé, quien lo grabó en zafiro (seguramente traídos por ángeles o por Dios, porque de lo contrario sería imposible que Noé hubiese conseguido los zafiros). Como curiosidad, veamos lo que dice un fragmento del mítico texto: ‹‹Si quieres saber y comprender qué sucederá en todos y cada uno de los años “venideros”, toma un papiro hierático, y córtalo en tiras, y escribe en hierático con una mezcla de tinta y mirra todas y cada una de las posibilidades separadamente. Toma entonces un nuevo frasco, pon en él aceite de nardo y arroja dentro las tiras escritas; entonces ponte en pie cara al sol cuando viene de su cámara nupcial y di: “Yo te conjuro a ti, Oh Sol que brillas sobre la tierra, en el nombre de los ángeles que hacen a los hombres sabios comprender y entender la sabiduría y los secretos, que tú harás lo que yo te pido y me harás saber lo que sucederá en tal año…”. ››

ORACIÓN A RAZIEL

Yo le saludo, amado Raziel

guardián de la bondad, de la creatividad y de las ideas puras.

Príncipe amado de los querubines,

dame fuerza para trabajar,

para revelar la verdad y dar coraje a las personas

con mis sentimientos más nobles de bondad.

Haz de mí un instrumento para tus experimentos angelicales.

Quiero siempre vivir con base en el amor,

en la bondad, en la caridad y en la sabiduría.

Que eso sea una constante en mi vida.

Ilumíneme para continuar digno y fuerte, siempre,

para prestar en nombre de Dios

los servicios de la pureza.

Dame tu protección.

Hónrame con tu luz,

amado querubín Raziel.

Amén

Arcángel Gabriel

Él es el Mensajero Divino: el que anunció el nacimiento de Jesucristo y de Juan El Bautista, el que fue enviado por Dios para explicarle al profeta Daniel el significado de sus visiones y el que dictó el Corán a Mahoma. Su nombre (“Gebher” en el original hebreo) ha sido interpretado de formas variadas pero semejantes en sentido: “Fortaleza de Dios”, “Dios es mi fuerza”, “Hombre de Dios”, “Héroe de Dios”; o, en el caso de su nombre islámico “Djibril”, como “El Espíritu Fiel”. Varios son también los títulos que se le han dado para expresar sus funciones y los atributos que forman su esencia: Ángel de la Anunciación, Ángel de la Revelación, Ángel de la Verdad, Ángel de la Pureza, Ángel de la Encarnación, Ángel de la Resurrección, Ángel del Gozo, Portador de Buenas Nuevas, Ángel del Consuelo, Ángel de la Misericordia.

En la tradición judía existe la creencia de que Gabriel se sienta a la izquierda de Dios y es gobernador del Edén; dentro de la angeología actual, hay quienes sostienen que es jefe de los Ángeles de la Guarda y, ya en un marco de consenso general, que es también él quien dirige a los Ángeles de la Pureza, papel éste originado en la asociación que se ha hecho de él con la Virgen María.

Muchos expertos en el tema de los ángeles han planteado que, en virtud de su rol de Mensajero Divino, Gabriel es el arcángel más cercano a la Humanidad, por lo cual se le ha llamado “Embajador Jefe ante la Humanidad”. Ligado igualmente a su papel de comunicador, se ha planteado que Gabriel es el responsable de cierto tipo de gestión en las relaciones humanos/ángeles, humanos/Naturaleza y humanos/humanos.

Dentro del esoterismo moderno, se considera a Gabriel como el arcángel de las emociones, la fecundidad, la creatividad y las artes, además de cómo el ángel de la pureza, el nacimiento, la resurrección, las revelaciones y todos los otros papeles que se le han atribuido en el marco del cristianismo.

Inherente a todo lo anterior es el hecho de que, la ayuda espiritual que Gabriel puede brindar a los seres humanos, reside principalmente en el poder que tiene para conducirlos hacia un camino de purificación en el que los sentimientos y las emociones puras van creciendo cada vez más en compañía de los pensamientos elevados, encaminando así al alma individual hacia la bondad y el amor de El Creador, de modo que, en el transitar por dicho sendero, los vicios, el odio, los hábitos mundanos y todo ese tipo de cosas van quedando atrás, no ya en virtud de un proceso de represión sino en virtud de un proceso en el que la inspiración espiritual ha ido haciendo que las tendencias de la luz vayan progresivamente reemplazando a las tendencias de la oscuridad, todo a modo de una alquimia energética de ascensión espiritual en la cual la labor del arcángel Gabriel ha seguido una dinámica intrínsecamente asociada a incrementar  —recuperando en los casos en que se ha perdido— la inocencia, la pureza y la alegría propia de aquellos primeros años de vida.

Cerrando ya este perfil introductorio, cabe mostrar cómo la importancia del arcángel Gabriel se ha visto plasmada en la multitud de textos religiosos dentro de los cuales aparece, textos de los cuales los siguientes son solo algunos:

  • Daniel 8:16; 9:21
  • Lucas 1:19; 1:26 3
  • Baruch 4:7 1
  • Enoch 9:1; 10:9; 20:7; 40:9; 54:6; 71:8-9,13 2
  • Enoch 21:3,5; 24:1; 71:11 (28 Recension A); 72:1,3,8-9 (Recension A) 3 Enoch 14:4 (como Ángel del Fuego); 17:3
  • Apocalipsis de Ezra 2:1; 4:7; 6:2
  • Apocalipsis de Adan y Eva 40:2
  • Oráculos sibilinos 2:215; 8:455
  • Testamento de Salomón 18:6 (74 in Conybeare)
  • Visión de Ezra, verso 56
  • Apocalipsis de Elijah 5:5
  • Testamento de Jacob 5:13
  • Preguntas de Ezra (Recension B) verso 11
  • (Manuscritos de Nag Hammadi) Evangelio de los egipcios 52:23; 53:6; 57:7; 64:26
  • (Manuscritos de Nag Hammadi) Zostrianos 57:9; 58:22

 ALGUNAS APARICIONES IMPORTANTES

Según cierta historia, en 1862 dentro de Nueva Zelanda, el arcángel Gabriel visitó al profeta maorí Te Ua Haumene y le otorgó la fuerza necesaria para librarse de las cuerdas que lo sujetaban (lo habían atado). Según contó el profeta tiempo después de ser  salvado, Gabriel, Miguel y “una innumerable hueste de espíritus ministradores” habían aparecido aquel día para rescatarlo.

Pero más llamativa aún resulta la aparición del arcángel Gabriel que William Blake, pintor y poeta del Romanticismo, anotó en su diario. Según cuenta, se le había encargado pintar un ángel y, en medio de las dificultades que estaba teniendo, Blake se preguntó: “¿Quién puede dibujar un ángel?”.

Fue entonces que una voz le respondió: “Miguel Ángel podía”. Asombrado, Blake miró a su alrededor pero no había absolutamente nadie.  “¿Cómo lo sabes?” preguntó Blake tras recuperar la compostura. Respondió entonces aquella extraña voz: “Lo sé porque me senté para él. Yo soy el arcángel Gabriel”.

Blake no daba crédito a lo que oía, era una respuesta demasiado desconcertante; no obstante y siendo como era un hombre de aguda inteligencia, el pintor rápidamente intuyó la posibilidad de que un espíritu maligno o burlón se estuviese haciendo pasar por el arcángel. Escéptico, Blake pidió a la voz que diese alguna muestra de que en efecto era un ser divino. “¿Puede un espíritu maligno hacer esto?”, contestó la voz a la par que, de la nada, aparecieron dos grandes alas de hermosa luz…eran las alas de una presencia angelical.

Cuenta Blake que luego la figura angelical empezó a crecer y siguió creciendo hasta que el techo del estudio se abrió (sin que le pasara nada a Blake) y entonces el lumínico ser llegó hasta el cielo.

Blake no dejó muchos detalles sobre la figura en su diario, o simplemente no pudo ya que la naturaleza de lo sucedido daba cuenta de un ser cuyas formas eran difíciles de precisar. Sin embargo no le quedó duda alguna que, por la gloria y todo lo demás que ese ser transmitía, debía tratarse definitivamente del arcángel Gabriel.

 EL ARCÁNGEL GABRIEL EN EL JUDAÍSMO

En la tradición judía, se dice que Gabriel está a cargo del tesoro celestial.

En el Libro de Enoc, este arcángel es presentado como uno de los cuatro espíritus que están a los cuatro lados del trono de Dios, estando Miguel a la derecha y Gabriel a la izquierda de Dios, quien está en el centro. Otra cosa que ilustra su importancia es que, de entre los tres ángeles que se le aparecieron a Abraham, Gabriel era presentado como el segundo más importante, ya que Miguel estaba en el centro, Rafael a la izquierda de Miguel y él a su derecha.

Para la tradición judía, el arcángel Gabriel es un gran políglota ya que fue él quien, en una sola noche, le enseñó a José las setenta lenguas que supuestamente se hablaban en la Torre de Babel, logrando así que José, de ser un simple esclavo, pasara a ser enormemente importante ante los ojos del Faraón.

Además de políglota, Gabriel también es presentado como una especie de clarividente, ya que es él quien explica al profeta Daniel sus visiones.

Se cree que Gabriel fue uno de los seres que mostró a José el camino, y que fue él quien previno a la Reina Vashti para que no apareciera desnuda frente al Rey Ahasverus y sus invitados.

Dicen que, junto a otros ángeles, Gabriel ayudó en el entierro de Moisés.

