Antiguos textos tibetanos predijeron la pandemia de coronavirus hace 2,500 años

En el verano de 2008, una anciana psíquica que comenzó a recibir premoniciones a los 5 años publicó un libro que contenía una siniestra predicción. Alrededor de 2020, una enfermedad grave similar a la neumonía se extenderá por todo el mundo, atacará los pulmones y los bronquios y resistirá todos los tratamientos conocidos. Casi más desconcertante que la enfermedad misma será el hecho de que desaparecerá repentinamente tan rápido como llegó, pero atacará nuevamente diez años después y luego desaparecerá por completo.

La predicción se desvaneció de la memoria pública y la autora del libro, Sylvia Browne, murió en 2013. Pero la pandemia de coronavirus ha atraído nueva atención al libro de Browne, titulado “Fin de los días: predicciones y profecías sobre el fin del mundo”. Durante el confinamiento, consiguió llegar hasta el número 2 en la lista de no ficción de Amazon, y las copias físicas ahora se venden por cientos de dólares. Sin embargo, esta no es la única predicción cumplida de la llamada pandemia del siglo XXI.

Una “visión” de hace 2,500 años

Según antiguos textos médicos tibetanos, los que vivían en ese momento aparentemente sabían bastante sobre las epidemias. Y curiosamente, las epidemias descritas en los textos antiguos eran inquietantemente similares al brote de coronavirus que está experimentando el mundo en este momento.

Los textos médicos, que se llaman Gyud-Zhi, detallan prácticas medicinales en el Tíbet y las regiones del Himalaya hace unos 2.500 años. Describieron las epidemias utilizando la referencia “nyen-rim”. Según los textos, las personas se vuelven cada vez más codiciosas al mostrar malos comportamientos, egoísmo, mal uso de poderes espirituales, guerras, luchas religiosas y el uso de productos químicos para destruir la vida de humanos, animales e insectos. Estos comportamientos perturban a las maras (espíritus) así como a las Dakinis (dioses y diosas), lo que en última instancia hace que la epidemia se propague entre los humanos al respirar y luego se convierta en una pandemia.

antiguos textos tibetanos coronavirus - Antiguos textos tibetanos predijeron la pandemia de coronavirus hace 2.500 años

Según informa el periódico indio Deccan Herald, los cambios drásticos en las estaciones, la desgracia, el deterioro en el bienestar físico y/o emocional, el miedo, el pánico y la ira, así como comer más comida basura y otros alimentos que no son buenos para nuestra salud en general, son los causantes de esta nueva pandemia. Aquellos que contrajeron el nyen-rim (o epidemia) habrían experimentado infecciones pulmonares, dificultad para respirar, tos, dolores de estómago, fiebre, sudores, debilidad, granos oscuros y disentería (una infección intestinal que causa diarrea con sangre).

Los textos antiguos revelaron que el virus es contundente, ingresa a través de la piel al tejido muscular, luego a los canales circulatorios, profundamente en los huesos y finalmente en los órganos. El virus, que se denominó “tre tre ho” ingresó al cuerpo a través de los ojos, la nariz, la boca, los oídos, el ano y la uretra, siendo las áreas de la nariz y la boca las más susceptibles, lo que obligó a las personas a usar mascarillas. Lo describieron como invisible, que se movía rápidamente y que estaba compuesto por elementos de viento y fuego.

Para que los infectados se curaran del virus, debían tomar algunas hierbas en forma de pastillas, polvos, decocciones, tónicos, pastas y cervezas medicinales. Además, usaron amuletos bendecidos con hierbas en su interior y colocados alrededor del cuello para ayudarlos a recuperarse del virus o evitar que lo contraigan. También cantaron mantras para mantener la mente relajada y no desarrollar ansiedad y/o depresión, ya que eso hacía que el virus se propagara aún más rápido.

“Si un problema puede resolverse, no se preocupe; si no se puede resolver un problema, no se preocupe. La preocupación no resolverá ningún problema”, afirmó un monje budista del siglo VIII llamado Shantideva.