Algunas fuentes de la tradición judía plantean que será Gabriel quien toque el cuerno para despertar a los muertos durante el Día del Juicio. En el Talmud se dice que fue Gabriel quien destruyó a las huestes de Sennacherib, armado “con una hoz filuda, la que ha estado lista desde la creación.” Dentro de esa vinculación entre Gabriel y la muerte, está también el hecho de que Gabriel sea para el judaísmo el ángel de la muerte sobre los reyes y el ángel que llevó la destrucción a Sodoma y Gomorra

Pero Gabriel, más que estar vinculado a la muerte en sí, está vinculado al ciclo vida-muerte-renacimiento, siendo esta la otra razón (la primera fue que supuestamente él movió la piedra del sepulcro de Cristo) por la cual es el Ángel de la Resurrección. Así, dice el Zóhar II que, cuando alguien muere, Gabriel recibe su alma y la lleva a donde, en virtud de sus méritos y deméritos, merecerá morar. Pero no se piense que allí acaba todo; pues, aunque casi nadie lo sepa, en realidad el misticismo judío sí afirma la existencia de la reencarnación; por ejemplo, en el Zohar 186b dice: ‹‹Siempre que una persona fracasa en su propósito en este mundo, Dios, Bendito Sea, la arranca de raíz y la vuelve a plantar una y otra vez, repetidamente››. Es en este contexto escatológico que Gabriel aparece como el ángel que, una vez que el alma ha pasado el tiempo establecido en el lugar al que fue conducida por sus méritos y deméritos, la instruye espiritualmente para de ese modo prepararla para su próxima encarnación. Le da así instrucciones durante los cinco últimos meses de los nueve que está en el vientre, todo a nivel puramente espiritual (pues aún no hay un cerebro para que el alma se manifieste mediante la mente) y haciéndole ver a ese ser que, cuando nazca, no debe olvidar que su esencia es la de ser un alma y que el destino que tenga dependerá fundamentalmente de los pensamientos que conciba. Durante los cuatro meses anteriores, también Gabriel ha estado instruyendo al alma, a la cual luego acompaña cuando ésta desciende a la Tierra y se encarna en el feto, donde seguirá siendo instruida.

Mas no todo lo que se cuenta sobre el son méritos; pues, en Yoma 79a del Talmud, se revela que Gabriel una vez fue castigado “por no obedecer una orden exactamente como le fue dada”. Debido a eso, por 21 días Gabriel fue reemplazado por Dobiel, el ángel guardián del Imperio Persa.

Finalmente, la Cábala pone a Gabriel como el ángel del amanecer, como el ángel que, durante el final de la madrugada, recibe una “chispa” de fuego divino, chispa que Gabriel difunde cuando los gallos cantan, los devotos se levantan a estudiar la Torá, y el poder de los demonios se derrumba pues, según la Cábala, estos solo tienen poder hasta que “el gallo canta”, lo cual se debe a que Dios, “los justos” y los seres de luz, desde la medianoche hasta el canto del gallo, se repliegan en el Paraíso a celebrar, dejando el mundo libre a las fuerzas de la Oscuridad.

 EL ARCÁNGEL GABRIEL EN LA BIBLIA

Dentro del Antiguo Testamento, Gabriel aparece en el Libro de Daniel. Allí, entre los capítulos 7 y 10, se habla de las visiones que tuvo el profeta Daniel y de cómo el arcángel Gabriel fue enviado para explicarle el significado de dichas visiones. Se lee así en Daniel 8:15-17: ‹‹Mientras yo, Daniel, contemplaba esta visión y trataba de comprender su significado, apareció de pronto delante de mí una figura semejante a un hombre; y oí una voz humana que venía del río Ulai y que decía: ‘Gabriel, explícale la visión a este hombre’. Entonces él se me acercó. Yo me asusté, y me incliné hasta tocar el suelo con la frente, pero él me dijo: “Hijo de hombre, ten en cuenta que esta visión se refiere al fin de los tiempos››

Ya en el Nuevo Testamento y dentro del Evangelio de Lucas, el arcángel Gabriel visita al sacerdote sacarías para anunciarle que Dios ha accedido a sus oraciones y que, pese a la edad de su mujer (edad en la cual ya no podía tener hijos), se le concedería el regalo de un hijo que sería un “gran hombre delante del Señor” y al cual debería ponerle de nombre “Juan” (él se convertirá en Juan El Bautista). En palabras de Lucas 1:8-13: ‹‹ Aconteció que ejerciendo Zacarías el sacerdocio delante de Dios según el orden de su clase, conforme a la costumbre del sacerdocio, le tocó en suerte ofrecer el incienso, entrando en el santuario del Señor. Y toda la multitud del pueblo estaba fuera orando a la hora del incienso. Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. Y se turbó Zacarías al verle, y le sobrecogió temor. Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y le pondrás de nombre “Juan”››

Pero Zacarías, pese a recibir el privilegio de ser visitado por un arcángel, no se mostró digno de tan grande gracia y dudó sobre si el ángel cumpliría lo ofrecido, diciendo que en qué señal (se refería a señal sobrenatural) él podría conocer que tal cosa le sería cumplida. Ante eso, Gabriel se disgustó (aunque permaneciendo calmado) y le dijo: ‹‹Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte, y darte estas buenas nuevas. Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo››

En el Evangelio de Mateo, se nos cuenta como Gabriel se le apareció a José el carpintero en sueños, primero para decirle que no tema en recibir a María por esposa, después para advertirle de que debía huir a Egipto por la matanza de bebés que Herodes iniciaría. Nunca se menciona explícitamente el nombre “Gabriel”; pero, tal y como se ha hecho, es lógico suponer que pudo tratarse de Gabriel y que se puede asumir que fue Gabriel ese ángel, esto debido a que fue Gabriel quien fue designado para anunciar a María el nacimiento de Cristo, por lo cual no sería nada extraño que, siendo el Ángel Mensajero, haya sido encargado en su totalidad para el asunto de la venida de Cristo.

Además y como es conocido por todos, Gabriel fue enviado a María para anunciarle que ella había sido elegida para ser la madre de El Salvador. Vemos pues en Lucas 1:26-38«Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: “Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo”. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: “No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre: reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin”. María respondió al ángel: “¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?” El ángel le respondió: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y será llamado Hijo de Dios. Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios” Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra”. Y el ángel dejándola se fue»

Aparte de las anteriores, en el marco de las especulaciones ocultistas y místicas, se ha sugerido que Gabriel fue el ángel que detuvo la mano de Abraham para que no matara a su hijo, como también que fue Gabriel quien quitó la enorme piedra que se usó para sellar la tumba de Jesucristo.

 EL ARCÁNGEL GABRIEL Y EL CRISTIANISMO

Gabriel, junto a Miguel y Gabriel, es uno de los tres arcángeles que la Iglesia Católica admite de manera oficial debido a que se encuentra en la Biblia: en el Evangelio de Lucas y en el Evangelio de Mateo, además de en el Libro de Daniel. Se lo ve como El Arcángel Mensajero y como un arcángel ligado al misterio de la Anunciación, la Pureza y la Resurrección. Oficialmente, se le ha proclamado “patrono de los comunicadores” debido a su papel de mensajero celestial.

Semejantes son los casos de la Iglesia Ortodoxa y de la mayoría de iglesias protestantes, siendo Gabriel reconocido por ambas partes.

 EL ARCÁNGEL GABRIEL EN EL ISLAM

En el Islam se cree que Gabriel (“Yibril”) reveló el Corán al profeta Mahoma y que fue designado para llevar a los profetas los mensajes de sus obligaciones.

Su importancia es tan elevada que, además de ser “El Espíritu de la Verdad”, es el jefe de los cuatro ángeles favoritos de Alá. Tan grande es el respeto que se le tributa que, cuando una persona menciona su nombre, debe decir “la paz sea con él”, tal y como se hace cuando se menciona el nombre de Mahoma o de otro gran profeta.

Al igual que los cristianos, también los musulmanes creen que Gabriel anunció el nacimiento de Juan el Bautista y de Jesucristo (a quien ven como un santo profeta). Sumado a eso, dicen que Gabriel fue uno de los tres ángeles que anunciaron a Abraham el nacimiento de Isaac, como también que

Creen también que el arcángel Gabriel fue uno de los tres ángeles que le anunciaron a Abraham el nacimiento de Isaac.

Por otra parte, la tradición islámica tiene varias historias interesantes sobre Gabriel. Una de ellas dice que Gabriel fue quien trajo el café (esa sí que es una bendición…) a la Tierra, todo en una ocasión en que Mahoma estaba sumamente cansado y a punto de dormirse, cuando de pronto apareció el ángel de Dios con una taza de café y le devolvió todas sus fuerzas. Otra, cuenta que Gabriel y otros 99 ángeles iluminaron, purificaron y llenaron a Moisés con atributos angélicos para que pudiera ver “solo luz pura” y así esté en el estado ideal para escribir la Torá en tablas de oro.

Finalmente, algo relevante para la Angeología está en la visión de Mahoma sobre el “verdadero” aspecto de Gabriel, y en la visión que el Sufi Ruzbehan Bagli tuvo sobre un Gabriel con aspecto femenino. Mas antes de presentarlas hay que aclarar lo siguiente: 1) El Islam mismo aclara que Gabriel, como todo ángel, no tenía forma definida pues se le había aparecido a Mahoma en forma de distintas personas, 2) la forma “verdadera” de Gabriel no es una forma material; en otras palabras, no es que Dios haya creado a Gabriel con el aspecto con que se le apareció en esa visión a Mahoma, es simplemente que esa “forma verdadera” fue elegida por el arcángel como el aspecto que mejor simboliza la esencia espiritual con que Dios lo trajo a existir, 3) no hay que preocuparse de que Gabriel se muestre como mujer al Sufi Ruzbehan Bagli, ya que la Angeología plantea que los ángeles son espíritus andróginos sin sexo, espíritus que compendian atributos tanto del alma femenina como de la masculina, aunque ciertamente esto no deja de ser cuestionable pues otras teorías dicen que sí existe el género en los ángeles y los espíritus, no como el sexo biológico sino como predominancia de atributos psicológico-espirituales masculinos o femeninos, según sea el caso.

Concretamente, en la visión de Mahoma el arcángel apareció como un ser de luz dotado con 600 alas que llenaban el firmamento y se batían en él. Y en el caso del Sufi Ruzbehan Babli, él nos cuenta lo siguiente: ‹‹En la primera hilera vi a Gabriel, como una doncella, como la luna en medio de las estrellas. Su cabello era como el de una mujer, porque caía en largas trenzas. Llevaba un traje rojo intercalado con verde… Él es el más bello de los ángeles… su cara es como una rosa roja››

 FUNCIONES, VIRTUDES, DONES Y SERVICIOS DEL ARCÁNGEL GABRIEL

Su función es la de ser el Arcángel Mensajero, el gran comunicador de El Altísimo, de allí que en la tradición esotérica se halla dicho que él dirige ciertos aspectos de las comunicaciones entre el hombre y los ángeles.