Hasta el momento, la pandemia de COVID-19 ha infectado a más de 40 millones de personas en todo el mundo con más de 1,1 millones de muertes, pero lo peor de todo es que su origen continúa siendo todo un misterio. Mientras la ciencia nos dice que posiblemente pudo surgir de animales, hay epidemiólogos que aseguran que es artificial. Y mientras la comunidad científica intentan descifrar la COVID-19 nos encontramos con un antiguo texto medico tibetano que predijo hace 2.500 años como la humanidad seria afectada por un virus, pero no un virus normal y corriente, más bien por uno causado por los malos comportamientos, egoísmo, mal uso de poderes espirituales, guerras, luchas religiosas y el uso de productos químicos para destruir la vida de humanos, animales e insectos.

textos tibetanos pandemia - Antiguos textos tibetanos predijeron la pandemia de coronavirus hace 2.500 años

Y mientras esperamos una vacuna milagrosa, tal vez la solución está en el conocimiento tibetano. Enraizada en los principios budistas, la medicina tibetana considera que la enfermedad es causada por un estilo de vida desequilibrado y prescribe curas que requieren cambios de por vida además de tratamientos específicos. La medicina tibetana es un sistema holístico que honra la profunda interconexión entre el cuerpo, la mente y el entorno externo. Cada una de estas áreas debe abordarse para vivir una vida armoniosa y saludable. Muchos se burlarán de estas creencias, pero en estos momentos no podemos descartar absolutamente nada. De hecho, la medicina tibetana tiene mucho que ofrecernos en el mundo moderno con su comprensión de las emociones y cómo afectan nuestros sistemas corporales de formas muy reales.

¿Qué opinas sobre estos antiguos textos? ¿Médicos tibetanos predijeron la actual pandemia de coronavirus? ¿Nos ofrecieron la cura para la COVID-19?

Prestigioso profesor universitario asegura que el coronavirus es una invasión extraterrestre invisible

Han pasado muchas cosas desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) decretara la pandemia de coronavirus. La COVID-19 continúa propagándose por todo el mundo, con más de 22 millones de casos confirmados en 188 países. Aproximadamente 800.000 personas han perdido la vida. Los casos de la enfermedad continúan aumentando en muchos países, mientras que otros que aparentemente tuvieron éxito en detener los brotes iniciales ahora están experimentando un aumento de las infecciones. ¿Y que sabemos ahora del coronavirus? Absolutamente nada, estamos como al principio. Nadie ha sabido encontrar su origen, no sabemos si es natural o artificial, o como pararlo definitivamente.

Investigadores de todo el mundo se están apresurando a desarrollar una vacuna contra la COVID-19, con más de 170 vacunas candidatas registrada por la OMS. Por su parte, Rusia dijo que comenzará los ensayos clínicos de su controvertida vacuna la próxima semana, con la participación de decenas de miles de personas. Lo cierto es que las vacunas normalmente requieren años de pruebas y tiempo adicional para producirlas a gran escala, pero los científicos esperan desarrollar una vacuna contra el coronavirus en un plazo de 12 a 18 meses. Como hemos comentado anteriormente, hasta el momento solo hay hipótesis sobre el origen del nuevo coronavirus, pero hay una de ellas que es realmente inquietante: que es una invasión extraterrestre silenciosa.

Ha comenzado la invasión extraterrestre

Jean-Pierre Isbouts es profesor en el programa de doctorado en Ciencias Sociales de la Fielding Graduate University en Santa Bárbara, California, y dice que la invasión extraterrestre ha comenzado, y no es una fantasía distópica; es un hecho. Desde hace varios meses, esta invasión ha dejado una franja de destrucción en todo el mundo, matando a cientos de miles de personas y paralizando gran parte de la economía mundial.

Isbouts explica en un artículo publicado en la web da la Universidad de Fielding que el miedo a estos extraterrestres nos ha obligado a refugiarnos en nuestras casas, solo para desplazarnos a los supermercados o en las farmacias. En solo unas pocas semanas, la vida en la faz de la Tierra ha cambiado más allá de nuestra imaginación. Y todo por extraterrestres que tienen exactamente 90 nanómetros de diámetro. Invisible a la vista. Indetectable, hasta que es demasiado tarde. Pero el profesor holandés va más allá en sus declaraciones y asegura que este pequeño organismo es de origen extraterrestre inteligentemente diseñado con no menos de cuatro proteínas diferentes, con un gran impacto cuando comienza su asalto al sistema respiratorio humano. También destaca la forma en que desarrolló un diseño genético tan sofisticado, en comparación con otros agentes de la gripe del pasado (como el SARS).

coronavirus invasion extraterrestre invisible - Prestigioso profesor universitario asegura que el coronavirus es una invasión extraterrestre invisible

Isbouts también critica a la OMS por su gestión y de haber declarado la pandemia demasiado tarde, cuando el número de muertos en China ya había superado la marca de 3.000. Además, el mundo ha reaccionado de manera diferente a las invasiones extraterrestres representadas en las películas de ciencia ficción. Los países están luchan entre sí por los kits de prueba de coronavirus, mascarillas, equipos de protección individual (EPI), respiradores y otros equipos médicos vitales. Mientras tanto, en lugar de preparar un frente común entre los Estados Unidos y China, las dos superpotencias del mundo, han decido comenzar una nueva Guerra Fría.