El arcángel Gabriel está asociado a las virtudes de la pureza, la ascensión, y la resurrección.

Sus cualidades, además de aquellas derivadas de las virtudes espirituales que representa y ministra, son la disciplina, la alegría, la realización, entre otras.

El puede otorgar los siguientes dones: creatividad, desarrollo artístico, pureza, ascensión espiritual, autodisciplina, austeridad, ascetismo, felicidad, alegría, clarividencia e interpretación de sueños y profecías (pero estas cosas no las da a cualquiera que le rece), visión del plan que Dios tiene para uno y del propósito de la vida individual (la vida de tal o cual, no la vida en general), liberación de hábitos negativos y vicios, etc.

Es a él que se debe acudir cuando se es esclavo del sexo, la comida, los casinos, el dinero o alguna otra cosa mundana, o bien cuando sentimos que nuestra vida no tiene propósito y sentido y nos sentimos desalentados, apáticos y amargados, pudiendo así Gabriel ayudarnos a ver el sentido de nuestra vida y a encontrar la motivación y la alegría para levantarnos y vivir en pro de la realización de ese sentido. Pero también él puede ayudarnos a escuchar más nuestra intuición y nuestra voz interior; e incluso, si tenemos buenas acciones en la lista o hacemos méritos en caso de no tenerlos, Gabriel puede ayudarnos a desarrollar los poderes de la clarividencia.

 TABLA DE DATOS ADICIONALES

Día de la semana: Miércoles, sobre todo a las siguientes horas: 2:00 am, 9:00 am, 4:00 pm, 11:00 pm

Día de su celebración: 29 de septiembre

Lugar de retiro etérico: Su retiro etérico está entre Sacramento y el monte Shasta, California, Estados Unidos.

Color: Blanco

Rayo: Blanco

Chakra: Primer chakra

 REPRESENTACIÓN

Por haber anunciado el nacimiento de Cristo, casi siempre se le representa con ropas de mensajero.

El blanco de su atuendo simboliza la pureza y la transparencia de espíritu, al igual que el lirio o los lirios que lleva en sus manos o en su mano derecha, cosa ésta última que representa la virginidad, la inocencia y la pureza, cualidades todas ellas propias de María, a la cual está asociado el arcángel Gabriel.

A veces se lo ha puesto con un pergamino y/o una pluma en la(s) mano(s), lo cual representa su papel de arcángel que inspira a los creadores (escritores, artistas, cantantes, etc) y comunicadores, dándoles también claridad de expresión e intuiciones brillantes.

En las pocas ocasiones en que se le pone con una trompeta, se quiere aludir al papel que la tradición judía le da como ángel que toca la trompeta que, en el Día del Juicio, anuncia la aniquilación-purificación.

 ORACIONES

‹‹Gloriosísimo Príncipe de la Corte Celestial
y excelentísimo San Gabriel,
primer ministro de Dios,
amigo de Jesucristo y muy favorecido
por su santísima madre
defensor de la iglesia y abogado de los hombres,
pues tanto favorecéis a vuestros devotos,
haced que yo os sepa amar y servir.
Oh! Dios que entre todos los ángeles
elegisteis al Arcángel Gabriel,
para anunciar el misterio de tu Encarnación,
concédenos benignamente
que los que celebramos su festividad en la tierra,
experimentemos su patrocinio en el cielo.
Arcángel Gabriel, alcánzame del Señor
lo que deseo y pido para mayor gloria
y honra suya y provecho de mi alma.
Amen››

‹‹San Gabriel Arcángel, danos tu esperanza,
Santo Ángel de la Encarnación,
Fiel mensajero de Dios,
Ser de luz mediadora, protege a la familia,
Embajador de la pureza, Ángel de la esperanza y de la paz,
Protector de todos los siervos y siervas de Dios,
Guardián del santo Bautismo, patrono de las embarazadas…
anúncianos buenas noticias.›› 

‹‹Príncipe, ángel de la encarnación, fiel mensajero de Dios,
abre nuestros oídos hasta para los más leves susurros de Dios
y toques de su gracia divina.
Permanece siempre con nosotros para que comprendamos la palabra sabia
y sigamos sus inspiraciones en la resolución de  los conflictos.
Guía nuestro camino con tu luz.
Amén.››

 SELLO E INVOCACIÓN

Una manera (hay algunas) bastante eficiente para invocarlo es la siguiente:

  1. Asegúrese de que sea miércoles, de preferencia a las siguientes horas: 2:00 am, 9:00 am, 4:00 pm, 11:00 pm
  2. Procure estar solo y no ser interrumpido.
  3. Tome una vela blanca con el suficiente grosor para que la vela se mantenga en pie; y, luego de rezar, tome la vela y frótela con ambas manos desde la base hasta la parte de arriba: repita esto siete veces.
  4. Tome una cartulina blanca, dibuje el sello del arcángel Gabriel en la parte superior de la cartulina (se recomienda que ocupe el 1/2 superior o el 1/3 superior de la cartulina); y, en la parte inferior, escriba sus peticiones, lo que le quiere decir al arcángel Gabriel y un agradecimiento por estar en su camino
  5. Encienda la vela blanca.
  6. Tome la cartulina blanca, lea las peticiones y, cuando termine, agradézcale al arcángel por estar en su camino y estar allí presente. Nota: en una variante, no lee la carta y pasa directamente al siguiente paso
  7. Doble la cartulina y póngala debajo de la vela.
  8. Recite una de las oraciones conocidas (elección personal) al arcángel Gabriel. Nota: la oración, o se la sabrá de memoria, o la tendrá anotada en un papel aparte de la cartulina.
  9. Cierre los ojos, ore interiormente, intente sentir a Dios y de ser posible al arcángel, visualice que se ha cumplido su petición, agradezca en su interior a Dios y a Gabriel y abra los ojos.
  10. Queme el papel antes de que la vela blanca se consuma.
  11. Deje que la vela se consuma, váyase si la vela se demora mucho y no desea esperar.

Nota: si no ve cumplida su petición, repítala todos los miércoles que sean necesarios, intentando hacerlo siempre con la mayor fe posible y en un estado de paz interior y ausencia de ira, odio, rencor o mala voluntad hacia el prójimo. Y algo muy importante: recuerde que Gabriel es el arcángel de la pureza, por lo cual sería de enorme utilidad que, durante los días de invocación, ayune y se prive de pensar en sexo, dinero y cosas mundanas, además de hacer todo lo antes dicho.

Azrael – Arcángel de la muerte

Azrael es el Arcángel de la Muerte. A él se le atribuye el rol de separar el alma del cuerpo al momento de la muerte, así como también la capacidad de ayudarnos a superar nuestro temor a la muerte en virtud de una mayor comprensión de la misma. Según cuenta una historia, este noble arcángel se autoexilió del Cielo para cumplir su misión. 

Azrael es el Arcángel de la Muerte en varias tradiciones extrabíblicas. Está presente en el sijismo, en el islamismo, en el cristianismo e incluso en el judaísmo. Su nombre deriva de “Izrail”, nombre presente en el Corán y que se traduce como “Quien a Dios ayuda”. Comúnmente conocido como “Malak al-Mawt” entre los musulmanes, Azrael es en esencia el ángel que separa el alma del cuerpo al momento de la muerte, guiándola después hacia la oscuridad eterna o la luz del Creador, según pesen más los méritos o deméritos del alma en cuestión.

Diversos han sido los nombres con los cuales se ha visto asociado este arcángel: Ashriel, Azaril, Azriel, Izrail, y Ashrail, entre otros.

Un arcángel de aspecto siniestro

En cuanto a su aspecto, por lo general Azrael es representado con una espada o una guadaña en virtud de su asociación con la clásica personificación de la muerte en forma de esqueleto vestido de negro. La vestimenta de Azrael suele ser una larga sotana o túnica negra con una capucha, lo cual no es fortuito pues el negro ha sido el color arquetípico de la muerte en distintos tiempos y culturas, tanto de Occidente como de Oriente.

Existe sin embargo una representación mucho más impactante del Arcángel Azrael. A saber, en el Islam se lo describe como un ángel de setenta mil pies y cuatro mil alas, con un cuerpo cubierto de tantos ojos y lenguas como personas hay sobre la Tierra. Claramente se ve que la representación es simbólica, estando ligada al papel que se le da de ser quien escribe los nombres de las personas en el Libro de la Muerte.

Por último, una interpretación más realista ha sugerido que Azrael es un arcángel rodeado por una luz blanquecina, no ya del blanco resplandeciente de la túnica de Gabriel, sino de un blanco mortecino y representativo de la naturaleza de la muerte.

Misión de Azrael

Azrael tiene el título del Ángel de la Transición porque ayuda al ser humano en el difícil tránsito de la muerte. Este papel puede ser abordado desde distintas ópticas, pasando por la clásica visión en que Azrael separa el alma del cuerpo y acompaña al alma a su destino, hasta aquella perspectiva algo heterodoxa de la reencarnación entendida de una forma más perteneciente al esoterismo que a la religión, perspectiva en la cual Azrael es el guía espiritual del alma en el momento de pasar de una vida a la otra, tanto en el caso en que esa alma tiene que pasar (antes de encarnar) por diversos planos sutiles o lugares de estancia, como en el caso (enmarcado en otras teorías) en que esa alma tiene que asumir un cielo o infierno temporal y transitorio entre una y otra existencia.

Es en esa función de Ángel de la Transición donde Azrael se encarga de dar paz al alma de quien va a morir, no solo en el momento de la muerte y en los instantes previos, sino en la difícil crisis que constituye el préambulo de angustia y agonía propio de aquellos casos en que el individuo sabe que la muerte está próxima, tal como el caso del enfermo terminal (de SIDA, cáncer, etc.) o, por poner un ejemplo extremo, el caso de alguien que va a morir ejecutado o torturado. Y es que, y esto hay que señalarlo, Azrael no requiere que su ayuda sea solicitada para ayudar. Él simplemente está allí, incluso para muchos de los que no creen en su existencia.

Mas él no se limita a ayudar al sujeto que va a morir: también ayuda a quienes sufren la agonía y la muerte de quien pasará al otro mundo. Es así que él derrama su “energía sanadora y luz divina”, otorgando consuelo, serenidad, aceptación y, sobre todo, una comprensión sabia y profunda de la muerte, no ya como el inquietante paso del ser a la nada, sino como el tránsito en que el sujeto abandona sus elementos transitorios y perecederos, triunfando sobre el vacío de la disolución en virtud de aquello que hay de eterno en él.

Lo visto remite a la función de Azrael en torno a la muerte y su preámbulo, pero él, sobre todo para quienes piden su ayuda directamente o simplemente solicitan a Dios o a los seres de luz ayudas vinculadas a su función, puede ofrecer sus servicios. Tal es el caso de las personas que atraviesan crisis existenciales vinculadas a la comprensión de la muerte. Individuos que se preguntan cuál es la naturaleza de la muerte, que guardan un profundo miedo hacia ésta, o que se dejan hundir en la depresión pensando en que todo acabará con la muerte, en que sobrevivirán pero perderán su esencia, en que sus almas tendrán un destino desconocido pero ciertamente angustiante, o en que no tienen salvación y estarán condenados al suplicio eterno una vez dejado este mundo. En esos y otros casos Azrael puede inspirar en el sujeto en crisis la idea o las ideas pertinentes para una comprensión adecuada de la muerte, como también puede insuflar una profunda confianza en que el Creador no abandona a sus hijos en las crueles y mecánicas redes de la causalidad aparente, o bien un intenso sentimiento de esperanza de salvación que permita, en quienes están estancados en la culpa, salir del remordimiento e iniciar el camino de la reformación.

Lo anterior muestra que el papel de Arcángel de la Transición es algo más amplio de lo que podría parecer, y esa amplitud abarca todavía otros aspectos. Así, toda crisis existencial puede, en tanto concebida como transición, ser potencial espacio para la ayuda de Azrael, pudiendo este arcángel colaborar en la liberación del dolor, de la ira acumulada, del sentimiento de soledad y de confusión, etc.

Según cierta concepción de la tradición ocultista, Azrael es un ángel de los Registros Akásicos, siendo estos unos registros etéricos (el éter es un fluido intangible que penetra todo en el universo) de todo lo que ha sucedido desde el inicio de los tiempos y por tanto de los karmas buenos y malos de cada individuo.

Otro planteamiento ocultista dice que Azrael es el Ángel del Espíritu, título éste que denota la capacidad de Azrael para ubicar nuestros cuerpos sutiles (el etérico, el astral, el causal, etc.) y el estado en que estos se encuentran, independientemente de la dimensión en que se encuentren.

Finalmente y debido al vínculo intrínseco entre la actividad mediúmnica y el mundo de los espíritus desencarnados, algunos han dicho que Azrael suele ofrecer consejo y asistencia a los médiums que trabajan de manera seria y correcta, sobre todo si tienen el firme propósito de ayudar a las almas en pena que padecen sufrimiento y confusión en el más allá.

Azreael en distintas religiones

Judaísmo

En el misticismo judío comúnmente se lo refiere como “Azriel”, no como “Azrael”, y frecuentemente se lo ve como unapersonificación del mal, aunque no como lapersonificación del mal o el mal en sí. Sin embargo el Zohar (libro sagrado perteneciente a la tradición cabalística) retrata a Azriel como un ser bondadoso que comanda legiones angelicales y recibe las plegarias de los creyentes que han alcanzado el paraíso.

El experto Lodge Magan, en su libro Dragon’s Blood #2- Practical Necromancy, nos dice que: ‹‹En el judaísmo la visión del Ángel de la Muerte es similar. Él quita la vida con una gota de veneno, mientras está de pie junto a la cabeza de la persona agonizante, preparado para capturar el alma que deja el cuerpo a través de la boca. Azrael habita en el Tercer Cielo. Sí el pecador confesaba su falta, el ángel de la muerte no lo podía tocar, porque entonces uno es protegido por Dios. En la literatura judía, Azrael es un espíritu, asumiendo una forma que es influenciada por las creencias de las personas, sus actos y su fe: para el hombre honesto y correcto, él aparece en la hora de la muerte como un bello arcángel, para los pecadores, en una forma horrenda y macabra. En su visión, uno puede morir de miedo.››

Cristianismo

En el paleocristianismo (cristianismo primitivo) se confundía a Azrael con Azra, descendiente de los sacerdotes de la tribu de Aarón y escriba durante el periodo del segundo Templo de Jerusalén.

Otra creencia planteaba que Azrael era el profeta Esdras, profeta que vaticinó la venida de Cristo y que subió al cielo sin haber pasado por la muerte física, razón esta en virtud de la cual se llegó a especular que él era Azrael.

Por su parte, el hereje Marción habló de Azrael como el Ángel de La Ley (la ley de Moisés), basándose en parte en la asociación entre el periodo teológico de La Ley con el sacrificio —en ese entonces se ofrendaban animales a Dios, pero el último sacrificio fue Cristo, con quien se inauguró el periodo teológico de La Gracia, en el cual el hombre era librado de la muerte por el poder redentor de El Salvador— y por lo tanto con la muerte.

Pese a todo lo dicho, Azrael no pertenece al cristianismo actual: ni al católico ni al protestante (evangelista, mormón, adventista, etc.), no al menos a nivel oficial o canónico. Por ello, si algún cristiano cree en Azrael, esa creencia es más una realidad de fe personal, extrabíblica y no-oficial.

Islam

El Corán dice que el Ángel de la Muerte toma el alma de cada persona en el momento de la muerte, sin embargo aclara que solo Alá (Dios) conoce cuándo morirá cada persona y a dónde será llevada su alma. Se cree que su poder es tan grande que, simbólicamente hablando, se necesitaban 70,000 cadenas para contenerlo, teniendo cada una la longitud de un viaje de miles de años. Según la tradición, cuando alguien muere Allah lee el nombre del fallecido y Azrael tiene 40 días para cumplir con su rol de separar el alma del cuerpo. Pero su llegada puede variar. Cuentan las leyendas que ésta viene cargada de paz y olores paradisíacos cuando un hombre es justo, pero que está acompañada de demonios torturadores (que atormentan al moribundo en el proceso de tránsito) cuando un hombre es malvado.  Según cierta leyenda, Azrael está continuamente escribiendo los nombres de las personas que nacen y borrando los de las personas que mueren. Para la teología islámica, Azrael (nombrado como “Azrail, Azaril, Azariel o Izrail”) será el último ser en morir (muerte previa al Juicio Final).

Algunos relatos de la tradición islámica refieren encuentros entre el Ángel de la Muerte y los profetas. Un ejemplo impactante de eso es la historia (símbólica en gran medida) de Moisés, quien también es venerado en el Islam. Así, dicen que Azrael había ido a tomar el alma de Moisés pero éste se negaba a morir. “Aquí tienes un siervo que se niega a morir”, le dijo Azrael a Dios y después, forcejeando con Moisés, éste le dio un palmazo que le sacó uno de sus millones de ojos: el ojo que representaba que Moisés estaba en la lista de los que probarían la muerte…

La historia de Azrael

Esta conocida historia tiene su origen en la tradición islámica aunque posteriormente fue recibiendo elementos de otras tradiciones, llegando finalmente a ser una expresión del sincretismo propio del esoterismo contemporáneo. La historia es como sigue:

Poco tiempo después de su creación, a Azrael le fue asignado el estudio de algo que hasta el momento no se comprendía muy bien en el Cielo: la disposición de las almas humanas tras la muerte.

En efecto, se conocía que algunas almas habían llegado al Cielo (temporal en esta teoría de reencarnación) como consecuencia de méritos adquiridos en la mecánica de la reencarnación y el olvido (al volver a nacer), pero no se sabía a dónde iban las otras almas y qué pasaba exactamente con las almas tras la muerte. Fue ante esa situación que Azrael se ofreció a rastrear las almas de los humanos, algo que hasta ese momento ningún ángel había hecho bien, siendo él el primero en conseguirlo.

Sin embargo lo que halló fue indignante: muchos humanos, particularmente los de peor naturaleza, estaban siendo torturados en el llamado “reino inferior”. Y es que, en sus inicios, tal reino era un lugar de oscuridad, aislamiento, soledad, vacío y ausencia de Dios, pero no era un lugar de torturas, y los demonios lo habían convertido, sin autorización de Dios, en un espacio de suplicio y perversa mortificación. Ya no era más el Sheol: era el Infierno.

Cuando Azrael dio las noticias en el Cielo, la indignación general se encendió, pues, además de infligir torturas, los demonios a veces ozaban destruir a ciertas almas, tomándose así una potestad que ni él mismo Dios había ejercido pese a ser el único con derecho moral para hacerlo. Pero también, según informó Azrael, los demonios estaban reteniendo almas que no habían cometido faltas suficientes para ser llevadas al “reino inferior”; y, finalmente, aquellos crueles ángeles caídos procuraban retener eternamente a las almas que no destruían, cometiendo con ello la injusticia de pretender dar un castigo eterno e infinito a quienes tenían una culpa finita.

Como contramedida a tanta injusticia y compensación a su labor, Azrael ascendió al rango de Arcángel, comprometiéndose en dicho ascenso con la labor de asegurarse de que ninguna alma se dirigiera equivocadamente a un lugar que no fuera el Cielo. Él y su hueste de ángeles seguidores ayudarían a los espíritus de los muertos a librarse de sus cadenas, rescatarían almas salvables de los dominios de Satán, e impedirían a los ángeles caídos tomar cualquier alma que no les perteneciese.

Fue así que el Arcángel de la Muerte y sus ángeles comenzaron sus misiones de reconocimiento en busca de almas por salvar en el Infierno. Pero ayudar a los muertos no era suficiente, por lo que Azrael les dijo a sus ángeles que debían ayudar a los humanos vivos a prepararse para la muerte, a comprenderla, aceptarla y no temerla si sus actos eran buenos.

Pasado el tiempo, entre los seres de luz llegó a pensarse que Azrael y su coro rechazaban hasta cierto punto el Cielo. Finalmente Azrael expresó su decisión de autoexiliarse junto a su coro, no porque él y sus ángeles no amaran la compañía celestial, sino porque su compasión por los humanos era tan grande que preferían servir a Dios en la oscuridad con tal de evitar que las almas sufriesen un destino injusto al morir. Se convirtieron entonces en abnegados ángeles, en seres que iluminaban los lúgubres territorios de la muerte con la blancura impoluta de su ardiente bondad.