En Europa, la esperanza de que la amenaza del COVID-19 se convertiría en una señal de un momento fundamental de solidaridad entre los miembros de la Unión Europea también se ha desvanecido. Por primera vez desde que el Acuerdo de Schengen disolvió las fronteras europeas en 1997, las fronteras entre Francia, Alemania y los países de Europa del Este se han cerrado o restablecido con controles. Hasta aquí la solidaridad mundial. Sin duda, para Jean-Pierre Isbouts todo forma parte de una invasión extraterrestre, y el nuevo coronavirus es su arma silenciosa.

Invasores de cuerpos

Los medios oficiales nos comentan casos de personas que sufrieron las consecuencias de la COVID-19. Algunas se han curado por completo o se están recuperando, mientras que otros han fallecido. Pero de lo que poco se habla son de aquellos que aseguran que el coronavirus es como un extraterrestre que se ha apoderado de su cuerpo. El periódico estadounidense Block Club Chicago publicó la historia de Marianna Harrison, una mujer a la cual la enfermedad apareció de repente, el 20 de abril. Sin previo aviso, comenzó a sentirse extremadamente agotada y tuvo que estirarse. Luego vinieron dolores de cabeza persistentes, pérdida del olfato y tos seca.

“No poder saborear, eso, para mí, fue un detonante”, dijo Harrison. “La madre de mi novio acababa de tenerlo y dijo que no podía oler ni saborear.”

Harrison ha estado luchando contra una infección por COVID-19 durante 18 días. La mujer de 41 años dijo que se hizo la prueba el día después de comenzar a sentir los extraños síntomas, y dio positivo. La mujer explico que no tenía fiebre, pero un día se disparó el mercurio, además de sentir opresión en el pecho que trató con un inhalador.

“No es la gripe”, dijo Harrison. “Intento describirlo a la gente: se siente como si un extraterrestre se hubiera apoderado de tu cuerpo. No se siente como nada que hayas tenido. Tuve una gripe y estuve muy enferma antes. Simplemente no te sientes bien. Puedes sentir que hay algo diferente y no puedes explicar cómo se siente. Estás tan cansado que te duele todo el cuerpo. No tienes hambre, pero sabes que tienes que comer. Sé que tengo suerte porque considerarían mi caso más leve.”

Como muchos otros, Harrison no está segura de cómo contrajo el virus, y asegura haber tomado todas las medidas de seguridad recomendadas. Pero este es un caso de los muchos que hay donde las personas sienten como si “algo externo” hubiera entrado en su cuerpo.

La teoría extraterrestre

El profesor Jean-Pierre Isbouts no es el único en pensar que el coronavirus es de origen extraterrestre. El inmunólogo Edward J. Steele y el astrofísico Chandra Wickramasinghe aseguran que la COVID-19 llegó en un meteoro que cayó sobre la ciudad de Songyuan, al noreste de China, el 11 de octubre de 2019. Propusieron que el meteoro podría haber sido un meteorito carbonoso frágil y suelto que transportaba una carga de billones de virus/bacterias y otras células de origen primario.

coronavirus es invasion extraterrestre invisible - Prestigioso profesor universitario asegura que el coronavirus es una invasión extraterrestre invisible

Los investigadores admiten que el meteorito Songyuan fue avistado a más de 2.000 kilómetros al noreste de Wuhan, donde se informaron los primeros casos de COVID-19, pero abordan esta discrepancia con la hipótesis de que un fragmento diferente del meteoro llegó a la zona de Wuhan. Un meteoroide original mucho más grande podría haberse fragmentado y dispersado fácilmente su contenido antes de la ignición de la bola de fuego. Una suposición razonable es que la bola de fuego que impactó a 2000 kilómetros al norte de Wuhan pudo haber sido parte de restos cuya mayor parte se depositó en la estratosfera para caer sobre Wuhan.

No hace falta decir que la comunidad científica ha descartado esta teoría y dicen que no hay evidencia de que existan virus o bacterias (o cualquier otra vida) en el espacio. Pero la verdad es que hasta el momento nadie ha sabido explicar el verdadero origen de este misterioso virus, por lo que todas las hipótesis sin posibles. Tal vez el profesor Isbouts este en lo cierto y se trate de una invasión extraterrestre, y no como las representadas en las películas, más bien silenciosa. Tal vez la primera fase sea entrar en nuestro organismo y camuflarse, para posteriormente invadir nuestro cuerpo completo. Entonces se harían con el control total del poder y acabaríamos  siendo meros esclavos. Es una posibilidad. Piénsalo.