Las siguientes serían sus misiones principales: 1) buscar y separar fantasmas y demonios de sus lazos corpóreos y etéricos, 2) cazar y destruir a las almas que no tienen salvación y pertenecen a los demonios, 3) guiar a su destino a los humanos que mueren, contribuyendo a que se les de una segunda oportunidad (en la rueda de reencarnaciones) si es preciso, 4) luchar contra los demonios que promueven la muerte, 5) rescatar almas salvables del infierno

Contactando al arcángel Azrael

Arriba vemos una versión moderna, simbólica y estilizada del sello o sigilo de Azrael. Su presencia no es necesaria para el desarrollo del ritual que después presentaremos, de modo que se lo ha puesto únicamente para satisfacer la curiosidad intelectual.

Muchos ocultistas hablan de la invocación a Azrael concibiéndolo no como un ser real sino como un ser simbólico, como una personificación de la muerte dotada de un gran poder a la hora de canalizar las energías psíquicas y espirituales del mago en relación al fin de contactar con el poder espiritual inherente a las fuerzas propias de los dominios de la muerte, concebida como algo que, si bien en sí mismo no tiene vida, se manifiesta como presencia viva y dinámica en la experiencia espiritual del hombre. Por eso, antes de presentar un ritual de invocación a Azrael, Lodge Magan nos aclara que: ‹‹Un trabajo de muerte puede servir para algunos propósitos: uno puede intentar una invocación a la muerte como un rito de entropía y destrucción o una maldición lanzada a una victima elegida o uno puede invocar a las formas del dios de la muerte para el bien del conocimiento y comprensión del morir. En el segundo caso, uno invoca a símbolos y conceptos asociados con la muerte con el fin de facilitar el proceso de morir y para transformar el miedo y ansiedad, que es usualmente relacionado con ésta, en la fuerza de vida creativa.››

Veamos ahora el ritual que Lodge Magan nos propone:

-Procure que sea de noche.

-Tome un baño (preferiblemente en agua fría) antes del ritual.

-Consiga una pequeña (no tanto) campana.

-Póngase una túnica negra.

-Comience por preparar una vela negra y una vela roja.

-Si puede, queme incienso, el de mirra es una buena opción.

-Abra el ritual encendiendo la vela negra y haciendo sonar una campana.

-Recite lo siguiente:

Lepaca Kliffoth!
¡Azrael! ¡Azrail! ¡Ashriel! ¡Azaril! ¡Azriel! ¡Izrail!
Escúchame ¡mensajero divino!
¡Sombras y fantasmas! ¡Levántense de las fosas del cementerio y vengan a mi llamado!
¡Tú, quien separas el alma del cuerpo y trae el sabor del veneno mortal!
¡Ven del abismo de Oscuridad!
¡Ángel de la Muerte!
¡Espíritu de muchos rostros y miles de alas!
¡Guía de las almas muertas!
¡Tú, quien llevas a los mortales al Otro Lado!
¡Quien se aproxima con los espectros y criaturas de la noche!
¡Escucha mi llamado!
Enciende en mí la llama negra de la muerte, ¡la esencia del Dragón Negro!
¡Llévame al borde de la muerte y la vida, para que pueda probarla y sumergirme en su éxtasis!
¡Muéstrame la Muerte para que pueda conocer la Vida!
¡Arranca el velo negro de la ignorancia la cual cubre mis ojos!

-Concéntrese y visualice que entra al lugar un ángel vestido de negro, con veinte alas y una espada.

-Imagine con gran viveza que el ángel corta cada parte de su cuerpo con la espada, procurando sentir que le libera de las ataduras corporales y mundanas con cada parte que le corta.

-Prosiga en la visión anterior por el tiempo que sea necesario hasta que sienta un gran vacío interno y un sentimiento de aislamiento y soledad.

-Recite lo siguiente:

El fuego oscuro del Dragón Negro esta ardiendo ahora dentro de mi!
Yo soy la sombra el fantasma, listo para dejar la existencia terrenal!
Espíritus de la Oscuridad, ¡conviértanse en mis compañeros en mi viaje al reino de los muertos!
¡Ángel de la Muerte! – ¡llévame al Otro Lado!

-Acuéstese boca arriba con los brazos cruzados sobre el pecho, en la posición que tendría si estuviese en un ataúd.

-Sienta que su cuerpo astral se vuelve cada vez más ligero y Azrael lo eleva, llevándolo al otro mundo.

-Viaje a su pasado más remoto, de ésta vida y, si puede, de vidas anteriores.

-Recuerde todo lo que le ha ocasionado sus mayores miedos, deseos, debilidades y fortalezas.

-Procure sentir y percibir como todo aquello que alguna vez trajo cosas negativas y debilitantes, se constituye ahora en fuente de fuerza y determinación.

-Una y solo una vez que haya logrado lo anterior, vuelva a su estado de conciencia normal y levántese.

-Quítese la ropa como símbolo de que ha removido su pasado.

-Apague la vela negra y encienda la vela roja, símbolo de esa vida nueva y de esa fuerza que está naciendo y levantándose en usted, ardiendo con la “llama dadora de vida” y otorgándole ese sentido de totalidad y poder interior.

-Recite las siguientes palabras finales:

Despierto del sueño mortal y comienzo una nueva vida,
¡Con el fuego del Gran Dragón Rojo!
¡Qué así sea!
¡Ho Drakon Ho Megas!

-Medite por un rato en el sentimiento de poder que fue despertado en su interior, después finalice el ritual.

Ángel guardián

La creencia tradicional cristiana dice que todos nosotros, desde que nacemos, tenemos un ángel guardián que nos cuida de peligros físicos, morales y espirituales, que intercede ante Dios por nosotros y nos acompaña al morir. El Cristianismo postula que estos seres fueron creados como tales, el Espiritismo dice que anteriormente fueron almas humanas, y la Teosofía cree que los ángeles guardianes habitan adentro de nosotros.

El Ángel Guardián en la teología católica

guardian-angel3‹‹En una ocasión se acercaron a Jesús los discípulos y le dijeron: “¿Quién es, pues, el mayor en el Reino de los Cielos?”. Él llamó a un niño, lo puso en medio de ellos y dijo: “Yo os aseguro: si no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en el Reino de los Cielos. Así pues, quien se haga pequeño como este niño, ése es el mayor en el Reino de los Cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos”.›› La cita expuesta, perteneciente al Evangelio de San Mateo, es quizá el más importante de los fragmentos bíblicos que sostienen la existencia de los ángeles guardianes. Sabiendo ya que el mismísimo Jesucristo habló de ellos, veamos cómo se ha pronunciado al respecto la Iglesia Católica:

Dijo San Basilio que “cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida”. Y es que el Catecismo de la Iglesia Católica coloca como dogma de fe a la creencia en los ángeles guardianes, afirmando que desde nuestra infancia (Mt 18-10) hasta nuestra muerte (Lc 16-22) nos cuidan, que la vida humana está rodeada por la custodia de estos seres (Sal 34,8; 91, 10-13), y que ellos interceden por nosotros ( Jb 33,23-24; Za 1,12; Tb 12,12) ante Dios.

Podemos ahora hacernos ciertas preguntas: ¿cada persona tiene un solo ángel guardián?, ¿hay ángeles guardianes de comunidades?, ¿pueden los ángeles de cualquiera de los nueve coros ser ángeles guardianes o solo son ángeles guardianes los que pertenecen al coro de los Ángeles propiamente dicho?.

Sobre lo primero, la Iglesia piensa que casi todos tenemos un solo ángel guardián; pero, personas como el Papa u otros que por su grado de cercanía a Dios o por su oficio requieren de más, pueden tener más de un ángel guardián. Así, del Papa se afirma que ciertamente tiene varios ángeles guardianes; mientras que, aunque no sea algo oficial, puede pensarse que los exorcistas tienen más de uno, ya que sufren más que otras personas el hostigamiento demoníaco.

guardian-angel5

Por otro lado, no solo hay ángeles guardianes de individuos: los hay de familias, de comunidades, de instituciones, hasta de ciudades y naciones. Por ejemplo, San Miguel Arcángel es el Ángel Guardián de la Iglesia.

Por último, en relación a la tercera pregunta, se sabe que Honorio de Autun, en el siglo XII, fue el primero en esbozar una teoría sobre el plan específico de los ángeles guardianes. Según este teólogo, desde la concepción cada alma recibía un ángel guardián, y que éste pertenecía al coro de los Ángeles. Posteriormente, el célebre Tomás de Aquino estuvo de acuerdo con Honorio de Autun; pero, más adelante, Duns Escoto dijo que cualquier ángel, sea del coro que sea, podía servir de ángel guardián si así lo ordenaba Dios o algún superior espiritual.

guardian-angel2

En cuanto al aspecto de los ángeles, la Iglesia concuerda en que no tienen sexo ni forma inherente. Por eso, los ángeles guardianes, cuando no permanecen invisibles, pueden tomar aspecto de hombre, de mujer, de niño o niña, de anciano, del típico ángel luminoso, de animal ―San Juan Bosco vio uno en forma de perro gris, Santa Gema Galgani vio uno que aparecía como ave mensajera, el profeta Elías vio uno que tomaba forma de cuervo y le llevaba alimento, etcétera―, o incluso, si lo requieren para protegernos, pueden asumir formas que inspiren temor, aunque por lo general, en base a los diversos testimonios, se sabe que tienden a tomar formas visibles hermosas.

Las funciones de los ángeles guardianes:

Se cuenta que el Papa Juan XXIII,  en una confidencia con un obispo canadiense, le contó que fue su ángel guardián quien le inspiró la idea del revolucionario Concilio Vaticano II; también, este Papa devoto de los ángeles dijo en cierta ocasión: “El ángel custodio es un buen consejero, intercede cerca de Dios a favor nuestro; nos ayuda en nuestras necesidades, nos defiende de los peligros y de los accidentes. Me gustaría que los fieles sintieran toda la grandeza de esta asistencia de los ángeles”.

guardian-angel

Y… ¿cuáles son las principales ayudas en que se muestra esa “grandeza” de la “asistencia de los ángeles”?. Veamos:

  • Los ángeles guardianes libran constantemente a sus protegidos de peligros físicos y espirituales. Así, en Génesis 48-16 se lee: ‹‹Que el ángel que me ha librado de todo mal -dijo Israel a su hijo José- bendiga a estos niños››
  • Frenan a los demonios y espíritus malignos para que no nos hagan todo el mal que nos harían sin su ayuda. El ejemplo perfecto está en el Libro de Tobías, donde el Arcángel Rafael lo acompaña y le dice cómo derrotar al demonio Asmodeo, ya que Tobías iba a casarse con Sara, que había enviudado de sus siete anteriores maridos en la noche de bodas, a causa de los celos de Asmodeo, que los mataba para que no consumasen la unión…
  • Nos inspiran pensamientos y emociones espirituales, así como sabios consejos (Gen 16 y 18; Act 5.8.10).
  • Interceden por nosotros ante Dios, presentándole nuestras oraciones para que las oiga más benignamente (porque igual las escucha, ya que es omnisciente). También, imploran ayuda divina cuando ven que la necesitamos, aún si no reconocemos esa necesidad o si, al recibir la ayuda a causa de la intercesión angélica, no percibimos tampoco esta ayuda (Tob 3 y 12; Act 10).
  • Aclaran nuestro intelecto, a fin de que podamos captar mejor la verdad
  • Nos asisten en la muerte, acompañándonos al Purgatorio o al Cielo. En el Antiguo Testamento, se daba a entender que los ángeles acompañaron a los patriarcas al “seno de Abraham” (el Cielo); y, al respecto de esta función de los ángeles guardianes, Santa Francisca Romana dijo: “Cuando un hombre muere, su ángel custodio conduce su alma al purgatorio y se pone a su derecha… El ángel presenta a Dios las oraciones que se le hacen e intercede por la abreviación de sus sufrimientos”.
  • Reciben las oraciones que la gente manda para las almas que están en el Purgatorio. En este punto, se da a entender que es el ángel guardián de la persona que está en el Purgatorio, aquel que recibe las oraciones que a su protegido, mismo que cuidara en la vida terrenal, le están enviando ahora que experimenta el penoso proceso de la purificación.
  • Finalmente, los ángeles guardianes, una vez que sus protegidos han muerto y ascendido al Cielo (los que sí fueron…), ya no los protegen sino que reinan y gozan junto a ellos, dándoles también algunos “ministerios de iluminación”

El Padre Pío y los ángeles guardianes

guardian-angel7Muchísimos han sido los casos de santos, santas, beatos y beatas que interactuaron con ángeles guardianes; pero, entre todos estos casos, uno de los más llamativos es el de Pío de Pietrelcina (1887-1968), mejor conocido como el “Padre Pío”, que fue un religioso capuchino de origen italiano, conocido por su santidad y su intenso misticismo, gracias al cual poseía dotes sobrenaturales como lectura de conciencias (cuando iban a confesarse, él podía adelantarse a los pecados, o ver pecados omitidos…), bilocación (podía desdoblarse), manifestación de estigmas (heridas que simulan las heridas de Cristo en la cruz) y comunicación con los ángeles guardianes, siendo este último talento algo que ya desde niño manifestaba, con tanta contundencia que, en la ingenuidad propia de la infancia, llegó a creer que todos veíamos ángeles.

Centrándonos en el don del Padre Pío para hablar con su ángel guardián y los ángeles guardianes de las demás personas, sabemos que existen multitud de testimonios, y que muchas personas, cuando querían comunicarle algo al Padre Pío u obtener su ayuda, hablaban con sus ángeles guardianes (a los cuales no veían) y les pedían que vayan donde el Padre Pío con tal o cual mensaje. Así, muchas veces el Padre Pío manifestó saber cosas que no tenía manera natural de saber, y que al parecer le habían comunicado los ángeles guardianes. Un caso representativo es el que menciona una importantísima web sobre el Padre Pío, en la cual se afirma (probablemente esto fue sacado de un libro, ya que hay bastantes detalles y no se citan fuentes) que: ‹‹Uno de los hijos espirituales del Padre dijo en una oportunidad: “Parece que el Padre es tan  Piadoso que  escucha siempre los que lo llaman. Una tarde, muchas personas que apenas le llegaron a San Giovanni Rotondo, hablaron del Padre Pío. Ingenuamente enumeraron las gracias que quisieron preguntarle y preguntaron a sus Ángeles de la guarda si podían  llevar los mensajes al Padre Pío. Al día siguiente, después de la Misa,  el Padre Pío los regañó justamente: ʻ¡Bribones! ¡Tampoco por  la noche me dejan tranquilo!ʼ, la sonrisa desmintió las palabras. Ellos entendieron que el Fraile les habría atendido”.››

El Ángel Guardián en el Espiritismo

En el Espiritismo se afirma la creencia en la reencarnación, pero esta es de naturaleza evolutiva, de modo que el hombre no se reencarnará en animales, pero los animales sí pueden, tras periodos enormes de tiempo, transformarse en almas humanas; claro que hay pequeños saltos involutivos (almas humanas que se deterioran de una vida a otra), pero a la larga el Espiritismo afirma que las almas siempre progresan de un orden a otro, de modo que, en este marco, los ángeles son espíritus muy evolucionados que anteriormente fueron humanos.

guardian-angel9

guardian-angel8En concordancia con lo anterior, Allan Kardec (fundador del Espiritismo) dijo, en El Libro de los Espíritus, que un ángel guardián era un ‹‹espíritu protector de orden elevado››, y que‹‹cada hombre tiene un Espíritu que vela por él, pero las misiones son relativas a su objeto››. Esas palabras podrían hacernos pensar que, aunque todos tenemos un Espíritu Guía y Protector, no todos tenemos un ángel guardián, pese a que Kardec deja claro que dicho tipo de espíritus son siempre buenos, y por tanto, elevados en cierta medida. Pero… ¿será siempre suficiente esa bondad para considerar al Espíritu Guía y Protector como un espíritu de ‹‹orden elevado›› y por tanto como un ángel guardián? Si nos guiamos por El Libro de los Espíritus, escrito en 1857, la cuestión se torna difícil de responder; pero, si atendemos a su obra posterior de 1864, El Evangelio según el Espiritismo, entonces podemos pensar que todo hombre tiene un ángel guardián, basten dos citas para confirmarlo: 1) ‹‹Además de nuestro ángel guardián, que siempre es un espíritu superior, tenemos a los espíritus protectores, que no porque estén menos elevados, son menos buenos y benévolos; éstos son parientes o amigos, o algunas veces personas que nosotros no hemos conocido en nuestra existencia actual. Nos asisten con sus consejos, y muchas veces con su intervención en los actos de nuestra vida.››, y 2) ‹‹Dios nos ha dado una guía principal y superior en nuestro ángel de la guarda, y guías secundarios en nuestros espíritus protectores y familiares; pero es un error creer que tenemos cada uno de nosotros forzosamente un mal genio para contrarrestar las buenas influencias.››Aclarado lo anterior, cabe precisar lo siguiente sobre esos espíritus protectores de ‹‹orden elevado›› que son los ángeles guardianes según Allan Kardec y el Espiritismo, que en casi todo concuerda con su fundador, sobre todo si es el “Espiritismo Kardeciano”; veamos:

  • La tarea del ángel guardían fue voluntariamente aceptada al principio, nos eligió entre un grupo de almas que le eran simpáticas, y una vez aceptado el compromiso, éste se transformó en obligación.
  • El ángel guardián sigue desde el nacimiento a la muerte al protegido, frecuentemente también lo acompaña en la estadía en el más allá que media entre una y otra vida, y en ciertos casos lo cuida por varias vidas o encarnaciones.
  • El ángel guardián puede proteger también a otras personas, pero con menos exclusividad.
  • A veces los ángeles guardianes pueden abandonar a su persona confiada para cumplir ciertas misiones, y entonces son sustituidos (se sobreentiende que, generalmente, de manera temporal).
  • El ángel guardián no abandona a su protegido si éste peca o no lo escucha, simplemente se aleja, y siempre que lo llaman regresa, por más terribles que sean los pecados de su protegido.
  • A veces el ángel guardián se aleja porque varios espíritus malos se han juntado para inducir al mal al protegido. Este alejamiento no es permanente, y volverá con todas sus fuerzas si se le llama, usualmente habiendo ayudado a una o más personas en ese lapso de alejamiento.
  • Es casi imposible conocer el nombre de nuestro ángel guardián, pero podemos invocarlo dándole cualquier nombre que nos agrade y tenga asociaciones positivas para nosotros, sobre todo nombres de santos, ángeles o, en síntesis, personas espiritualmente admiradas por nosotros.
  • El ángel guardián puede encarnarse en una próxima existencia junto a nosotros, acompañándonos así de manera más directa que con la simple guía desde el mundo espiritual; sin embargo y aunque en menor medida, esto también podría suceder con un espíritu de perdición que se ensañe contra nosotros.
  • Así como hay ángeles guardianes de personas, los hay de grupos humanos, y también hay ángeles guardianes de las Artes, los cuales inspiraron la creencia en las musas…

Expuestos todos los rasgos anteriores del ángel guardián en la concepción espiritista, hay que advertirle al lector que, en el Espiritismo, es más propio hablar de “Espíritu Guía” que de “Ángel Guardián”; ya que, aunque lo segundo es aceptado en tanto que se piensa que realmente es equivalente a lo primero en lo esencial, “Espíritu Guía” es más propio porque, aquel ‹‹espíritu de orden elevado›› que cumple tales funciones, no fue creado en la condición que tiene, sino que apareció en un orden espiritual mucho más bajo y, en un tiempo muy lejano, habrá de estar en un orden espiritual mucho más elevado (siendo equivalente a un arcángel, por ejemplo); en otras palabras, los ángeles guardianes del Espiritismo, difieren de los ángeles guardianes convencionales en el sentido de que su condición no es inmutable, no es consustancial al ser que la detenta, sino que representa solo una fase ontológica del mismo en su devenir evolutivo dentro del tiempo.