¿Crees que el coronavirus forma parte de una invasión extraterrestre? ¿Hay mucho más de lo que nos cuentan?

Científicos hallan 6 tipos de COVID-19; ve clasificación por síntomas

Unos 6 tipos del nuevo coronavirus (COVID-19) fueron hallados por investigadores del King’s College de Londres, Inglaterra, gracias al análisis de los datos sobre síntomas recopilados por una una aplicación (app) encargada de hacer el seguimiento de pacientes infectados.

El hallazgo del King’s College brinda una perspectiva sobre seis tipos distintivos del COVID-19, así como de la gravedad que podría alcanzar cada uno según la evolución de la enfermedad en los pacientes infectados y así ayudar al equipo de atención médica a tener en cuenta quién estará más grave.

Aunque la tosfiebre pérdida del olfato generalmente se difunden como los 3 síntomas clave de COVID-19, los datos recopilados de la aplicación muestran que las personas pueden experimentar una amplia gama de síntomas diferentes, incluidos dolores de cabezadolores muscularesfatigadiarreaconfusiónpérdida de apetitofalta de aliento y otros más.

¿Cuáles fueron los seis tipos de COVID-19 hallados?

Con base en los datos analizados por el equipo del King’s College se encontró que había una variable que podría distinguir seis tipos distintos del COVID-19. Las distintas versiones del coronavirus son las siguientes:

  • “Similar a la gripe” sin fiebre: dolor de cabeza, pérdida del olfato, dolores musculares, tos, dolor de garganta, dolor en el pecho, sin fiebre.
  • “Similar a la gripe” con fiebre: dolor de cabeza, pérdida de olfato, tos, dolor de garganta, ronquera, fiebre, pérdida de apetito.
  • Gastrointestinal: dolor de cabeza, pérdida de olfato, pérdida de apetito, diarrea, dolor de garganta, dolor en el pecho, no tos.
  • Nivel 1 severo, fatiga: dolor de cabeza, pérdida del olfato, tos, fiebre, ronquera, dolor en el pecho, fatiga .
  • Nivel severo 2, confusión: dolor de cabeza, pérdida de olfato, pérdida de apetito, tos, fiebre, ronquera, dolor de garganta, dolor en el pecho, fatiga, confusión , dolor muscular.
  • Nivel severo 3, abdominal y respiratorio: dolor de cabeza, pérdida de olfato, pérdida de apetito, tos, fiebre, ronquera, dolor de garganta, dolor de pecho, fatiga, confusión, dolor muscular, falta de aliento, diarrea, dolor abdominal.

Estos hallazgos tienen implicaciones para la atención y el monitoreo de las personas que son más vulnerables a COVID-19 grave, dijo la Dra. Claire Steves del King’s College de Londres.

“Si puede predecir quiénes son estas personas en el quinto día, tiene tiempo para brindarles apoyo e intervenciones tempranas, como monitorear los niveles de oxígeno y azúcar en la sangre, y asegurarse de que estén hidratados adecuadamente: atención simple que se podría brindar en el hogar, evitando hospitalizaciones y salvando vidas “.

Dra. Claire Steves del King’s College de Londres

¿Cómo se hallaron los tipos de COVID-19?

Para averiguar si los síntomas particulares aparecen juntos y cómo se relacionan con la progresión de la enfermedad, el equipo de investigación utilizó un algoritmo para analizar los datos de un subconjunto de alrededor de mil 600 usuarios en Reino Unido y Estados Unidos con COVID-19, confirmado que habían registrado regularmente sus síntomas en la aplicación durante marzo y abril.

El análisis reveló seis agrupaciones específicas de síntomas que emergen en puntos de tiempo característicos en la progresión de la enfermedad, que representan 6 ‘tipos’ distintos de COVID-19.

Luego, el algoritmo se probó al ejecutarlo en un segundo conjunto de datos independiente de mil usuarios en el Reino Unido, Estados Unidos y Suecia, que habían registrado sus síntomas durante mayo.

Todas las personas que informaron síntomas experimentaron dolor de cabeza pérdida del olfato, con diversas combinaciones de síntomas adicionales en varios momentos.

Algunos de estos, como la confusión, el dolor abdominal y la dificultad para respirar, no se conocen ampliamente como síntomas de COVID-19, pero son características de las formas más graves de la enfermedad.