El enredo del Ángel Guardián en la Teosofía

guardian-angel11La Teosofía toma la concepción espiritista de la reencarnación, en la cual los retrocesos involutivos son algo pasajero y, cualquier alma, está destinada a dar saltos cualitativos (de animal a humano, de humano a ángel, etcétera) hasta alcanzar su perfección relativa. Sin embargo, el carácter especulativo de la Teosofía, combinado con un uso patente de terminología simbólica inspirada en referentes mitológicos y religiosos, ha causado que, en torno a unos mismos conceptos (yo superior, ego, mónada, yo inferior, ser, conciencia, etcétera), surjan diversas propuestas que, si bien parecieren decir lo mismo, presentan graves inconsistencias causadas fundamentalmente por enredos e imprecisiones terminológicas… Un ejemplo ideal de esa situación lo tenemos en el Ángel Guardián, tema de este artículo. A saber, lo único claro es que el Ángel Guardián es designado como Ángel Solar, que habita en nosotros, y que su propósito es conducirnos a la perfección espiritual, moviéndonos (sin ir contra nuestra libertad) a tomar decisiones y actitudes acertadas en nuestro camino evolutivo, tanto en esta como en muchas vidas por venir. El gran enredo, que expondremos en primera persona y entre comillas para que quede más claro, es el siguiente: ‹‹¿El Ángel Solar es un ser distinto de mí mismo, o es una parte de mí mismo? Según lo que se ha escrito y dicho sobre el Ángel Solar, debería decir que “habita en mí”, pero si es una parte de mí mismo, decir que “habita en mí” es solo una expresión figurativa que puede conducirme al equívoco de tomarlo como un ser independiente. Ahora, y si realmente es un ser independiente, entonces decir que “habita en mí” ya no es una expresión figurativa, y por tanto, aunque habite en mí, puedo llamarlo “Ángel Guardián”, ya que los ángeles guardianes son seres que guían, pero no son parte de los seres que guían; entre tanto, si el Ángel Solar no es un ser independiente sino una dimensión o aspecto de mí mismo, de ningún modo puedo llamarlo “Ángel Guardián”, porque los ángeles guardianes necesariamente deben de ser sujetos distintos de aquellos a quienes guían››. Como el lector podrá apreciar con las siguientes citas, lo único claro aquí es cuál es la fuente de que el asunto sea tan confuso, obsérvese tan solo estos dos casos significativos:

guardian-angel14Caso1: Las citas que verán son de un curso sobre Teosofía, originalmente escrito por la Señora Emogene Simmons en 1935, y posteriormente complementado con cinco lecciones, agregadas por Enrique Renard en 1980. El curso es uno de los más serios, eruditos y completos que hay en internet; y, a pesar de eso, no ilumina suficiente el tema del Ángel Solar, y por lo tanto la respuesta a la pregunta de si existe o no algo como el Ángel Guardián en el campo de la Teosofía. Antes de poner las citas, cabe aclarar que los devas son, en Teosofía, seres que han alcanzado un enorme grado de perfeccionamiento espiritual, que por ende “irradian luz” y, como han pasado ya la fase humana de sus existencias, pueden guiar a quienes aún están en aquella etapa; veamos ahora las citas: A) ‹‹Se dice que al ocurrir el nacimiento del Ego humano – evento que tiene lugar cuando la Mónada hace su ingreso al reino humano después de completar su evolución a nivel del reino animal –se le asigna un deva para que le acompañe a través de su peregrinaje evolutivo en la nueva etapa. A este deva, que la tradición cristiana ha dado en llamar “el Ángel Guardián”, se le conoce en la tradición oculta como el Ángel Solar. Su misión es la de proteger al Ego – hasta donde sea posible y permitido – de influencias exteriores peligrosas, y de asegurar su avance.›› B) ‹‹La presencia de un deva solar en cada ser humano se llevó a cabo para devolver a los Egos humanos su ritmo evolutivo apropiado, estimulando así su desarrollo.››

Comentario sobre el Caso1: El Ángel Solar se presenta como un ser independiente y por tanto, aunque habite en la persona, puede considerarse un Ángel Guardián.

guardian-angel10Caso2:En el texto Antología sobre El Ángel Solar, hecho en base a conferencias, se presenta incoherentemente al Ángel Solar, pues tanto hay palabras para pensar que es un ser independiente y en consecuencia llamarlo “Ángel Guardián”, como palabras para pensar que no es un ser independiente y en consecuencia no poder llamarlo “Ángel Guardián”. En el caso de las palabras que nos permiten pensar que es un ser independiente, tenemos estas citas: A) ‹‹El Ángel Solar es el intermediario celeste cuya misión voluntariamente aceptada es permanecer al lado de los hombres, desde que adquieren autoconciencia y son dotados de mente hasta que ascienden a las elevadas cumbres de la Cuarta Iniciación.››, B) ‹‹El Cuerpo Causal es temporariamente la morada de nuestro Ángel Solar.››y C) ‹‹Podemos asegurar que ellos nos tienden constantemente sus manos amigas para que podamos ascender a niveles cada vez más elevados de nuestra espiral evolutiva.››. En cuanto a las palabras que siembran confusión y nos mueven a pensar que el Ángel Solar no es un ser independiente, tenemos estas citas: A) ‹‹Todos los seres humanos tienen su propio Ángel Solar, su Yo Superior o trascendente, el impulsor de sus motivos espirituales más elevados y el supremo guía de sus destinos kármicos.›› y B) ‹‹A estos esplendentes Seres procedentes del quinto subplano del plano mental cósmico los conocemos en literatura esotérica bajo los nombres de “Hijos de la mente” o “Ángeles Solares”. A cada una de estas excelsas Entidades se las denomina también en términos teosóficos “el Yo Superior de los seres humanos”.››

Comentario sobre el Caso2: Antología sobre El Ángel Solar sería contradictorio en fondo y forma si “Yo”, y por tanto “Yo Superior”, se usasen de manera debida, de acuerdo al significado que debieran tener en función de un correcto uso de las palabras derivado de sus significados conocidos a partir de lo estipulado oficialmente a nivel idiomático. Sin embargo, “Yo Superior”, tal y como lo usa el texto referido, aparece como un término cuyo significado es incompatible con lo que puede entenderse bajo la expresión “Yo” y por tanto bajo la derivada expresión “Yo Superior”; ya que, evidentemente, primero se dijo que el Ángel Solar era un “intermediario celeste”, y por tanto un ser independiente, pero luego se dijo que era el Yo Superior, por lo que “Yo Superior” aparece como una entidad rectora, que nos mueve para que lleguemos a tener una esencia que aún no tenemos, y que por tanto aún no somos, aún si ésta está adentro del Yo Superior, ya que, de no ser así, no podría hablarse del Yo Superior como una guía y un “intermediario celeste”. De ese modo, queda claro lo mal que pueden llegar a emplearse las palabras en Teosofía, y la obscuridad de conceptos que de ese mal uso deriva.

guardian-angel13

Conclusiones finales: Muy diferente es el uso de la palabra “Yo” que hace Johannes Jacobus van der Leeuw en su texto Dioses en el Destierro, presente en la colección Teosofía Siglo XX; allí, “Yo” se usa de manera adecuada, como algo que representa al sujeto o a la esencia del sujeto; citamos: ‹‹Así pues, nuestra conciencia de ser una dualidad, constituida por un Yo superior interno y un yo inferior externo está basada en la ignorancia. No somos dos entidades sino una sola. Somos el Yo divino y ningún otro. Lo que sucede es que cuando infundimos nuestra divina conciencia en los cuerpos por cuyo medio hemos de adquirir ciertas experiencias, nos identificamos con estos cuerpos y olvidamos lo que realmente somos. La primera condición del logro espiritual es la certidumbre sin sombra de duda de que somos el espíritu o Yo superior.››. Claramente, si pensamos en el Ángel Solar a partir de las palabras de Johannes, no podemos llamarlo “Ángel Guardián”, al menos no si es que el Ángel Solar es nuestro Yo Superior, porque entonces: ¿acaso somos nuestro Ángel Guardián?… Pensar eso sería absurdo; así que, si el Ángel Solar “es” el Yo Superior, o bien podemos llamarlo “Ángel Guardián” y entonces interpretaremos contra el buen uso de las palabras que el Yo Superior es algo que no somos pero que por estar en nosotros actúa como si fuese parte de nuestra esencia y por tanto de lo que somos, o bien interpretamos que realmente somos el Yo Superior y en consecuencia no podemos llamar “Ángel Guardián” al “Ángel Solar”.

Aiwass, el ángel guardián de Aleister Crowley

guardian-angel15Al poco tiempo de haber ingresado en la orden de la Golden Dawn, Aleister Crowley intentó los métodos de la Magia Sagrada del Mago Abramelin, texto escrito originalmente en el siglo XV pero que tuvo posteriores versiones-traducciones. Dichas prácticas las había comenzado en Boleskine House, en el año 1900; pero, irónicamente, no llegó a buen término porque Mathers (autor de una reciente traducción de la Magia Sagrada del Mago Abramelin) le solicitó que se trasladase para que le ayude en ciertos problemas personales con la Golden Dawn. A causa de ello Crowley, que había estado efectuando dichas prácticas para contactar con la “entidad protectora”, se frustró; pero, pese a aquello, continuó con sus intentos hasta que, entre el 8 y el 10 de abril de 1904 y durante su estancia en Egipto, contactó con una entidad llamada “Aiwas”, que le dictó ―no directamente, sino que Crowley, como un médium, plasmó lo que la entidad le dijo con el método de la escritura automática― su famoso Libro de la Ley y a la cual él consideró como su Ángel Guardián.

Antes de contactar con Aiwas, Aleister Crowley, al igual que los miembros de la Golden Dawn, pensaba que el Santo Ángel Guardián era “el yo silencioso”, esto es, una especie de proyección-representación del más elevado y sublime ser individual; o, por decirlo de otro modo, una personalización (sin autonomía, siendo una proyección, no un ser aparte) del lado más espiritual y luminoso de la propia esencia del sujeto. No obstante, tras contactar con Aiwas, Crowley empezó a cambiar su pensamiento sobre el Santo Ángel Guardián: así, éste pasaba a ser una entidad independiente que moraba en los planos internos del sujeto, y que se acoplaba a la individualidad de aquel a fin de emprender trabajos mágicos o espirituales.

Remontándonos a la experiencia de contacto, Crowley cuenta que primeramente escuchó una voz tenebrosa que le decía en un inglés perfecto: “Behold! it is revealed by Aiwass the minister of Hoor-paar-kraat”(“¡Contemplad! Ha sido revelado por Aiwass, el ministro de Hoor-Paar-kraat”). Según indagaciones posteriores de Crowley, Hoor-Paar-kraat era un nombre que se correspondía al egipcio Har-par-khered, que en su versión griega era el nombre Harpócrates, y éste último, en opinión de Crowley, era una alusión a Horus, deidad principal de su cosmogonía.

Volviendo a la experiencia, Crowley dijo que Aiwass apareció como una voz sobrenatural, flotando sobre su escritorio ―aquí, cabe pensar que Crowley sentía la energía de la entidad o veía algo, aunque sea como una distorsión del aire, o que deducía su ubicación por el sonido, porque de lo contrario no podría saber dónde estaba la entidad―, que después se desplazó hasta encima de su hombro izquierdo, y finalmente, desde un rincón de la habitación, empezó a dictarle revelaciones con “un timbre profundo, musical, expresivo”, de tono “solemne, voluptuoso, tierno, fiero o cambiante según el mensaje”, y “nunca bajo” sino más bien “como el de un virtuoso tenor o un barítono”.

guardian-angel16Pero Crowley no solamente escribió las revelaciones de Aiwass, sino que lo dibujó, mostrándolo alto, translúcido, de facciones finas, compuesto por una materia sutil, y con la expresión, en palabras de Crowley, de un “rey salvae”.

Tanto impresionó a Crowley el contacto con Aiwass, que sobre él escribió: ‹‹La existencia de la religión presupone la certeza de alguna inteligencia desencarnada, llámese Dios o cualquier otra cosa. Y justamente esto es lo que ninguna religión ha podido demostrar científicamente… La inmensa superioridad de esta inteligencia en particular, Aiwass, a cualquier otra con la que la Humanidad haya estado en comunicación consciente, se revela no sólo por el carácter del libro en sí, sino por el hecho de su comprensión absoluta de las pruebas necesarias para demostrar su propia existencia y las condiciones que rigen sobre la misma.››. Fue después de escribir las palabras citadas cuando Crowley conjeturó que Aiwass era la “manifestación minúscula de una potencia celestial” y, finalmente, concluyó que debía tratarse de su propio Ángel Guardián.

Como vemos, Crowley parecía convencido de la realidad de su experiencia, aunque estudiosos como Sarah Vale y Joshua Gunn, señalaron que el estilo narrativo de Aiwass, supuestamente plasmado en el Libro de La Ley, era en realidad muy similar al de Aleister Crowley, lo cual contribuyó a reforzar las hipótesis de que podía tratarse del propio inconsciente suyo o de una proyección inusual de la idealización subjetiva que él había hecho de su propia personalidad.

Sea cual sea la verdad sobre Aiwass, el Libro de la Ley o “Liber Al vel Legis”, inauguró la famosa doctrina de Thelema, donde el propio Aiwass (¿o Crowley?) afirma que ‹‹la Ley de Thelema es la ley de la libertad››; pero, interpretando aquello y la doctrina de Thelema en general, en el ensayo La Gran Bestia, Aleister Crowley, se advierte que: ‹‹Esta defensa de libertad pura, mientras que es vista desde un sistema ortodoxo y exotéricamente atado a leyes como el Cristianismo o el Islam, parece ser el epitome del sendero de la mano izquierda y por lo tanto un marco para la Magia Negra, debe en efecto ser equilibrado por las propias interpretaciones de Crowley de tales formulas. Aunque la Ley de Thelema no postula ningún código universal de moralidad, ésta insiste en la idea de que para cada alma individual hay un sendero correcto o natural y que todos esos senderos correctos llevan a una meta: la aniquilación del yo.››.

Cómo saber el nombre del Ángel Guardián

La Cábala afirma que todos tenemos un ángel que rige sobre las características de nuestra personalidad: éste no es nuestro ángel de la guarda (el cual es personal), es uno de los 72 ángeles que rodean el Trono de Dios, cantando y rotando en torno a Él según una elipse que une todas las constelaciones del zodíaco. Comúnmente, se cree que a cada persona le corresponde uno de esos 72 ángeles según su fecha de nacimiento, que ese es su ángel guardián, y que en consecuencia comparte su ángel guardián con millones de personas. Como ya se dijo, esto es un equívoco, por lo que aquí no pondremos la conocida tabla que une cada día del año a uno de los 72 ángeles o genios de la Cábala. No obstante, presentamos al lector un método poco conocido, y que parece tener mucho sentido según la dinámica de la intuición humana y lo que sabemos sobre las formas en que comúnmente se nos manifiestan los habitantes luminosos del mundo espiritual. Veamos:

guardian-angel17

1) Póngase ropa blanca, completamente blanca, incluyendo los interiores, y de ser preferible, ande descalzo o en zapatillas.

2) Durante 24 horas, no coma carne de animal alguno (incluyendo pescado), evite todo tipo de actividad sexual, no tome alcohol, no beba café ni estimulantes, no se drogue, evite en lo posible toda conducta, emoción, sentimiento o pensamiento destructivo.

3) Báñese y vuelva a usar las ropas blancas que usó, u otras nuevas, pero vista de blanco.

4) Queme incienso, preferiblemente de rosa o lavanda

5) Ponga música suave, preferiblemente instrumental, y que necesariamente le sea espiritualmente inspiradora; por ejemplo, un disco de música para meditar, o algo de Yanni, de Vangelis, de Vivaldi, de Beethoven, etcétera.

6) Todo lo anterior (incienso y música) habrá de ponerlo en un lugar adecuado, como puede ser su cuarto previamente acondicionado (por ejemplo, si tiene una calavera o un pentagrama, sáquelo antes del ritual…). Una vez que sienta que el cuarto esté purificado, sacará el libro espiritual que sea más importante para usted (La Biblia, el Libro de Urantia, el Bhágavad-guitá, el Talmud, etcétera), y lo colocará en una mesita cubierta por un delantal blanco, parándose de frente al Este (tenga una brújula para esto).

7) Estando parado en dirección al Este, y con el libro en la mesita, cierre los ojos y concéntrese por un momento en la Presencia Yo Soy (la presencia de Dios individualizada en su esencia y según su esencia). Habiendo sentido ese contacto con su propia divinidad, abra el libro al azar (sin premeditar en qué parte abrirlo) con los ojos cerrados y deslice el dedo índice de su mano derecha hasta detenerlo en cualquier punto de la página, según le dicte la intuición espiritual. Una vez que ha detenido el dedo en donde le dictó la intuición, no lo mueva en absoluto, abra los ojos, y mire si lo que hay bajo la punta de su índice es una vocal o una consonante: si es una vocal, ignórela; si es una consonante, anótela, y vuelva a repetir el proceso (sin perder el orden en que van saliendo las consonantes) hasta obtener tres consonantes o, si le dicta la intuición, cuatro, cinco, seis, o más. Cuando su intuición le diga que ya tiene suficientes consonantes, vaya por una Biblia y ábrala en el Salmo119. Otra vez se parará en dirección al Este y con los ojos cerrados deslizará el índice, pero solo sobre el salmo, deteniéndolo siempre cuando le dicte la intuición, y posteriormente viendo si debajo de la punta del dedo hay una vocal o una consonante: en esta ocasión, debe encontrar vocales e ignorar consonantes, y también parará cuando la intuición le diga que ya tiene suficientes vocales. Finalmente, cuando tenga todas las consonantes y las vocales, únalas según su intuición (no necesariamente respetando el orden en que aparecieron), sin omitir ninguna y formando un nombre, al cual le agregará la terminación “el” (o “él”) u “on” (u “ón”): lo que obtenga será entonces el nombre de su ángel guardián, que de ahora en adelante podrá emplear para una comunicación más efectiva, siendo recomendable que lo diga con la voz y no solo con el pensamiento.

8) Cuando haya obtenido el nombre de su ángel guardián, agradézcale a Dios, a él (su ángel guardián), y a los ángeles en general, y hecho esto concluya el ritual.

Oraciones al Ángel Guardián

guardian-angel6

Himno de Laudes

Ángel santo de la guarda, compañero de mi vida, tú que nunca me abandonas, ni de noche ni de día.
Aunque espíritu invisible, sé que te hayas a mi lado, escuchas mis oraciones y cuenta todos mis pasos.

En las sombras de la noche, me defiendes del Demonio, tendiendo sobre mi pecho tus alas de nácar y oro.
Ángel de Dios, que yo escuche tu mensaje y que lo siga, que vaya siempre contigo hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible, presencia del cielo amiga, gracias por tu fiel custodia, gracias por tu compañía.
En presencia de los Ángeles, suba al cielo nuestro canto: gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. Amén.

Oración tradicional para adultos:

Ángel del Señor,
que por orden de su piadosa providencia eres mi guardián,
custódiame en este día (o en esta noche)
ilumina mi entendimiento,
dirige mis afectos,
gobierna mis sentimientos,
para que jamás ofenda a Dios.
Amen.

Oración tradicional para niños:

Ángel de la Guarda,
dulce compañía,
no me desampares
ni de noche ni de día,
hasta que descanse
en los brazos de
Jesús, José y María.

Oración al Ángel Guardián para estar libre del miedo:

Ángel de la Guarda,
protégeme del temor,
alivia mi miedo.
Dame fuerzas para enfrentarme
a lo desconocido y a lo conocido.
Que haya luz donde hay sombras.
Que haya paz donde hay temor.
Que haya valor donde hay miedo.

Dame, Oh Ángel Custodio,
la fuerza de mil leones
para enfrentarme al lobo del mal.

Dame luz para alumbrar el camino del bien.
Dame mil escudos para protegerme de eso
o de esos que quieren destruir.

Muéstrame cómo ser valiente
para limpiar mi corazón de temores y fracasos.

Guíame porque tú eres el mensajero de la luz,
para que mi corazón se purifique del miedo
y pueda encontrar el amor, la alegría y la felicidad.

¡Oh!, mi Dios,
permite a tu mensajero, mi Ángel de la Guarda,
que me asista en todo momento,
que me sostenga en medio de la adversidad
para que el temor no sea ni siquiera una sombra.

Alabado sea el Señor en nuestros corazones.
Amén.

Oración en latín:

Angele Dei,
qui custos es mei,
me, tibi commissum pietate superna,
illumina, custodi,
rege et guberna.